Yemen podría tener más de un millón de infectados con el coronavirus

El titular de la ONU deploró la escalada de violencia

154
©UNICEF/Almahbashi Millones de niños en Yemen están amenazados por la malnutrición y la falta de servicios básicos. Una situación causada por la guerra.

La ONU realizó este jueves un evento de alto nivel sobre Yemen para pedir apoyo internacional frente a los efectos de la pandemia de COVID-19, el aumento de los ataques y el empeoramiento de la situación humanitaria.

En ese foro, el Secretario General indicó que si bien los casos reportados de COVID-19 apenas superan los 2000, expertos de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres estiman que ya sumarían un millón los contagiados con el coronavirus en el país árabe.

António Guterres agregó que en ese escenario, la tasa de mortalidad llegaría al 30% debido a la destrucción de las instalaciones de salud durante el conflicto, según calcula la Universidad John Hopkins.

Escalada de violencia

Guterres también dijo que los ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudita y los enfrentamientos terrestres entre esas fuerzas y los houthis han causado numerosas víctimas entre la población civil.

Además, se estima que 14.500 migrantes están varados en Yemen y que muchos de ellos no tienen acceso a la asistencia alimentaria y de salud que brindan las agencias humanitarias de la ONU y sus socios en el terreno.

El titular de la ONU deploró la escalada de violencia pese a que las partes en conflicto han manifestado apoyo a su llamamiento a un alto el fuego global en el marco de la pandemia.

Añadió que agosto fue el mes con más muertes en lo que va de este año y detalló que una de cada cuatro víctimas civiles feneció o resultó herida dentro de la casa.

En este contexto, instó nuevamente a todos los actores a que cooperen con el enviado especial de las Naciones Unidas a ese país y a que “se comprometan de buena fe y sin condiciones con los esfuerzos por llegar a un acuerdo sobre la Declaración Conjunta”.

Guterres explicó que esa declaración comprendería un alto el fuego nacional y medidas económicas y humanitarias para generar confianza y permitir la reanudación del proceso político.

Afirmó, asimismo que la Organización seguirá apoyando la implementación de los entendimientos ya alcanzados en el país.

Buque petrolero

Por otra parte, el Secretario General reiteró su preocupación por el buque carguero Safer, anclado en la costa oeste de Yemen desde 2015 como depósito de combustible, ya que al no haber tenido mantenimiento desde hace cinco años podría tener algún derrame, explosión o incendio“ con consecuencias humanitarias y ambientales catastróficas para el país y la región”.

Entre las secuelas más graves en caso de un siniestro de la embarcación estaría el cierre durante varios meses del puerto de Hodeida, el punto de entrada de los suministros alimentarios para millones de personas.

Urgencia de recursos

Guterres conminó a los donantes internacionales que cumplan con sus promesas de financiar el plan de respuesta de la ONU en vista de que sólo han desembolsado el 30% de la cantidad solicitada para las operaciones humanitarias.

Subrayó que se trata del nivel más bajo de recursos a esta altura del año.

Finalmente, el Secretario General advirtió que se están cerrando programas de asistencia vital y recalcó el peligro de una “hambruna devastadora” en el país si el dinero no llega pronto.

“Ahora es el momento de ayudar al pueblo de Yemen”, enfatizó.