Mi postura sobre las Terapias de Conversión

Activista de la diversidad sexual

0
319

Como todos sabemos a lo largo de la historia de la humanidad las expresiones de amor entre personas del mismo sexo existieron, algo que igual quedó demostrado durante la época de los griegos y romanos; no había ninguna contraindicación de ello, aunque estas siempre se dieron en pequeños grupos.

De estas relaciones salió el término de minorías sexuales y en efecto en la época de las guerras llegaron a ser prohibidas, pero porqué prohibidas, porque las relaciones entre hombres no podían generar nuevas generaciones cuando ellos vivían etapas de guerras épicas muy de años y que necesitaban contar con nuevos elementos dentro de los ejércitos para poderse enfrentarse en estas batallas campales y por eso llegaron ser poscritas.

Al inicio de la época cristiana las relaciones homosexuales fueron reconocidas y hay incluso datos que aseguran que hubo santos que fueron homosexuales.

Sin embargo con el auge de la iglesia católica, esta basó su desarrollo y su poderío en los famosos 10 mandamientos y en esa historia bíblica que todos venimos de Adán y Eva, que la mujer está hecha a partir de la costilla de un hombre y de allí de manera constante y de manera consuetudinaria es que se prohiben y se descalifican las relaciones homosexuales y esto duró por los siglos y en ese entonces los hombres atraídos por hombres se descalificaron al grado de crearse terapias correctivas, terapias que buscaban a través de electroshocks, tratamientos infames, corregir lo que ellos entendían que era una práctica que no debería de existir.

Los conservadores decían que se trataba de tendencias, estados de enfermedad, estados psicológicos alterados, de todo menos de una condición humana.

Las terapias de conversión fueron rechazadas por varias cosas primero, porque nunca se demostró científicamente que pudieran tener validez, porque esos métodos de ninguna manera han tenido reconocimiento científico, pero además estas terapias lo que pretendían era curar lo que se considera un trastorno, en referencia a la homosexualidad.

Sin embargo los estudios científicos lejos de reconocer estas terapias o que si reconocieron, es que la orientación sexual y la identidad de género no son trastornos sino elementos constructores de la sexualidad humana y por lo mismo no pueden ser curados pues no son enfermedades sino condiciones humanas, y una condición humana es la expresión justamente lo que hacemos los seres humanos, es decir que seamos altos, delgados, obesos, baja estatura, blancos, morenos, cabello rizados y es algo que no se puede cambiar.

Por un lado el 17 de Mayo 1990 la organización Mundial de la salud retiró de la lista de enfermedades a la orientación sexual y a la homosexualidad, o la condición de las personas trans. En otro 17 de Mayo en 2012 es decir 22 años después la organización mundial de la salud emitió una recomendación en donde hace un llamado a detener estas terapias de curación de reconversión, esos esfuerzos por revertir la orientación sexual o la identidad de género, porque justamente los descalifica toda vez que no hay una justificación médica.

Además lo que sí reconoce la organización mundial de la salud es que representa una grave amenaza para las personas LGBTTTI+ porque estas terapias a lo que sí lleva es a la probabilidad de las personas ante el rechazo de su propia condición humana, como la orientación sexual, o identidad de género y lleguen al suicidio, es por eso mismo que el 17 de Mayo de 2012 la Organización Mundial de la Salud hace un llamado primero para decir «ya hicimos un llamado que la homosexualidad no es un trastorno de enfermedad y por lo mismo no requiere cura y por eso estas terapias reparativas y de reconversión representan una amenaza para la salud y el bienestar incluido de las personas afectadas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí