Darán prioridad al envío de vacunas contra el COVID-19 a Venezuela

Los casos y decesos registrados en el país sudamericano describen una meseta, por lo que se debe actuar con celeridad, dice la agencia sanitaria panamericana. Venezuela recibió la primera entrega de inmunizaciones a través del mecanismo COVAX.

103
OCHA/Gema Cortes En Venezuela y en todo el mundo, las máscaras faciales seguirán siendo una forma importante de protegerse contra COVID-19, al menos hasta que se desarrolle una vacuna.

“Es una gran noticia que los principales actores políticos de Venezuela, el gobierno, la oposición y otros actores hayan llegado a acuerdos sobre las necesidades de salud de los venezolanos”, dijo este miércoles el director de Emergencias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) refiriéndose al reciente anuncio de una mesa nacional de atención social que buscará conseguir más vacunas contra el COVID-19.

En la rueda de prensa semanal de la agencia de la ONU para informar sobre la situación de la pandemia de COVID-19 en el continente americano, el doctor Ciro Ugarte confió en que se anuncien pronto las noticias de esa mesa para que la comunidad internacional pueda continuar y expandir su apoyo al país sudamericano.

“Venezuela necesita más vacunas y más apoyo porque su población tiene niveles bajos de cobertura de vacunación todavía”, apuntó y agregó que la meseta en el número de casos y fallecimientos que se observa desde hace varias semanas en Venezuela es una señal de la necesidad de “actuar muy rápidamente”.

Actualmente, Venezuela ha vacunado al 11% de su población, según datos de la OPS.

Primer envío de COVAX

 Ugarte se refirió a la llegada de ayer del primer lote de vacunas contra el coronavirus a través del mecanismo COVAX , que entregó 693.600 dosis de la inmunización de Sinovac.

Afirmó que la OPS trabaja arduamente para que el próximo envío de esta ronda de distribución llegue “lo más pronto posible” a ese país. Esas vacunas provendrán de la farmacéutica Sinopharm. Más tarde se sumarán los cargamentos de otros productores.

Ugarte señaló que la baja cobertura vacunal hace imperativo acelerar la entrega de inmunizaciones al país y anunció que en las discusiones con COVAX, Gavi, la OPS y el gobierno venezolano “se ha acordado dar prioridad a Venezuela en el acceso a las vacunas, considerando la situación del país, de la pandemia y de la cobertura actual”.

“Cuando ponemos la salud de la población al centro de nuestras discusiones, diálogos y decisiones, siempre salimos ganando”, puntualizó el director de Emergencias.

Desigualdad de acceso a las vacunas

Al iniciar la conferencia de prensa, la directora de la OPS destacó la desigualdad de acceso a las vacunas contra el COVID-19 en América, reportando que Canadá, Chile y Uruguay han vacunado a más dos terceras partes de su población con el esquema completo; mientras que un cuarto de los países del continente aún no cubre al 20% de su población y en algunos lugares la tasa es mucho más baja que eso, como Guatemala y Nicaragua, donde no se ha vacunado ni al 10%, y Haití, donde menos del 1% de la población ha recibido la inmunización.

Carisa Etienne afirmó que esta inequidad es inaceptable y llamó a los países de renta alta con altos índices de vacunación a compartir las vacunas con los países que más las necesitan.

Mujeres embarazadas, un grupo de riesgo

Luego, Etienne centró su atención en las mujeres embarazas, un colectivo “particularmente vulnerable” en esta pandemia, ya que cuando se infectan corren un riesgo mayor de enfermar de gravedad “y requieren ser intubadas y recibir cuidados intensivos con mucha más frecuencia que las mujeres que no están embarazadas”. Además, añadió, sus bebés pueden ser prematuros.

La titular de la OPS destacó también que, debido a la pandemia, se han reducido o alterado los cuidados prenatales en al menos el 40% de los países de la región, una situación que se agudiza con el paso del tiempo desde que inició la emergencia sanitaria.

Hasta el momento, más de 270.000 mujeres embarazadas de la región se han enfermado de COVID-19 y más de 2600 de ellas han muerto por ese motivo, detalló. Precisó que México, Argentina y Brasil suman la mitad de esos decesos. En México y Colombia, el COVID-19 llegó a ser la principal causa de muerte materna este año.

En este contexto, Etienne exhortó a no descuidar y, más aún, reforzar los cuidados prenatales durante la pandemia y a considerar a las mujeres embarazadas entre los grupos prioritarios de vacunación contra el coronavirus.

Aunque algunos países las vacunan, menos de la mitad de las naciones latinoamericanas y caribeñas han establecido estrategias para inmunizarlas, lamentó.

“La OPS recomienda que todas las mujeres embarazadas que hayan pasado el primer trimestre, así como las madres lactantes, reciban la vacuna COVID-19”, puntualizó Etienne, aseverando que las inmunizaciones son una herramienta crítica para proteger a las mujeres gestantes durante la pandemia.

Para ilustrar la protección eficaz de las vacunas en ese grupo de población, dijo que en México, donde las mujeres embarazadas son parte de los grupos prioritarios desde hace tiempo, ninguna mujer embarazada vacunada ha muerto de COVID-19.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here