Anomalías congénitas, segunda causa de muerte en menores de cinco años

Para generar conciencia y acción, la OPS/OMS junto a otras 11 organizaciones líderes en salud global impulsan por primera vez la conmemoración del Día Mundial de los Defectos de Nacimiento el próximo 3 de marzo.

319

Con el fin de generar conciencia sobre el impacto de las anomalías congénitas, la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS), junto a otras 11 organizaciones líderes en salud global, promueven la conmemoración del Día Mundial de los Defectos de Nacimiento cada 3 de marzo.

Los defectos al nacer, también llamados anomalías congénitas, trastornos congénitos o malformaciones congénitas, son la segunda causa de muerte en los niños menores de 28 días y de menos de 5 años en las Américas. Junto con la prematuridad, la asfixia y la sepsis representan más del 44% de los fallecimientos en la niñez. En el mundo, afectan a 1 de cada 33 bebés y causan 3,2 millones de discapacidades al año (datos de 2015).

«La conmemoración de este día apunta a crear conciencia sobre este problema frecuente, costoso y desafiante, pero también a impulsar el desarrollo y la implementación de programas para prevenirlo, y ampliar los servicios de salud que refieren y atienden a todas las personas con defectos de nacimiento», señaló Suzanne Serruya, Directora del Centro Latinoamericano de Perinatología, Salud de la Mujer y Reproductiva (CLAP/SMR) de la OPS/OMS.

Las anomalías congénitas pueden tener un origen genético, infeccioso o ambiental, aunque en la mayoría de los casos resulta difícil identificar su causa. Los trastornos congénitos graves más frecuentes son las malformaciones cardíacas, los defectos del tubo neural y el síndrome de Down.

Se calcula que cada año 270.000 recién nacidos fallecen durante los primeros 28 días de vida debido a anomalías congénitas. Estas constituyen la cuarta causa de muerte neonatal, después de las complicaciones del parto prematuro, las relacionadas con las infecciones neonatales y las vinculadas con el parto, según datos de la OMS.

Para los bebés que sobreviven y viven con estas condiciones, los defectos de nacimiento aumentan su riesgo de discapacidades a largo plazo, con gran impacto en los afectados, sus familias, los sistemas de salud y la sociedad.

Muchos defectos del nacimiento se pueden prevenir o tratar. La ingesta suficiente de ácido fólico y yodo durante el embarazo, la vacunación contra la rubéola a las mujeres (que pueden transmitirlo a sus hijos durante el parto) y los cuidados prenatales adecuados constituyen algunas medidas clave en este sentido.

«Nuestra visión es que cada niño nazca lo más saludable posible y con el potencial para una vida plena y productiva», afirmaron las doce organizaciones en un comunicado.

Además de la OPS/OMS, las instituciones que impulsan el Día Mundial de los Defectos de Nacimiento son los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), el Estudio Colaborativo Latino Americano de Malformaciones Congénitas (ECLAMC), Centro Europeo de Información de Referencia sobre la Dismelia (EDRIC), la Federación Internacional de Espina Bífida e Hidrocefalia (IF), el Directorio Internacional de Registros de Defectos Congénitos (Clearinghouse), la Fundación March of Dimes, Alianza Neonatal, Red Nacional para la Prevención de Defectos Congénitos (NBDPN), la Alianza para la Salud de la Madre, el Recién Nacido y el Niño, y la oficina regional para Asia Suroriental de la OMS.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here