El Federalismo La Fuerza de México

"Entre Colores Patrios", columna de José Luis Ascolani, empresario y estratega en temas de administración pública.

0
134

México Inicia el segundo semestre del 2020 con un panorama nada favorable para poder cumplir las metas gubernamentales de desarrollo económico y social derivado de una crisis económica pandémica con perspectivas económicas negativas, según el INEGI ​el producto interior bruto (PIB) de México se desplomó un 18,9 % en el segundo trimestre de 2020 respecto al mismo periodo del año anterior, en este periodo bajaron todas las actividades empezando por el sector industrial (26 %), seguido del de servicios (15.6 %) y el agropecuario, que cayó un 0.7 %.En el primer semestre, el PIB del país cayó un 10.2 % frente al mismo periodo de 2019 además informó que se han perdido más de 1.1 millones de empleos formales.

Esto ha generando una gran incertidumbre al seguir la amenaza convertirse la pandemia en estacional con posibles brotes nuevamente disminuyendo cada día la esperanza de una recuperación de la normalidad, este ambiente ha influido negativamente sociedad mexicana por el encarecimiento de la economía familiar y la dificultad para mantener los empleos generando millones de mexicanos la pérdida de su poder adquisitivo de la canasta básica sumándose a este escenario innumerables problemas como la inseguridad provocando la urgente necesidad de revertir el rumbo de las estrategias de gobierno y sociedad para enfrentar la adversidad.

Evidentemente requerimos de unidad nacional y de solidaridad para ello es importante hacer una convocatoria nacional y escuchar a los diversos sectores de la sociedad y buscar acciones pertinentes que permitan recuperar la vía del crecimiento para esto es necesario entender y respetar los principios de nuestra Carta Magna el cual establece en su Artículo 40 que es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa democrática laica y federal compuesta por Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior y por la Ciudad de México unidos en la federación establecida según los principios de esta ley fundamental.

En ese sentido nuestro Estado de Derecho seguirá bajo este régimen republicano federalista aunque algunos lo interpretan distinto. Recordando el periodo de la régimen centralista en la Historia de México en 1835 que duró 11 años ese proceso con Las 7 Leyes Constitucionales que impulsaron los conservadores precisamente para sustituir la Constitución de 1824 estableciendo la obligatoriedad de la religión católica, pudiendo declarar la incapacidad de cualquiera de los tres poderes, lo mismo en su organización y procedimientos de elección y dividiendo el territorio en departamentos y suprimiendo legislaturas locales por departamentos. El ejecutivo tenía el control de todo, fue así como nacen las primeras rebeliones contra el centralismo y los intentos separatistas de los estados y la lucha de los rebeldes federalistas terminando en 1846 con el decreto que restaura la Constitución de 1824. Han pasado casi dos siglos y no hemos aprendido la leccion historica de hacer valer y respetar a nuestra Constitución Política ya que en lugar de fortalecer el Federalismo y sus instituciones mediante profundas adecuaciones a la nueva
realidad del  País buscando nuevas formas de participación política y nuevas formas de gobernar estamos poniendo en en riesgo el régimen republicano por un régimen centralista y controlador de su soberanía.

Sin duda el Federalismo Mexicano en el siglo XX tuvo un despegue transformador aunado a una profunda Reforma Administrativa y Política incorporando las corrientes políticas disidentes a la institucionalidad democrática Nos decía con sabiduría ​Don Jesús Reyes Heroles​:

“La Revolución Mexicana permanece inconclusa y lo estará por mucho tiempo no sólo por la amplitud de sus fines y objetivos sino por la naturaleza misma del fenómeno revolucionario es un proceso continuo de reformas abordando nuevos problemas adoptando nuevas ideas exigidas por la transformación o la mente humana y nuevos métodos reclamados por las distintas circunstancias”

