Historia acerca de un parque y las bibliotecas públicas en Tijuana

Escrito por Mariana Chávez | Directora General en Taltecan |

0
83

Les voy a contar una historia:

Hace mucho había un parque que empezaron a destruir bajo el pretexto de crear edificios artísticos, a nadie le importó, a nadie se le avisó. Solo un par de personas, la mayoría de la tercera edad indignados salieron a defender lo que nos pertenece a todes; árboles, nidos de águila, pasto, tierra, flores, en fin espacios verdes. Era un pulmón importante en la ciudad ¿y los tijuanenses? Nadie se molestó, nadie se manifestó, ni puso en su muro la indignación. Solo algunos de nosotres salimos, se hizo un plantón se quedaron a vivir ahí porque ese espacio es invaluable como la vida. ¿y saben qué? Quedó un hoyo enorme, se detuvo sí, pero a escondidas siguieron construyendo su anfiteatro, espacio que jamás se utilizó al 100%.

Los artistas, los activistas y la gente proletaria nunca usó ese espacio como por generaciones se vivió y convivió con el área verde. Una gran pérdida por edificios sin mantenimiento, sin nuevos visitantes, siempre los mismos. Yo di funciones en el multiforo del ICBC por 30 pesos la entrada, sí 30 pesos menos impuestos no alcanza ni para los pasajes. Un espacio triste que solo vivía gracias a quienes trabajaban ahí, pero nada más.

Yo entiendo el dolor por los espacios ausentes que mueren o se transforman, porque tuve que contener del brazo a mi pareja que se quería aventar por salvar el edificio de la 8 que sí desapareció. O por las casas antiguas de la ciudad que sus propietarios que ahí vivieron y crecieron ya no les da más interés que convertirlos en estacionamiento. Y ver cómo el centro cambia su infraestructura, pero todos lo ven con buenos ojos.

Hay en Tijuana 23 bibliotecas las cuales fungen como pilares comunitarios, pero los artistas solo van cuando les pagan. Pero ahí están ávidos de movimiento, donde les niñes van a jugar, leer, donde las parejas se besan a escondidas. Espacios que necesitan mantenimiento o libros. Me encantaría que después de esto se haga un verdadero movimiento en defensa de las bibliotecas, no solo de una.

Me hace ruido que ya que se acercan las fechas de votaciones salen defensores de espacios quienes de pronto tienen puestos estratégicos en el gobierno y la cultura. Porque si de defender espacios artísticos y culturales se trata, cuando se defendía el parque ¿dónde estaban?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here