Muere un casco azul durante ataque en contra de la ONU en República Centroafricana

La violencia estalló en varias zonas de la República Centroafricana en torno a las elecciones presidenciales y legislativas celebradas el pasado 27 diciembre. António Guterres repudió los ataques de combatientes no identificados contra las fuerzas de seguridad nacional y los cascos azules.

97
ONU/Eskinder Debebe Las fuerzas de paz de la ONU patrullan el bariio PK5 de Bangui, la capital de la República Centroafricana.

El Secretario General de las Naciones Unidas condenó enérgicamente los ataques cometidos este miércoles cerca de Bangui por combatientes armados no identificados contra las fuerzas de seguridad y defensa nacional de la República Centroafricana y contra la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en ese país (MINUSCA).

El ataque a la MINUSCA resultó en la muerte de un casco azul ciudadano de Rwanda y dejó herido a uno más.

En un comunicado, António Guterres recordó que los ataques contra el personal de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas pueden constituir un crimen de guerra.

Asimismo, pidió a las autoridades de la República Centroafricana tomar todas las medidas necesarias para garantizar la rendición de cuentas por tan atroces agresiones.

Guterres también manifestó su preocupación por los intentos continuos de desestabilización que llevan a cabo los grupos armados en ese país y llamó a todas las partes a poner fin a la violencia y a entablar un diálogo sustantivo.

En este contexto, encomió a los integrantes de las fuerzas de paz de la ONU por sus esfuerzos dirigidos a proteger a los civiles y preservar la estabilidad nacional.

El titular de la ONU expresó sus condolencias a los familiares del integrante de MINUSCA abatido, al igual que al pueblo y al gobierno ruandeses, y deseó la pronta recuperación del soldado lesionado.

Finalmente, reiteró el compromiso de las Naciones Unidas de apoyar la causa de la paz en la República Centroafricana en estrecha colaboración con sus socios nacionales, regionales e internacionales.

Continúan las tensiones

Por su parte, la MINUSCA reportó que la situación general está bajo control, aunque subrayó que las tensiones continúan.

Detalló que ha reforzado su postura en Bangui y en las áreas circundantes en coordinación con las fuerzas de seguridad y defensa del país. El propósito de este operativo es evitar nuevas filtraciones de grupos armados a la capital para desestabilizar las instituciones nacionales.

También se ha reforzado la seguridad del personal y las instalaciones de la ONU.

La violencia estalló en varias zonas de la República Centroafricana en torno a las elecciones presidenciales y legislativas celebradas el pasado 27 diciembre, causando el desplazamiento de miles de personas en busca de seguridad dentro o fuera del país.

Los ataques de la madrugada de hoy ocurrieron en las afueras de la capital y tuvieron como objetivo principal a dos brigadas del ejército, según despachos de prensa.