Yemen registra la peor escalada de violencia en años

Los civiles son víctimas de las acciones militares, que los obligan a desplazarse masivamente para ponerse a salvo. El diplomático enviado para ese país denuncia las violaciones a las leyes humanitaria y de derechos humanos y pide poner fin a la impunidad y a permitir el paso de asistencia vital.

105
© UNOCHA/Giles Clarke Soldados parasn al lado de dos mujeres en Lahj, Yemen.

El enviado especial del Secretario General de la ONU para Yemen, Hans Grundberg, dijo este martes que la reciente escalada militar en ese país es “una de las peores” que han ocurrido en años y coloca cada vez más en peligro a la población civil.

Grundberg señaló que los ataques aéreos en Saná han provocado la muerte de civiles y daños a zonas residenciales e infraestructura que nada tiene que ver con los combatientes.

La continua ofensiva en Ma’rib, donde al menos 35.000 personas se han visto obligadas a huir desde septiembre, y los incesantes ataques con misiles contra esa provincia están causando numerosas víctimas civiles, daños a bienes de carácter civil y desplazamientos masivos.

Ataques a Arabia Saudita

El enviado especial también expresó su preocupación por las embestidas continuas contra Arabia Saudita, que han provocado la muerte de civiles y destruido infraestructura.

“Cualquier ataque contra los civiles y los bienes de carácter civil, así como los ataques indiscriminados por parte de cualquier actor, constituye una violación flagrante del derecho internacional humanitario y debe cesar de inmediato”, subrayó Grundberg.

El diplomático advirtió que la escalada socava las perspectivas de un acuerdo político sostenible e hizo hincapié en que las violaciones a las leyes humanitarias y derechos humanos no pueden continuar impunemente.

Precariedad de la situación humanitaria

Asimismo, destacó el terrible impacto en una situación humanitaria cada vez más deteriorada y dijo que 2021 está terminando con una nota trágica para los yemenitas, millones de los cuales “están luchando contra la pobreza, el hambre y las restricciones enormes a su libertad de movimiento”.

En este sentido, reiteró el llamamiento de la ONU a abrir el aeropuerto de Saná y a eliminar los obstáculos a la libertad de la población de moverse dentro de las provincias o entre ellas.

Grundberg agregó que está dispuesto a trabajar con las partes para encontrar soluciones inmediatas que permitan atender las necesidades humanitarias más urgentes, además de impulsar un proceso político que beneficie al país.

Trabajadores detenidos

Por otra parte, la directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la Alta Comisionada para los Derechos Humanos expresaron su profunda preocupación por el bienestar de dos miembros del personal de la ONU que fueron detenidos en Saná a principios del mes pasado.

En un comunicado, Audrey Azoulay y Michelle Bachelet confirmaron que no ha sido posible comunicarse con ellos desde el momento de la detención

Si bien los dos empleados permanecen bajo custodia, la Organización no ha recibido ninguna información sobre los motivos o la base legal de su detención, o su estado actual.

La situación continúa, a pesar de las garantías anteriores de la agrupación Ansar Allah, también conocida como los houthis, de que el personal de la ONU sería liberado de inmediato.

Azoulay y Bachelet recordaron el personal del sistema de las Naciones Unidas goza de inmunidad en virtud del derecho internacional cuando son ésta es esencial para completar sus funciones y pidieron nuevamente la liberación sin demoras de los trabajadores detenidos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here