Urge una “vacuna del pueblo” contra el coronavirus y disponible para todas las personas

El COVID-19 es la mayor crisis de salud pública de nuestra generación y aún no hay una vacuna.

144
OMS Una niña recibe una vacuna contra el sarampión en la República Democrática del Congo

El COVID-19 es la mayor crisis de salud pública de nuestra generación y por ahora no existe una vacuna que lo prevenga, pero cuando la haya será necesario un espíritu solidario mundial que garantice que toda la gente pueda obtenerla, advierte António Guterres y recuerda que esta no es la única inmunización que necesita la población. Actualmente veinte millones de niños no han recibido todas las inoculaciones que precisan para protegerse de enfermedades prevenibles.

Las vacunas son “la intervención de salud pública más importante de la historia, salvan decenas de millones de vidas cada año, han erradicado enfermedades como la viruela y previenen enfermedades como el sarampión, la rubeola y el tétanos”, destacó este jueves el Secretario General de las Naciones Unidas.

En un mensaje de video para la Cumbre Mundial de GAVI, la alianza público-privada para la vacunación, António Guterres, recordó que pese a este avance de la medicina, la humanidad vive un momento de incertidumbre.

“El COVID-19 es la mayor crisis de salud pública de nuestra generación y aún no hay una vacuna”, apuntó, agregando que mientras se trabaja en el desarrollo de una, debe entenderse que no será la inmunización por sí sola la que resolverá el problema.

“Una vacuna, en sí misma, no es suficiente. Necesitamos solidaridad global para asegurarnos de que todas las personas, en todo el mundo, tienen acceso a ella. Una vacuna contra el COVID-19 debe ser vista como un bien público: una vacuna del pueblo, como lo piden cada vez más líderes mundiales”, enfatizó Guterres y subrayó que las enfermedades no tienen fronteras.

El trabajo de GAVI, un ejemplo a seguir

Guterres llamó a seguir como ejemplo el trabajo de la alianza para la vacunación GAVI, que hace posible que mucha población de todas las edades y niveles económicos en todos los países puedan acceder a las inmunizaciones.

“En las Naciones Unidas estamos orgullosos de formar parte de este esfuerzo orientado hacia la cobertura de salud universal y nos comprometemos a ser parte de la siguiente fase”, aseveró.

El titular de la ONU hizo referencia a las vacunas ya existentes que no llegan a toda la gente que las necesita y citó que veinte millones de niños no han recibido todas las inmunizaciones que precisan, y que el 20% de ellos nunca ha sido vacunado.

“Y ahora, a la sombra del COVID-19, su situación es aún más desesperada”, acotó, añadiendo que las campañas de vacunación se han suspendido debido a la emergencia.

Para contrarrestar esta situación, el Secretario General llamó a la comunidad internacional a hacer tres compromisos:

  • Encontrar maneras seguras de continuar las campañas de vacunación en medio de la propagación del coronavirus
  • Utilizar las redes de entrega de vacunas para distribuir otros insumos vitales a los centros de salud primaria
  • Garantizar que, cuando exista, la vacuna contra el COVID-19 llegue a toda la población.

Al concluir su mensaje, António Guterres, recalcó la urgencia de que la alianza GAVI cuente con los fondos necesarios para mantener su trabajo y ayudar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.