Si interpretamos la gobernabilidad en nuestros días estamos viendo un cambio de Régimen Federalista a un Régimen Centralista en el ejercicio gubernamental todos los días habiendo innumerables ejemplos desde una administración de centralización en las licitaciones de la Secretaría de Hacienda hasta la participación del Ejército Mexicano en actividades que le corresponden a la sociedad civil. Sin embargo el ejecutivo ha justificado sus estrategias y planes estatistas debido a una tolerante corrupción de gobiernos pasados neoliberales decidido a eliminar, motivo de abanderamiento de su campaña política hacia la Presidencia. En ese escenario si hacemos una interpretación de su gobierno el Presidente López Obrador más que apoyarse en una estructura Republicana y Federal sus puntos estratégicos de gobierno los está haciendo apoyados con la Secretaría de la Defensa y la de La Marina que sin duda son los más leales a su gobierno y a los intereses del pueblo Mexicano “ El fin justifica los Medios” el cual esa lucha anticorrupción ha tenido un costo que han pagado justos por pecadores ya que algunos miembros de las organizaciones civiles han actuado bien para los fines que fueron encausados.

Sin embargo la sociedad mexicana reconoce esa causa fundamental para salir adelante pero también le preocupa el cumplimiento del estado de derecho y su régimen democrático y de libertades individuales y los avances en la abatimiento de los principales problemas nacionales que han rebasado su gobernación principalmente la violencia y la salud de los Mexicanos.

Ante la creciente crisis económica-pandémica, social, política y la inseguridad es evidente el surgimiento de una fuerza ciudadana, civil en rebelión ante la falta de credibilidad de los resultados esperados después de dar su voto de confianza a la esperanza del 2018. movimientos que pueden ser encausados sin son escuchados y tolerantes respetando el estado de derecho evitando una sociedad mexicana antagónica si no por el contrario promoviendo la unidad nacional y la solidaridad entre sus gobierno y gobernados.

Cabe seguir comentando a Don ​Jesús Reyes Heroles ​en referencia a Mariano Otero para diseñar la Reforma Política de 197​7

“El cambio significado de romper con lo estático con la inercia además una aceptación de la diferencia de la pluralidad de ideas y principios los intereses las clases pueden en México coincidir en determinados conceptos e instituciones ser solidarios en ciertos principios esenciales que excluyen la divergencia por el contrario permiten y prevén su canalización legal sin que se quebrante la estabilidad La paz social y política”. ​(Remembranza al movimiento de 1968 y del 1971 así como la clandestinidad de la izquierda y el abrigo de la reforma política de 1977 con el pluripartidismo)

Las mayorías políticas están en la ciudadanía, desafortunadamente ya no obedecen a los partidos políticos porque estos han fallado junto con sus líderes y figuras políticas traicionando sus principios ideológicos y sus bases, según las encuestas la credibilidad de los partidos está por debajo del 30 %, y han perdido sus cuadros militantes, el cual ya dejaron de seguir recibiendo las demandas y siendo interlocutores y defensores de las causas sociales. Cada vez observamos más alejamiento de los partidos de la ciudadanía desde la gestión anteriores gobiernos el aparato gubernamental ha estado obstaculizando cada vez más la organización y participación de la sociedad y de la misma forma la corrupción de los partidos y el poder legislativo quedan cada vez más evidentemente desprestigiados a través de legisladores corruptos por lo mismo coincidente con la lucha del Presidente contra la corrupción.

Finalmente será necesario retomar las estrategias contra esa adversidad mediante un ejercicio de participación ciudadana donde se abandere el Fortalecimiento del Federalismo, la unidad y la solidaridad para generar con creatividad nuevas formas de apertura y pluralismo ideológico para salir adelante. Necesitamos generar expectativas eficientes en la solución de los principales problemas, seguir con una economía estable y frenar la pérdida de empleos y la caída del poder adquisitivo, reconsiderando la política sanitaria dando tranquilidad a la población y con ello empezar a construir consensos y acciones con expectativas positivas.

Los Poderes de la Unión deben constitucionalmente respetar su soberanía la historia nos dejó ese aprendizaje usar todas las instancias legales para demandar del gobierno el diálogo y la apertura a retomando la ruta del progreso.

Reflexion !!!
“El Estado Moderno llega al momento “laissez faire, laissez passer” “Dejar hacer. dejar pasar” no debe intervenir en la vida social, el mundo marcha por si mismo, la concurrencia social se gobierna sola “el mejor gobierno es el que menos gobierna”

Lic. en Derecho con Maestría en Administración, egresado de la UVM y Maestría en Administración Pública, Empresario y exservidor público en áreas de Educación, Hacienda y Crédito Público, Economía y Seguridad Pública.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here