Mi mejor adiós, soltar para sanar

Autora, coach y alborotadora de almas

8
135

Cuando el fin de mi matrimonio me encontró de frente, te confieso que me sentí perdida, derrotada y culpable por no haber hecho lo que mis creencias me decían para salvarlo.

Crecí con la idea de que el matrimonio lo mantiene a flote siempre la mujer, que nosotras somos el eje de la familia y si bien somos una parte fundamental, durante mi experiencia me di cuenta de que no solo es trabajo de una persona, sino de dos.

Durante mi matrimonio sentía un estrés extremo, todo por ser la mejor esposa, madre y profesionista.

Evidentemente en todos los aspectos de mi vida me vi superada, porque descubrí que en realidad no podía con todo y al no estar bien en un ámbito, un efecto dominó me llevó al límite en todo lo demás.

En diversas ocasiones sentía que no era suficiente lo que hacía para que mi matrimonio funcionara, inclusive llegué a sentir que yo no era suficiente y eso me fue derrumbando por dentro.

Y como no sentirme derrumbada si a cada paso que daba no dejaba de escuchar por parte de mi esposo cosas como:

  1. Haz ejercicio, estás subida de peso.

  2. Las mujeres desarregladas no me gustan.

  3. Este matrimonio no es lo que yo esperaba y tú eres la responsable.

Hoy sé que agoté todas las palabras que solo intentaban sostener esa situación, traté de convencerme de que efectivamente era mi responsabilidad sacar a flote esta relación, hasta que me di cuenta de que yo no podía sostenerla sola.

Y sí. Me rendí, como mucha gente me dijo de forma negativa, pero me rendí ante mi para hacer caso a lo que mi mente, mi cuerpo y mi corazón me gritaban una y otra vez.

Yo sabía que no era feliz y tenía miedo de divorciarme, de quedarme sola, de dejar a mi hijo sin padre, así que hice todo para que él no se fuera, para que no nos dejara y al final se fue pese a todo mi esfuerzo, hasta que llegó el momento en el que decidí hacerme responsable de mis errores y dejarle a él la responsabilidad de los suyos.

Él se divorció de mi y permití que me hiciera sentir culpable de lo sucedido, así que tuve que trabajar con mis emociones, con mis frustraciones y decirle adiós para sanar.

Mi sanación ha sido un proceso largo, pero sin duda el hecho de que se haya ido quien no me valoraba, me permitió descubrir lo mucho que yo puedo amarme y lo agradezco.

«Suelta lo que te hiere y abre los brazos a tu nuevo despertar para amarte sin condiciones»

Alejandra

————————————————————————————————————————–

Todo lo que escribo es parte de mi historia y mis aprendizajes, una historia que me llevó a tocar fondo en todos los aspectos de mi vida.

De estas lecciones de vida, nació mi propósito de ayudar a las mujeres que, como yo, han pasado o están viviendo situaciones similares, a encontrar ese camino que las lleve a recuperar la confianza en ellas mismas, dejar atrás todas aquellas experiencias dolorosas, descubrir su propósito y hacerlo realidad.

Con respecto a mi propósito, quiero compartirte que en estos días terminé de escribir mi primer libro y hoy está ya en el proceso de edición y estoy feliz por ello, así que te mantendré informada de cada paso hasta que puedas tenerlo en tus manos.

Si quieres ser testigo o parte de todo lo que comparto y planeo para cumplir mi propósito, hagamos TRIBU y reunámonos en mis redes sociales.

  • Instagram:

https://www.instagram.com/almasalocadas/

  • Facebook:

https://www.facebook.com/AlmasAlocadas/

  • Si quieres que sea la voz detrás de tu experiencia, escríbeme a mi correo…

almasalocadas@yahoo.com

Gracias por leerme 💜

8 COMENTARIOS

  1. ¡Admirable tu valentía, Alejandra! Y muy noble de tu parte el querer ayudar a otras mujeres con una situación parecida a la tuya. Creo que en todo esto la clave es el Amor Propio y el estar MUY consciente de que valemos por lo que somos como individuo no por lo que otros dicen. ¡Mucho trabajo interno que hacer!. Muchas gracias.

    • Agradezco de corazón tus palabras tan hermosas y si, el Amor Propio es parte importante de cada paso en mi proceso y ¿sabes? al pasar el tiempo me he dado cuenta de que las personas que aceptan sus heridas y trabajan sus dolores ayudan a los demás. Como bien dices, lo importante es lo que tu piensas de ti. Te mando un abrazo gigante

  2. Tu fortaleza para comenzar de cero es admirable. No es fácil remontar desde abajo y cuesta arriba, no cualquiera tiene la inteligencia y la voluntad para lograrlo. Tienes todo para ser inspiración para los y las que buscan transformar su destino.

    • Muchas gracias Mayra que linda, todo comenzó desde el «ya no quiero seguir sintiéndome así», cuando lo reconocí el siguiente paso fué pedir ayuda y continuar para rescatarme a mi misma. Te mando un fuerte abrazo

  3. Tan sólo de leerte se me puso la piel de gallina y te admiro todavía más por la gran mujer en la que te has convertido y el resultado de todo lo que has vivido, te ha convertido en el gran ser de luz que eres hoy. Te felicito por que hoy, aquí y ahora eres lo que tenías que ser, tu familia hermosa que te adora y la comunidad que te rodea, éramos felices de tenerte contribuyéndonos siempre y acompañándonos con esa energía muy tuya y auténtica! Gracias y a seguir alborotando almas por favor!! Besos y abrazos a granel!!

    • Muchas gracias Eri por tus palabras tan bonitas, ha sido un largo camino de aprendizaje y sigo aprendiento. Besos y abrazos de regreso

  4. Ale querida!
    Te leo y solo pienso en todo lo que tenemos que hacer nosotras como madres, esposas, mujeres para ser valoradas, es un arduo trabajo y todo empieza por nosotras mismas para lograr nuestra grandeza. Y tu ya lo estás logrando dejando huella en cada una de las almas que tocas.
    Te mando un fuerte abrazo Ale.

    Ya quiero leer tu libro!

    • Así es Adri y tienes toda la razón en comentar que todo empieza por nosotras. Muchas gracias por tus palabras Adri y por interesarte en leer mi libro que ya está a punto de salir. Te mando un abrazo fuerte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí