Comercio mundial mejora, pero Producto Interno Bruto empeora debido al COVID-19

Aunque la previsión de la agencia mundial de comercio apunta a que el año que viene todas las regiones registrarán importantes aumentos porcentuales de los volúmenes de exportaciones e importaciones, matiza que el “crecimiento partirá de una base reducida”.

61
PAHO/Karina Zambrana Un supermercado en Brasil, durante la pandemia de COVID-19.

El volumen del comercio mundial de mercancías disminuirá un 9,2% durante este año, pero le seguirá un crecimiento del 7,2% durante el 2021, según las últimas estimaciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC) publicadas este martes. Sin embargo, el organismo advierte de que estas previsiones están sujetas a un alto grado de incertidumbre debido a la evolución de la pandemia del coronavirus y de las respuestas gubernamentales a la emergencia.

Las nuevas predicciones mejoran los pronósticos del mes de abril, cuando se anunciaba un descenso del 12,9%. La recuperación se debe a que los “sólidos resultados comerciales” de los meses de junio y julio suscitan “un cierto optimismo” en el crecimiento del comercio global durante el año en curso.

Durante esos dos meses despuntó el crecimiento del comercio de productos relacionados con la COVID-19, una situación que indica que el comercio puede ayudar a los gobiernos a obtener los suministros necesarios.

“Los resultados del comercio en lo que va del año han superado las expectativas debido al aumento súbito registrado en junio y julio, cuando se flexibilizaron las medidas de confinamiento y se aceleró la actividad económica”, destaca el estudio e indica que “el ritmo de expansión podría ralentizarse de manera acusada una vez se agote la demanda acumulada y se hayan repuesto las existencias de las empresas”.

Además, advierte sobre la posibilidad de que los resultados sean peores si se produce un rebrote de COVID-19 durante el cuarto trimestre del año.

El comercio mejora, el Producto Interno Bruto empeora

Pese al inesperado aumento del comercio, la OMC indicó que durante el primer semestre de 2020 se produjo una disminución del Producto Interno Bruto superior a la prevista.

“Según las estimaciones consensuales, el descenso del PIB ponderado en función del mercado mundial en 2020 es ahora del -4,8%, frente al -2,5% previsto en la hipótesis más optimista expuesta en las previsiones de abril de la OMC”, destaca el análisis.

Tras este dato negativo, se prevé que el PIB repunte hasta alcanzar un 4,9% en 2021, pero esta situación dependerá “en gran medida de las decisiones políticas y de la gravedad de la enfermedad”.

Panorama 2021: Desigual aumento del comercio por regiones

Aunque la previsión de la OMC apunta que el año que viene todas las regiones registrarán importantes aumentos porcentuales de los volúmenes de exportaciones e importaciones, matiza que el “crecimiento partirá de una base reducida”.

 “Así pues, es posible que, aunque se registren grandes variaciones porcentuales, estas no se traduzcan en mejores condiciones materiales. Por ejemplo, se prevé que el próximo año las importaciones de Asia y América del Sur crezcan un 6,2% y un 6,5%, respectivamente, pero en Asia el aumento iría precedido de un modesto descenso del 4,4% este año, mientras que en América del Sur se produciría tras una acusada caída del 13,5% en 2020”.

De ocurrir así, las importaciones asiáticas experimentarían una sustancial recuperación, mientras que el comercio de América del Sur seguiría profundamente estancado

El informe señala también que la pandemia se comportó de un modo desigual según el tipo de mercancía.

Por un lado, generó pérdidas devastadoras en el comercio de combustibles y el de los productos relacionados con la minería registrando una caída del 38%, mientras que el de productos agropecuarios se redujo menos que la media mundial en el segundo trimestre (-5% frente a -21%), ya que tanto la producción como la exportación de alimentos continuaron en las situaciones de confinamiento más estricto.