Home Mundo Condenan al ugandés Dominic Ongwen por crímenes de guerra y lesa humanidad

Condenan al ugandés Dominic Ongwen por crímenes de guerra y lesa humanidad

© ICC-CPI El comandante del Ejército de Resistencia del Señor en Uganda, Dominic Ongwen, fue condenado por crímenes de guerra y lesa humanidad.

La Corte Penal Internacional declaró culpable de crímenes de guerra y de lesa humanidad a un ex caudillo ugandés cuyas fuerzas atacaron campamentos para desplazados internos en todo el país.

El Tribunal con sede en La Haya, Países Bajos, determinó que Dominic Ongwen era “plenamente responsable” de múltiples violaciones graves en el norte de Uganda a principios de la década de 2000, como parte de una insurgencia armada de larga data que se remonta a la década de 1980.

Asesinato, esclavitud sexual

Como comandante de brigada del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), Ongwen sancionó el asesinato de un gran número de civiles, el matrimonio forzado, la esclavitud sexual y el reclutamiento de niños soldados “para participar activamente en las hostilidades”, entre otros delitos graves.

Los ataques contra civiles se justificaron bajo el razonamiento de que estaban asociados con el Gobierno y, por lo tanto, eran el “enemigo” de los insurgentes, dijo la Corte en un comunicado, señalando también que los soldados del LRA tenían “órdenes de disparar contra las personas en el pecho y la cabeza para asegurarse de que murieron”.

Según el resumen del veredicto del tribunal, “en respuesta a la pregunta de si disparar a un civil durante el curso de un ataque constituiría un delito, el testigo P-0142, un combatiente del LRA, declaró que ‘nadie lo vería como un delito si un civil resulta herido o si se dispara contra un civil ‘”.

Objetivos civiles

Los atacados particularmente eran las personas que vivían en los muchos campamentos establecidos por el gobierno para desplazados internos, según el tribunal, que examinó las pruebas de ataques contra cuatro lugares: Pajule, el 10 de octubre de 2003, Odek el 29 Abril de 2004; Lukodi, aproximadamente el 19 de mayo de 2004; y Abok, el 8 de junio de 2004.

Aunque el tribunal señaló que Ongwen sufrió mucho después de ser secuestrado por dicho grupo cuando era un niño de nueve años, señaló que estaba siendo juzgado por delitos cometidos como “adulto plenamente responsable y como comandante del LRA entre mediados y finales de los veinte”.

Fue durante el período de tres años examinado por el tribunal, desde julio de 2002 hasta diciembre de 2005, cuando Ongwen pasó de comandante de batallón del LRA a jefe de la Brigada Sinia con el rango de brigadier, supervisando a varios cientos de soldados.

“La Sala determinó que Dominic Ongwen es totalmente responsable de todos estos crímenes”, dijo la Corte. “La Sala no encontró evidencia que sustente la afirmación de que padeció alguna enfermedad o trastorno mental durante el período relevante a los cargos, o que cometió estos delitos bajo coacción o bajo alguna amenaza”.

Inscripción “sistemática”

El testimonio de un soldado del LRA identificado como “Testigo P0307” subrayó la práctica sistemática de alistar a niños soldados: “Cada vez que nos encontrábamos con jóvenes, los secuestrábamos y los llevábamos al monte. Tuvimos que hacer esto porque teníamos que aumentar nuestro número en el monte. Por lo tanto, secuestrar a nuevos reclutas era parte de las actividades de rutina durante los ataques, por lo que no había necesidad de que ningún comandante nos ordenara secuestrar porque esto era parte del trabajo “.

Ongwen, de 45 años, fue declarado culpable de un total de 61 crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra entre el 1 de julio de 2002 y el 31 de diciembre de 2005.

Ahora se enfrenta a una pena de hasta 30 años de prisión, aunque en circunstancias excepcionales se puede imponer una cadena perpetua. La Corte señaló que después de la sentencia, comenzarían las discusiones sobre reparaciones para las víctimas.

En el transcurso de 234 audiencias desde diciembre de 2016 hasta marzo de 2020, los jueces de primera instancia escucharon a 109 testigos y peritos de la acusación y 63 de la defensa; representantes de las víctimas llamaron a siete testigos y peritos.

También estuvieron representadas en el tribunal un asombroso total de 4095 víctimas.

Salir de la versión móvil