Pide ONU que se investiguen las fosas comunes descubiertas en Libia

El Secretario General, una vez más, recuerda a todas las partes en el conflicto en Libia sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario

163
UNICEF/Giovanni Diffidenti Un niño corre entre los escombros en en el centro de la localidad libia de Benghazi.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, ha expresado su profunda conmoción por el descubrimiento de fosas comunes en Libia en los últimos días, en un territorio que recientemente estuvo en manos del llamado Ejército Nacional Libio de oposición, dirigido por el general Khalifa Haftar.

La Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia anunció el jueves el descubrimiento de al menos ocho tumbas en Tarhouna, a unos 100 kilómetros al sureste de la capital, Trípoli, y anteriormente un bastión para las fuerzas del general Haftar, durante su campaña para capturar Trípoli, que ahora ha durado más de un año.

En un comunicado emitido el sábado, el portavoz de la ONU dijo que el Secretario General está pidiendo una “investigación exhaustiva y transparente“, y que los responsables comparezcan ante la justicia.

En particular, Stephane Dujarric pidió a las autoridades que “aseguren las fosas comunes, identifiquen a las víctimas, establezcan las causas de las muertes y devuelvan los cuerpos a sus familiares”, y aseguró a Libia que las Naciones Unidas han ofrecido apoyo a este respecto.

Llamamiento a un alto el fuego

“El Secretario General, una vez más, recuerda a todas las partes en el conflicto en Libia sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos”, dijo Dujarric, y agregó que Guterres “reitera su llamamiento para el fin inmediato de los combates en Libia con el fin de salvar vidas y acabar con el sufrimiento civil”.

El portavoz señaló que el titular de la ONU se congratula de la reanudación del trabajo de la Comisión Militar Conjunta de Libia y espera que pronto se acuerde un alto el fuego.

El miércoles, la Misión declaró que las autoridades respaldadas por la ONU y el LNA están “totalmente comprometidos” en la tercera ronda de conversaciones.

Durante una reciente reunión del Consejo de Seguridad sobre Libia, Stephanie Williams, la jefa de la Misión informó de que los libios tenían que lidiar con bombardeos casi constantes y frecuentes cortes de agua y electricidad durante el mes sagrado del Ramadán.

“De lo que estamos presenciando en términos de la afluencia masiva de armamento, equipo y mercenarios a los dos lados, la única conclusión que podemos sacar es que esta guerra se intensificará, ampliará y profundizará, con consecuencias devastadoras para el pueblo libio”, le dijo al Consejo de Seguridad.