A solaz: Por un México más justo…

0
557

  • Columna A solaz: Por un México más justo…

Tijuana-BC Junio 16 de 2011

-Nano-

Juzguen Ustedes. En estos momentos estoy pasando por un trance muy difícil. “A resulta ser.” —así dice Don Gustavo López— a resulta ser que yo no soy yo. Y no se trata de un problema de identidad o de lagunas mentales o por haber bebido agua de las verdes matas ande a gatas y no recuerde mi nombre. No señor, se trata de que no puedo identificarme con mi apelativo para hacer algún tramite en oficinas gubernamentales. Hazme el recaboroón favor. Querida lectora querido lector recordaran cuando salio la credencial estatal con fotografía y mapita del estado de Baja California pues yo fui y la solicite me la expidieron y estaba feliz con ella porque en aquellos ayeres el estado de BC era el único estado en contar con una credencial oficial con fotografía. Ni el Instituto Federal Electoral nos llegaba, en fin cuando los de IFE por fin se pusieron a la vanguardia y sacaron su credencial con fotografía para que es más que la verdad no la solicite porque estaba feliz con la del mapita. Así era como le decían a la credencial estatal así es que con la del mapita me la rifaba para identificarme. Con el tiempo las retribuciones también alcanzaron la vanguardia y pasaron de la renumeración formal a la digital y le dimos la bienvenida a la tarjeta de debito. Pues menos ocupaba identificarme.

 

A resulta ser que con el tiempo me bajo del escenario, es decir me voy de Tijuana y en definitiva deje de usar credenciales. Sabemos que el tiempo pasa por que la panza crece —dice el poeta caloista de la revu―. Hace tiempo que regrese al terre y nadie me cree que yo soy yo —no sé si será por lo de la panza o que pero por eso de las recochinas dudas la bajé (es decir baje de peso)— pero de nada sirvió mi esfuerzo porque todos los días me encuentro batallando con todos y con todas para hacerles creer que yo soy aquel. Se me a puesto tan difícil el hacerme pasar por mí que agarro botana de mi mismo ―Lo único que le queda al hombre cuando se siente impotente o cuando las circunstancias lo sobre pasan la única forma de no caer en la locura o de no volarse los sesos es reírse de todo y burlarse de su desgracia rayando o cayendo con esto en el cinismo. Este cinismo siempre ha de ser visto desde la perspectiva del ojo ajeno. Claro esta.— tanto que por las mañanas cuando me veo al espejo me digo. ¿Cómo te quieres llamar y que nacionalidad vas a escoger para el día de hoy? En el mundo hay 198 países pues yo les puedo decir que ya eh adopte las 197 (porque mexicano no puedo ser) nacionalidades más de cuatro veces. Y la verdad uno se cansa. Pero que puedo hacer pues las últimas veces que solicite mí credencial federal me dijeron esto: corre tape. Empieza las catorce estaciones del vía crucis

 

Le pregunto a la moza que se encuentra en las oficinas del IFE. —Quién e me puede decir cuales son los requisitos para solicitar la credencial federal y me dice: Acta de nacimiento original. Cuento con ella. Credencial oficial —ojo credencial oficial— y un recibo de algún servicio que contenga la dirección del lugar donde vive actualmente con un mínimo de seis meses, es todo. Cuento con él. Le pregunto a la jovencita. ¿Cuál credencial oficial si la única que es oficial es la que expiden ustedes? —Me dice: El pasaporte, la cartilla militar que no tenga más de diez años de estar liberada, la credencial del correo mexicano —La credencial del correo era solamente valida por el departamento de inmigración y solamente se les recomendaba solicitarla a las personas que eran deportadas y que no contaban con ningún documento oficial o para los inmigrantes.— O esta la opción de llevar a dos personas que atestigüen que Usted es la persona que dice ser.

 

La única opción viable era llevar dos testigos pero que creen no los tenía. Aunque sea imposible de creer pero no tenía dos testigos y no porque no tuviera amigos si no que no tenía a persona a mi disposición que contaran con el horario para poder coincidir e ir a las oficinas del IFE

 

