La cocina mexicana es rica en todos los sentidos, pero cuando se trata de sopas, caldos o consomés, no hay comparación y es aquí cuando sobresale el pozole, un platillo surgido desde la época prehispánica que con su colorido, aroma y combinación de ingredientes lo convierte en el favorito para las grandes fiestas familiares y nacionales.

El pozole trae diversas verduras que le dan un toque mágico y puede ser preparado con carne de puerco, res y pollo, sin dejar de lado otras alternativas entre estas la vegetariana y aquella que tiene pescado o camarón, como la que aquí en Wuaus! te describimos.

Aquí te la dejamos para que te deleites con los sabores de México:


Ingredientes (8 raciones)

  • 1 1/2 kilogramo de maíz desgranado cacahuazintle precocido (puede ser de otro tipo)
  • 3/4 kilogramo de camarón fresco (puede ser surimi imitación camarón)
  • 200 gramos de camarón seco salado
  • 16 tostadas (192 gramos)
  • 2 aguacates (400 gramos) en trocitos
  • 1 1/2 cebolla (350 gramos)
  • 1/2 pieza de lechuga (200 gramos) finamente rebanada
  • 4 limones partidos por la mitad (120 gramos)
  • 8 rabanitos (120 gramos) lavados, desinfectados y cortados en rebanadas delgadas
  • Chile ancho al gusto (te recomendamos 60 gramos aproximadamente 4 piezas), asado, desvenado y remojado en agua caliente.
  • Chile guajillo al gusto (te recomendamos 30 gramos, aproximadamente 6 piezas), asado, desvenado y remojado en agua caliente.
  • 1 cabeza de ajo (50 gramos)
  • 2 cucharaditas de consomé de camarón en polvo (opcional)
  • Orégano triturado, al gusto
  • Una pizca de comino
  • Chile piquín en polvo, al gusto
  • 3 cucharadas de aceite (30 mililitros)
  • Sal y pimienta, al gusto

Preparación

  1. Retira las cabezas y colas de los camarones frescos. Reserva todo y refrigera los camarones mientras preparas el pozole.
  2. Coloca las cabezas y colas en una olla con 2 litros de agua, junto con los camarones secos enteros, media cebolla y media cabeza de ajo, y deja hervir hasta que el caldo tenga suficiente sabor. Reserva para que se enfríe.
  3. Aparte, hierve el maíz con el ajo restante y meda cebolla, en agua suficiente hasta que los granos revienten y suavicen. Una vez que empiecen a reventar, añádeles un poco de sal con consomé de camarón en polvo para sazonar. Continúa añadiendo agua cuando sea necesario para que el maíz siempre esté cubierto. Una vez cocidos, elimina el ajo y la cebolla.
  4. Retira del caldo los camarones secos y quítales las cabezas y colas, sin desecharlas. Reserva los camarones.
  5. Licua los chiles con su agua de remojo, el caldo de camarón con la cebolla y el ajo, y las colas y cabezas de los camarones frescos y secos, junto con una cucharadita de orégano hasta que se vea terso.
  6. Calienta dos cucharadas de aceite y sofríe lo licuado, previamente colado. Verifica la sal, añade la pimienta y una pizca de comino, y deja al fugo hasta que sazone.
  7. Vierte la salsa anterior en la olla del maíz cocido y deja hervir hasta que tenga buen sabor.
  8. Al final, vierte los camarones crudos y los secos, mezcla todo y deja hervir sólo el tiempo necesario para cocer los camarones frescos (de 6 a 8 minutos).
  9. Sirve muy caliente, adornando con la lechuga, los rábanos, cebolla picada, unas gotas de limón, orégano, aguacate y chile piquín al gusto. Acompaña con las tostadas.

Fuente: Profeco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here