La Economía Pandémica de México

"Entre Colores Patrios", columna de José Luis Ascolani, empresario y estratega en temas de administración pública.

2
344

Era un 19 de septiembre de 1985 despertó la Ciudad de México con un terremoto a las 07:19 a.m., con una magnitud de 8.1 M grados, causando el fallecimiento de más de 40,000 personas datos confirmados por el Sistema Sismológico Nacional, Escenario devastador para el País,una historia que nos dejó un recuerdo “La unidad Solidaria de la sociedad civil y su espíritu de lucha” Cuál es la diferencia del drama de la Crisis de la Pandemia y de recesión económica con este triste acontecimiento? Hasta el dia de hoy se superan las 17000 personas fallecidas, más de un millón de personas sin empleo en solo 3 meses, con un cálculo incierto de datos que podrían superar los 30000 muertes hasta el momento de la estabilización del combate de la crisis. Podríamos equiparar esta crisis con un movimiento telúrico que nos tomó por sorpresa y que sigue cambiando el comportamiento de la ciudadanía para enfrentar lo que llaman algunos economistas
“La Economia Pandemica”.

Durante el segundo semestre del 2019 México se había declarado prácticamente en recesión técnica con una baja consecutiva en su PIB y se proyectó un panorama similar para el inicio del 2020. Ahora el escenario económico que enfrentamos ha tomado por sorpresa al gobierno y su capacidad de respuesta, por un lado la atención de servicios de salud hospitalarios y por otro lado mantener los sectores productivos y seguir con los programas sociales en un pais con mas de 60 millones de pobres lo que representa un complicado panorama provocado por un evento externo y por la implementación de una política económica estatista y centralista que inhibe una economía de mercado.

La “Economía Pandémica” es más devastadora que un terremoto generando preocupación y ansiedad en la sociedad y esa ansiedad puede prolongarse mucho tiempo la recuperación económica será lenta mientras sigamos con la Pandemia sin solución científica.

Las últimas estimaciones de la OCDE estiman que el PIB mundial se contraerá en un 6 por ciento, en todos los países sufriendo una profunda recesión y luchando por recuperarse rápidamente. Para México se ubica -8.6% si presenta una recaída o rebote provocando paralización de actividades económicas para seguir frenando los contagios. “La actividad económica no vuelve y no puede volver a la normalidad en estas circunstancias.”

De forma paralela la entrada en vigor el próximo 1 de julio del nuevo Tratado Trilateral de Comercio T-MEC se verá afectado en dos sentidos, primero en la efectividad de su aplicación de las nuevas reglas y la burocracia que implica su operación de arranque y los cambios de las reglas actuales y segundo la baja atracción de nuevas inversiones extranjeras para aprovechar sus ventajas regionales, provocada por el freno de proyectos de los sectores industriales afectados por la crisis de la “Economía Pandémica”. Como ejemplo sectores de la Industria del calzado, textil ,del vestido, automotriz, metalmecánica, química y bienes de consumo y otros no manufactureros que inciden en la cadena de exportación han sido seriamente afectados disminuyendo su producción lo que les tocará un proceso muy lento de recuperación, ante ese panorama los organismos empresariales han declarado el riesgo para la economía mexicana pasar de una recesión a una depresión económica.

Por otra parte la baja en los precios del petróleo y la precipitada caída en captación de ingresos vía turismo y servicios se suma la caída en el segundo trimestre del año a la de las remesas de divisas en un 28 % que envían los paisanos del extranjero. Todo este escenario amerita a llevar una política austera del gasto público y del cuidado de las finanzas públicas para mantener lo presupuestado para la operación de los programas de gobierno. Sin embargo estos sucesos que han impactado en el Economía Mexicana ya que no visualiza la posibilidad de aumentar del déficit público para activar la industria de la construcción y otros rubros que pudieran incidir el la activación económica y la recuperación de los empleos perdidos. Ante esta crisis de la “Economía Pandémica” para el 2do. semestre los mexicanos nos enfrentaremos a una crisis similar o peor que la sucedida en 1985 durante el terremoto ya que los esfuerzos por apoyar la reactivación económica han sido poco permeables en los índices de productividad y crecimiento económico, no cabe duda que han protegido un sector de la sociedad vulnerable enfocados a la economía familiar sin embargo en la estrategia por rescatar los sectores productivos y en la generación de divisas, la producción comercial e industrial que inciden en la cadenas de suministro bienes intermedios y terminados y de las empresas que soportan la planta productiva y empleo principalmente las PYMES no han incidido en su recuperación económica.

Según el CONEVAL estimó que los efectos potenciales en la actual coyuntura sanitaria podría generar que los niveles de la pobreza por ingresos se podría incrementar entre 7.2 y 7.9 puntos porcentuales, teniendo un incremento de la pobreza extrema por ingresos entre 6.1 y 10.7 millones de personas para este 2020, mientras que para la pobreza laboral se estima un aumento de 37.3 a 45.8% en el primer semestre del 2020.

Ante este crítico escenario prácticamente el País se encuentra con “DOBLE SEMÁFORO ROJO ” reflejado sobre la Política Sanitaria y sobre la Política Económica debemos entender que estamos ante una tragedia donde se han caído todas las expectativas de recuperación económica y un aumento diario de los contagios y de fallecimientos con serias dudas de implementar el relajamiento de las medidas.

Hoy en día no podemos dejar de aprender de la historia de estas Pandemias donde es casi seguro se presente un rebrote causando nuevamente la aplicación de medidas de emergencia por lo que ahora en la búsqueda de la reapertura económica sea un fracaso o buen intento fallido. Decía el Presidente de México, “vamos bien, ya se domó la pandemia, ya se alejó el riesgo de saturación en hospitales que hubiere significado más pérdidas y mucho dramatismo, eso ya se superó”. y más adelante afirmó Si hay rebrote, de nuevo habrá confinamiento paro de actividades”. Claro en caso necesario una rectificación
acertada.

A manera de conclusión tenemos que asimilar que nos encontramos en un entorno de emergencia nacional enmarcados en una crisis de “economía pandémica” que seguirá teniendo un difícil panorama de pérdidas humanas y de una debacle económica por tal motivo requerimos reaccionar emprendiendo tareas efectivas que obedezcan a una estrategia focalizada hacia los sectores que inciden en la productividad y captación de ingresos principalmente PYMES que producen bienes de capital y que son generadoras de empleo y por otro lado hacer una reingeniería de las medidas epidemiológicas con mayor seguimiento cadena de contagios y el establecimiento de pruebas de diagnóstico y mayor organización en el confinamiento social para atender el rebote de la pandemia.

Definitivamente de continuar los índices descendentes el gobierno deberá considerar el endeudamiento externo para apalancar el rescate y recuperación focalizada de los sectores económicos y de los subsecuentes programas sociales y trabajar muy de cerca con su País vecino. !!! Se requerirá de un diálogo permanente de la sociedad civil y del gobierno mediante unidad y solidaridad que serán ejes fundamentales para salir adelante ante la adversidad !!!

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here