Así es que opté por la opción de la cartilla militar. Tan solo tengo que llevarla al cuartel para que la resellen y de esta forma sea valida por diez años a partir de la fecha del resello. Así es que me apersone en el cuartel militar para el trámite del sello y empieza la primer caída del vía crucis. En una hoja que esta pegada en una ventana de las oficinas del cuartel militar se puede leer claramente. Requisitos para el resellado. Cartilla militar liberada. Cuento con ella. Acta de nacimiento. Cuento con ella. Curp. Cuento con ella. Credencial oficial. ¿Otra vez? Pero si a eso vengo a solicitar el resello para que la cartilla me sirva como credencial oficial y a su vez pueda solicitar la credencial oficial del IFE. —Pues si no cuenta con una credencial oficial no podemos hacer nada. Eso me dijo la soldado que me atendía. Mientras me decía eso yo veía por encima de su hombro un letrero que colgaba de la pared de la oficina donde me atendía. Decía: “Por un México más justo.” Me estaban haciendo eco las palabras del letrero en la cabeza cuando me dice: Lo que puede hacer es levantar un acta en la agencia del ministerio público argumentado que si la tiene pero que la perdió y ya con esa acta viene y le damos marcha a su solicitud del resello. En ese momento dejaron de hacerme eco las palabras de “Por un México más justo.” Y entré en catarsis. ¿Y el México más justo? Me preguntaba a la misma vez que me decía. Pero si no hago lo que la soldado me aconseja no puedo conseguir el resello de la cartilla militar y no podré solicitar la credencial del IFE que es la que necesito para volver a ser el mismo de siempre. Obviamente Hamlet llego a mi mente con su To be or not to be. (Ser o no ser) y como yo quería ser (más bien yo quería volver a ser yo) pues qué creen, que me arranco al Blvd. Sánchez Taboada esquina con Río Colorado a las oficinas del IFE y que les digo: Mi soy yo, o yo soy mi, o lo que es lo mismo yo soy aquel. Y que me dice la muchachita.

 

Yo le creo, pero haber me puede demostrar con una credencial oficial que Usted es Usted. —Mira traigo la del mapita, saco la credencial de la cartera y se la muestro —¿Qué es eso? Me pregunta. —Solamente digo groserías, o malas palabras, o palabras altisonantes cuando son necesarias porque estoy convencido que si uno se apodera de las groserías como suyas aparte de mostrar su incultura su vocabulario se hace insignificante convirtiendo de esta forma a las personas en unos verdaderos bárbaros. Aunque sean profesionistas si utilizan calo o groserías para comunicarse con los demás son bárbaros. Así lo decía Don Renato Leduc: “Uno tiene que utilizar las groserías solamente cuando son necesarias, también debe de tener el mejor humor del mundo. El negro que es inteligente, frío y seco.”— Y ese era el momento.

 

Tenía ganas de echar maldiciones al aire y de mentar una que otra madre cuando del fondo de mi cartera alcanzo a ver una credencial plástica del ISSSTECALI. Instituto del Seguro y Servicios Sociales de los Trabajadores del Gobierno y Municipios del Estado de Baja California que me expidió la misma dependencia cuando labore en la Procuraduría de los Derechos Humanos y que tiene vigencia hasta el ocho de agosto del 2016. Se la mostré y me dijo. —Con esta la hace. Pásele para acá con sus documentos. Llené el formato regrese a la hora acordada conteste las preguntas me tomaron la foto y listo. Estaba dándole las gracias al todo poderoso cuando me dicen. Regrese al fin de mes para esas fechas ya estará su credencial aquí. —Final de mes, pero si estamos a tres de junio, cómo que a final de mes. —como les dije ese era el momento propicio para decir groserías— Pareciese ser que de la segunda caída del vía crucis no me salvaba, en fin espero y con el fin de mes no me llegue la tercera caída y si llega espero no llegar a ser crucificado por el IFE. Hombre es mucha institución para uno solo.

 

El ejercito mexicano esta para ayudar de eso estoy convencido y lo mismo ayuda al ciudadano distinguido que es ejemplo a seguir, que al ciudadano que esta en desgracia. Para muestra falta un botón. La soldado me recomendó hacer un jugada clave para solucionar mi problema. Ella sólo estaba ayudando a un mexicano en apuros.

Por la red se pueden ver unos videos de las acciones que tomaron los soldados afuera de la casa del exalcalde de la ciudad Jorge Hank Rhon. Lo que se ve en los videos es cierto tan cierto es como que ese día los soldados acataron ordenes. Lo más importante aquí es. ¿Quién giro la orden? ¿Y en base a qué? El día de hoy se giro orden de formal libertad para Jorge Hank Rhon. Quedó libre, se hizo justicia. Obviamente los soldados no emitieron el fallo a favor del exalcalde, ellos solo acataban órdenes.

A solaz
A solaz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí