Home Benedicto Ruíz Vargas La candidatura de Hank

La candidatura de Hank

Columna Mar de Fondo

0

Con el registro de Jorge Hank como candidato del Partido Encuentro Solidario (PES) a la gubernatura de Baja California para la elección de 2021, cambió todo el cuadro político que ya se había configurado, alterando todas las piezas del tablero y cambiando la composición de las fuerzas políticas en la entidad.

Hay que recordar que originalmente los principales contendientes que se disputarían la gubernatura y otros cargos en esta elección serían Morena y sus partidos aliados, mientras en el polo opuesto estaba la alianza formada por el PAN-PRI-PRD, que estaba en proceso de buscar una candidata para ese puesto.

Sin embargo, la alianza se ha topado con muchos problemas en la negociación de sus candidatos, una razón por la que el PBC decidió alejarse de ese proyecto. Después vino la encuesta electoral que los partidos de la alianza hicieron para medir los niveles de posicionamiento que tenían algunos personajes políticos. De ese estudio Jorge Hank surgió como el mejor colocado, y con una intención de voto muy cercano o casi en empate con Marina del Pilar de Morena.

Era obvio que el candidato de la alianza debería ser Hank si quería competir contra Morena, pero algo se interpuso: Todo indica que fue la decisión de la dirigencia nacional del PAN que decidió nombrar a una mujer en BC para cumplir su cuota de género; o bien, quizás, para justificar su rechazo a una posible candidatura de Hank.

El hecho es que esa decisión le quitó un gran impulso a los partidos de la alianza en una etapa en que necesitaba emerger como una fuerza política, dejando entrever otros errores, como por ejemplo: hacer una alianza sólo para distribuirse los cargos y darle a cada partido la facultad de nombrar candidatos, como en este caso al PAN que busca desesperado una candidata a la gubernatura (para la alianza).

La distribución de los cargos o distritos electorales era funcional para la elección de diputados federales, pero no para el caso de los estados donde de lo que se trataba era de construir una fuerza opositora para contrarrestar la hegemonía de Morena y poner un alto a gobiernos autoritarios y autocráticos como el de Bonilla en BC. La alianza perdió de vista este objetivo, dejando que sólo las cúpulas nacionales decidieran.

El hecho concreto es que el nombramiento de Hank como candidato a gobernador por el PES, le resta fuerza a la alianza y va a ser muy difícil que, en dado caso que así fuera, Lupita Jones pudiera constituirse en una candidata competitiva contra Morena, por lo que lo más probable es que la elección se polarice entre Marina del Pilar y Jorge Hank, dejando en tercer lugar a la candidata de la alianza.

Sin embargo, aunque no fuera así, el hecho de que haya tres candidatos con posibilidades de competir, va a provocar la dispersión del voto en lugar de aglutinarlo en una sola fuerza o en solo candidato opositor como podría ser Hank Rhon. Si es así, el margen de triunfo de Morena será más amplio, facilitado, paradójicamente, por los partidos de la alianza que quería sacar a Morena del gobierno.

La mayoría de los partidos (y algunos analistas) no han terminado de comprender que lo que está en juego en esta elección, o lo que la define con mayor precisión, no es que los electores estén cansados y hartos de los políticos y los partidos tradicionales (como se dice), y que por lo mismo tengan que recurrir a cómicos y estrellas de cine para poder competir. No.

Lo que una gran parte de los electores quieren o están buscando son candidatos o candidatas en que puedan confiar, confiar en que hará bien las cosas y no robarán o no engañarán a la gente cuando lleguen al gobierno. Algunos que se han decepcionado de Morena (aunque sigan creyendo en AMLO), buscan una opción con estas características.

Ahí radica la fuerza de Hank, aunque muchos no estén de acuerdo con él. Los votantes, o por lo menos una gran parte de ellos, hasta donde es posible deducir de toda la información disponible, no quiere que gobiernen las actrices o personajes de telenovela o personas simpáticas y menos aburridas que los políticos. Quiere personas honestas que se preocupen por sus problemas y necesidades.

En BC Morena llega con muchas posibilidades de ganar la elección de 2021, pero esto es más por la fuerza y la presencia de AMLO, no porque tenga buenos candidatos locales o por que esté haciendo un buen gobierno en el estado y los municipios. Al contrario. En términos estrictos el gobierno de Morena es un desastre y cunde la mediocridad por todos lados.

El problema es que nuestras alternativas son muy débiles. El PES es un partido oportunista que pesca un candidato a río revuelto, pero no es un partido confiable. Un día es aliado de Morena y otro no. Hank tiene arrastre electoral, puede ganarle a Marina, pero si el voto no se divide, si la mayoría entiende lo que se juega en esta elección. Está difícil.

  • El autor es analista político.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil