Discapacidad en tiempo de elecciones

El autor es presidente de la asociación Generación PRIISMA

0
645

Tijuana-BC { José Manuel García Arreola – Generación PRIISMA*

“Quien no vive para servir no sirve para vivir, en política, quien no vive para servirse no sirve para político” José Manuel García Arreola

Bueno… ¡Así es como se ve!

Es tiempo de elecciones en nuestro estado, en esta ocasión se elegirán alcaldes de los cinco municipios y diputados locales. Es tiempo donde las personas con discapacidad nos volvemos visibles e importamos, aunque solo sea en campaña pero lo hacemos, salimos en fotos con candidatos sonrientes y mesiánicos que prometen sacarnos de nuestro estado de exclusión sin entender ni a medias el concepto. Es tiempo donde volvemos a sonreír para la foto y ciframos nuevas esperanzas en algún nuevo salvador. En fin, es tiempo de elecciones.

Elegiremos en esta ocasión a quien será el más importante servidor público de este municipio, quien junto a regidores de varios partidos de manera previamente repartidos, gobernarán y decidirán por nosotros en la política pública que por cierto tiene que ver con nosotros. Al respecto valdría la pena hacer algunas reflexiones. Todos ellos de los que hablo surgirán de un partido político o de una figura independiente, que por cierto nos cuesta a los ciudadanos, lo cual quiere decir que los políticos nos cuestan aun cuando no sean servidores públicos.

Pero ¿Por qué inicié mi colaboración con esa frase? Fácil, porque empezando por el alcalde y continuando con los regidores, ¡TODOS! son servidores públicos, esto solo quiere decir dos cosas; nos seguirán costando a los ciudadanos y estarán ahí para servirnos, no para servirse. En resumidas cuentas serán nuestros empleados y esto, esto es literal no una frase de campaña.

Las costosas campañas políticas no son otra cosa que entrevistas de trabajo, que por cierto una vez más, nos cuestan a nosotros.

Somos los únicos patrones que les pagamos a quienes pensamos en contratar antes de contratarlos, todo con la esperanza que al final nos sirvan. El alcalde y todo el cuerpo edilicio deberán considerar a toda la diversidad a la hora de tomar decisiones que tengan que ver con nosotros y hablando de las personas con discapacidad deberá consultarnos y servirnos, no servirse de nosotros.

Hablando de nosotros, Personas con Discapacidad ¿Realmente nuestros funcionarios nos sirven o solo en tiempo de elecciones se sirven de nosotros para darse baños de bondad y de esa forma allegarse votos? La realidad es que no nos sirven mucho, siguen elaborando políticas publicas sin considerarnos y esto no es una apreciación personal sino una verdad, basta con darse una vuelta por la ciudad para darse cuenta que sigue siendo inaccesible para las Personas con Discapacidad y que decir del transporte o el acceso a la educación, al deporte, a la salud, al empleo, en cualquier ámbito que hablemos no estamos considerados. Claro que somos importantes a la hora de conseguir votos y simpatías.

Aunque los tiempos van cambiando y las estrategias de los partidos y los políticos también, aún estamos lejos de ser considerados verdaderamente en este tipo de procesos. Aún recuerdo una charla que tuve con un político hace cuatro años donde yo le decía que el considerar a toda la diversidad incluyendo a la discapacidad no solo en las campañas sino en la elaboración y aplicación de política pública era un asunto que les convenía ya que le allegaría votos a su partido político.

Nunca olvidaré su respuesta, ¡Manuel los ciegos no votan! Obviamente su respuesta trajo una avalancha de argumentos y reclamos de mi parte que no narraré en esta ocasión. Afortunadamente esos tiempos van quedando atrás poco a poco.

El hecho de ver la cantidad de Personas con Discapacidad que somos han llevado a cambiado sus estrategias y ahora algunos hasta consideran a Personas con Discapacidad en sus planillas lo cual es muy válido, ya que es un derecho para las Personas con Discapacidad el acceder a votar y ser votados.

Al respecto y siendo alguien que trabaja por y para Personas con Discapacidad debo decir que el hecho de que haya Personas con Discapacidad como servidores públicos a nosotros no nos garantiza nada y eso está debidamente demostrado pues de todo hay en la viña del señor.

De la misma forma están en campaña los candidatos a diputados para renovar la legislatura de nuestro estado, afortunadamente,  y para no perder la costumbre,  ellos  también de pronto nos estiman y nos consideran. Campañas que también nos cuestan a los ciudadanos, si, una vez más, nos cuestan desde candidatos, antes de ser diputados. Seguramente muchos pensarán que ya siendo diputados nos lo regresarán de alguna forma de su apoyo para gasto social que también pagamos nosotros y que les sirve para volver a conseguir votos.

Pero, gasto social ¿ellos? ¿Que no deberían solo legislar? ¡Sorpresa! Ellos pueden legislar el darse dinero para gasto social, para aumentarse dietas y para lo que se les antoje, aunque este debería ser ejercido por las diferentes secretarias de nuestro estado. Ellos serán los encargados, hablando de las Personas con Discapacidad, de armonizar la legislación vigente que tiene que ver con nosotros y debo decir que algunos desde la campaña y con profundo desconocimiento de la legislación vigente que protege los derechos de las Personas con Discapacidad ya ofrecen y prometen hacer, por un lado cosas que ya existen y están legisladas y por el otro que van totalmente en contra del espíritu de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Las personas con Discapacidad debemos asumirnos como sujetos de derechos y no de asistencialismo. Uno de nuestros derechos es el de votar y ser votados. Antes de votar debemos considerar las cosas como son. Los partidos no se mantienen solos, los mantenemos nosotros y como tal deben considerarnos como a quienes deben rendirle cuentas y como a quien aspiran a servir. Las campañas políticas las costeamos nosotros, también deben rendirnos cuentas y no andar inventando cosas que ya existen o no podrán cumplir. El alcalde y los regidores deberán ser nuestros más cercanos servidores para eso les contrataremos con nuestro voto y por ello les pagaremos, no son dioses lejanos.

Las elecciones no son otra cosa que entrevistas de trabajo donde elegiremos empleados para que nos sirvan, ellos piden un empleo y nosotros tenemos el derecho a cuestionar ya que desde ahora nos cuestan y mucho dinero, dinero que nunca tienen cuando de cumplir con las leyes y reglamentos se trata. Claro, reglamentos y leyes que tienen que ver con nosotros y nuestros derechos. Que tienen que ver con las obligaciones del gobierno.

Es tiempo de participar en todo este proceso que tiene que ver con nosotros, no solo dejarnos usar en las campañas y no solo emitir un sufragio. Los gobiernos solo son el reflejo del pueblo al que representan. Debemos investigar, cuestionar para saber por quién decidirnos pero no quedarnos ahí. Llegado el momento también proponer, vigilar y exigir. Todos somos corresponsables y como tal debemos asumirnos. Está en nosotros hacer que la frase con la que empecé mi colaboración deje de ser una realidad.

En fin, es tiempo de las Personas con Discapacidad, es tiempo de elecciones…

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here