La OMS estudia la posibilidad de que el COVID-19 se transmita por el aire

El origen del COVID-19 también continúa siendo una gran rama de investigación

174
Noticias ONU / Daniel Dickinson Un parque en Brooklyn, Nueva York, marca con círculos la distancia necesaria para no contagiarse de coronavirus

Científicos a nivel mundial afirman que, en circunstancias específicas, como lugares cerrados y con poca ventilación, el coronavirus puede quedar suspendido en el aire y propagarse más lejos e infectar cuando una persona respira. Los expertos de la agencia de la salud también hablaron sobre su próxima misión a China para encontrar el origen zoonótico de la enfermedad.

Aunque la evidencia aún no es definitiva, es posible que el COVID-19 se transmita por el aire en lugares cerrados, abarrotados y con poca ventilación, aseguró la Organización Mundial de la Salud este martes.

Los expertos de la agencia respondieron durante su conferencia de prensa habitual a una carta abierta publicada por más de 200 científicos que afirman que el SARS-COV2 queda suspendido en el aire y se puede propagar más lejos e infectar cuando una persona respira.

“Reconocemos que hay una evidencia creciente en este campo, así como en muchos otros relacionados con el coronavirus que causa el COVID-19, y es por ello por lo que sabemos que tenemos que estar abiertos a estos hallazgos y entender sus implicaciones en relación con las maneras de transmisión y las precauciones que se deben tomar”, aseguró la coordinadora de prevención de infecciones de la Organización.

Benedetta Allegranzi aseguró que han trabajado y colaborado con muchos de los signatarios de la carta, y recibido sus contribuciones, y aseguró que es necesario confirmar si es que se produce este tipo de transmisión, qué dosis del virus es necesaria para contagiarse.

“Son campos de estudio que están creciendo y de donde está surgiendo evidencia, pero que todavía no es definitiva y es por ello por lo que la posibilidad de que haya transmisión por el aire en espacios públicos, especialmente en condiciones específicas como lugares abarrotados, cerrados y con mala ventilación, no puede ser descartada. Pero la evidencia debe ser reunida e interpretada y apoyamos este proceso” agregó, y recordó que la OMS ya recomienda una excelente ventilación en los lugares cerrados.

La doctora Maria Van Kerkhove dijo que la Organización Mundial de la Salud  ha tenido en cuenta esta posibilidad de transmisión, así como estudiado las circunstancias de contagio a través de las gotas que expulsa una persona cuando habla, tose o estornuda, que se mantiene como la principal vía.

“Hemos hablado de la importancia de todas las maneras potenciales de transmisión, se trata de un patógeno respiratorio, y es importante que lo que sabemos esté reflejado en nuestras recomendaciones, es por ello por lo que requerimos un paquete integral de intervenciones para parar la transmisión: esto incluye no solamente el distanciamiento físico si no el uso de mascarillas en circunstancias específicas cuando no se puede hacer, o en lugares cerrados”, dijo.

Van Kerkhove anunció que la Organización publicará próximamente un resumen científico sobre todas las posibilidades que están siendo estudiadas al respecto, y están colaborando con un gran número de médicos, científicos y matemáticos para consolidar la evidencia.

Misión a China

El origen del COVID-19 también continúa siendo una gran rama de investigación, aseguró el director general de la Organización.

“Todos los preparativos se han finalizado y expertos viajarán a China este fin de semana para preparar planes científicos con sus homólogos chinos para identificar la fuente zoonótica de la enfermedad”, informó Tedros Adhanom Gebreyesus.

Tedros afirmó que los expertos desarrollarán el alcance y los términos de referencia para una misión internacional dirigida por la OMS.

“El objetivo es avanzar en la comprensión de los huéspedes animales para el COVID-19 y determinar cómo la enfermedad saltó entre animales y humanos”, aseguró.

El doctor Michael Ryan, director de emergencias aseguró que aún no se sabe “donde se rompió la barrera entre las especies” y que entender como el coronavirus entró a la población es “extremadamente importante”.

Aseguró además que los científicos chinos han estado avanzando en la investigación, por lo que la misión no será “para empezar de cero”.

Una pandemia que no llega al pico

El mundo tardó 12 semanas en llegar a 400.000 casos de COVID-19. El fin de semana pasado, hubo más de 400.000 casos en todo el mundo.

“Ya son 11,4 millones de casos de COVID-19 y se han perdido más de 535.000 vidas. El brote se está acelerando y claramente no hemos alcanzado el pico de la pandemia”, aseguró Tedros.

Si bien el número de muertes parece haberse estabilizado a nivel mundial, en realidad, algunos países han progresado significativamente en la reducción del número de muertes, mientras que en otros países las muertes siguen aumentando, explicó el director.

“Donde se ha avanzado en la reducción de muertes, los países han implementado acciones específicas hacia los grupos más vulnerables, por ejemplo, aquellas personas que viven en centros de atención a largo plazo”, dijo.

Tedros reiteró una vez más que la unidad nacional y la solidaridad global son más importantes que nunca para derrotar al enemigo común, un virus que “ha tomado como rehén al mundo”.

“Este es nuestro único camino para salir de esta pandemia”, reiteró.