¿Tú hablas fiscal o solo hablas español?

Tu tax coach, Rebeca Munguía. Contribuyendo a cambiar tu mindset tributario

0
365

A muchas personas les cuesta comprender la terminología relacionada con las contribuciones. Este lenguaje es utilizado por asesorías, consultorías, despachos y bueno, de las leyes fiscales mejor ni hablamos. Y es que en materia de impuestos, como en muchas otras, existe una forma particular de referirse a los fenómenos propios de la tributación.

Es una jerga tan específica, que a veces suena como si fuera otro idioma. Quizá por eso luego de leer leyes fiscales o de hablar con personas que se dedican a cuestiones de impuestos, tanto en lo jurídico, como en lo contable, una queja recurrente es: no entiendo nada. Pero la cosa no topa ahí, ya que año con año cunde el pánico cuando en la radio, televisión y demás medios se empiezan a publicar noticias relacionadas con las propuestas de reformas fiscales para el año siguiente.

El ejemplo más reciente lo tenemos con la obligación que se estableció, a partir del 1 de enero de 2022, para que las personas se inscriban al RFC al cumplir la mayoría de edad. Y es así como la terminología contributiva se ha convertido en uno de los impedimentos más comunes en materia fiscal, que no solo obstaculiza la comprensión de los conceptos, sino que incluso provoca miedos, preocupaciones y hasta el aborrecimiento del tema.

Por todo lo anterior, me gustaría traducirte al español ocho términos fiscales, para que la siguiente ocasión que los escuches o leas, sepas de qué se trata. ¡Vamos allá!

1.- Enterar: cuando en fiscal te dicen que tienes que enterar una contribución, lo que te quieren decir en español es que tienes que pagar una contribución. Si en idioma fiscal te dicen que el entero no se hizo, lo que te quieren decir en español es que el pago no se hizo. ¿Y qué pasa entonces con la palabra pago? Pues claro que se conoce y a veces se usa, pero es muy común que se sustituya por entero.

2.- Declarar: cuando en fiscal te dicen que tienes que declarar algo, lo que significa en español es que tienes que informar algo. Si en idioma fiscal te dicen que declaraste algo, lo que significa en español es que informaste algo. Incluso si estás hablando de ingresos, declarar significa informar.

Por ejemplo: el ingreso que obtienes por la venta de tu casa habitación está exento pero lo debes declarar. Precisamente por eso es relevante que conozcas el otro uso de la palabra, porque está súper extendido y ya no te asustarás cuando te digan que tienes que declarar algo.

3.- Retener y recaudar: aquí nos vamos al 2X1 porque son dos palabras que tienden a la confusión, aunque sean totalmente distintas. Retener, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, significa suspender, en todo o en parte, el pago del sueldo, salario o algún otro haber, hasta que satisfaga lo que se debe. En otras palabras, que cuando se le hace un pago a alguien se le descuente lo que debe de impuestos. El caso más típico de retención es el del patrón, que cuando paga el sueldo a su personal debe descontar el Impuesto sobre la Renta y las cuotas del IMSS.

Un caso similar sería el de las notarías. En ellas se da fe de diversas transacciones, algunas de las cuales causan impuestos y por ley, corresponde a las notarías calcular el impuesto que se tendría que pagar por la transacción y enterarlo al SAT. Entonces ¿las notarías retienen o recaudan? Las leyes dicen que retienen, pero eso era antes, cuando las transacciones se hacían entregando dinero líquido en presencia del notario. Ahora, debido a las formas de pago de impuesto aceptadas (cheque o transferencia), mas bien recaudan (cobran).

El SAT y el IMSS, por ejemplo recaudan, ya que se dedican al cobro de contribuciones. El SAT cobra el Impuesto sobre la Renta e Impuesto al ValorAgregado, entre otros y el IMSS cobra las aportaciones de seguridad social.

4.- Deducir y acreditar: otro 2X1, ya que no es lo mismo pero es igual. Comencemos por la similitud: en ambos casos se trata de restar. La diferencia es qué cosa puedes restar. En el Impuesto sobre la Renta te permiten tener deducciones, por lo que puedes disminuir del monto de tus ingresos el monto de ciertas erogaciones que hayas realizado. En cambio, el acreditamiento consiste en que al monto que tienes que pagar de un impuesto le disminuyes el monto del mismo impuesto que hayas pagado con anterioridad, como cuando restas de tu ISR anual los pagos provisionales de ISR. En ambos casos se trata de una resta, la primera es de ingresos menos deducciones y la segunda es de impuesto menos impuesto.

Seguramente te estarás preguntando ¿y a todo esto, qué relación tenía lo de inscribirse en el RFC al cumplir la mayoría de edad? Bueno, que en esa frase hay dos términos más que podemos aclarar. Cuando veas RFC no pienses en una marca muy famosa de pollo rostizado, ni tampoco significa Red Federal de Contribuyentes, ni Repertorio Fiscal de Contribuyentes. Su significado correcto es Registro Federal de Contribuyentes.

En cuanto al revuelo que causó lo de la inscripción para mayores de edad… bueno, si pudiéramos hacer un símil entre inscribirse al RFC y alguna etapa de la vida de una persona, la inscripción sería equivalente al nacimiento. Entre el momento en que una persona se inscriba al RFC y el momento en que tenga que pagar contribuciones (hacer algún entero al fisco) tendrían que pasar muchísimas cosas. En algunos casos sucederán, convirtiendo a esas personas en contribuyentes y en otros casos no sucederán, dejando a esas personas como contribuyentes potenciales, aun cuando estén inscritas en el RFC.

Bueno, creo que por hoy habrás tenido suficiente. No quiero que te marees con tanta definición y explicación. Siempre es bueno incrementar la cultura general, pero lo más importante es conocer el lenguaje técnico tributario, para que puedas entender mejor todo lo que tiene que ver con tus propias contribuciones.

Hasta pronto…

Tu tax coach

Rebeca Munguía

Contribuyendo a cambiar tu mindset tributario

Acerca de la autora
Rebeca Munguía

Rebeca Munguía es Licenciada en Derecho por la Facultad de Derecho de la UNAM, Maestra en Derecho Fiscal por la Unidad de Posgrado de la facultad de Derecho de la UNAM y Maestra en Políticas Públicas, Gestión Pública y Tributación por la UNED (España). Se ha desempeñado como funcionaria pública, consultora, abogada litigante y como Académica e Investigadora de tiempo completo en el Departamento de Derecho de la Universidad Iberoamericana, Campus CDMX. Actualmente tiene su propia academia de impuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí