Ante pandemia por Covid-19, apoya ONU con alimentos a Argentina

Se estima que cubrirán las necesidades de entre 855 y 1000 niñas y niños.

191
UNICEF Argentina/Jan Touzeau UNICEF entrega compuestos de comida y suministros sanitarios para proteger a los niños más vulnerables contra el coronavirus.

Los niños con problemas nutricionales son especialmente vulnerables a las enfermedades, más en el contexto de la pandemia del COVID-19. La agencia de la ONU para la infancia ha entregado en la provincia de Salta un tratamiento nutricional inédito en el país con el objetivo de fortalecer la salud de un millar de menores.

La población de la provincia de Salta, ubicada en el norte de Argentina, está entre las más vulnerables del país con un índice de pobreza que supera el 40% de los habitantes.

Ya antes de la expansión mundial de la pandemia del coronavirus covid-19, noticias procedentes de esa región informaban acerca de la muerte por desnutrición de niños de la comunidad indígena Wichi en varios departamentos de la zona norte de la provincia.

En respuesta a esta situación, el gobierno salteño declaró una emergencia sociosanitaria para los departamentos de Rivadavia, San Martín y Orán a fines de enero.

El 7 de febrero representantes de las Naciones Unidas, la Unión Europea y la Cruz Roja en el país se reunieron con el gobernador Gustavo Sáenz, quien solicitó que se sumaran a la mesa multisectorial de emergencia.

Dos meses más tarde, en el contexto de la propagación del coronavirus y la necesidad de prevención inmediata en las regiones más desprotegidas, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ha entregado a la Gobernación de Salta tratamientos nutricionales y medicinales para asistir a cerca de mil niños y mujeres embarazadas en estado de desnutrición.

Se trata de unidades de alimento terapéutico listo para usar, un elaborado a base de pasta de maní, que facilita la recuperación del peso en fase ambulatoria, y dos tipos de fórmulas terapéuticas para ser suministradas únicamente en casos de desnutrición aguda en centros hospitalarios.

Aporte fundamental

Estamos hablando de un “aporte fundamental”, afirmó Roberto Valent, coordinador residente de las Naciones Unidas en Argentina, quien resaltó la cooperación de la Organización con la Unión Europea, la Federación Internacional de la Cruz Roja, Cruz Roja Argentina y otros socios humanitarios.

“Los niños y las niñas con problemas nutricionales son especialmente vulnerables a las enfermedades”, explicó por su parte Luisa Brumana, representante de UNICEF Argentina.

Y agregó que en el contexto de la pandemia, es mandatorio y urgente atender los problemas estructurales de malnutrición, que afectan el derecho a la salud y el desarrollo de los niños y niñas en las comunidades más pobre del país.

Además de tratamientos nutricionales, UNICEF entregará al Ministerio de Salud de Argentina otros artículos sanitarios como tratamientos antiparasitarios, sales de rehidratación oral, específicas para casos de malnutrición, fotómetros portátiles para detectar la anemia y cintas braquiales para medir desnutrición.

Estos artículos estarán disponibles para Salta y, eventualmente, para otras provincias que lo requieran.

Un tratamiento inédito

Es la primera vez que se utilizan las unidades de alimento terapéutico listo para usar en el país y se estima que cubrirán las necesidades de entre 855 y 1000 niñas y niños.

La duración del tratamiento, que se hace en la comunidad y no en régimen hospitalario, es habitualmente de seis a ocho semanas en los casos de desnutrición aguda severa y de tres a cuatro semanas, en los casos de desnutrición aguda moderada.

Esto varía de acuerdo con las características y necesidades de cada niño o niña. Las fórmulas terapéuticas serán utilizadas para el tratamiento de los casos de infantes con desnutrición aguda severa que requieren ser hospitalizados.

No obstante, la mejora del estado de salud y nutrición de niños y niñas no depende solo de los tratamientos nutricionales. UNICEF recuerda que es fundamental también su prevención y adoptar medidas de saneamiento.

Por eso, UNICEF llevó a cabo una evaluación en las comunidades donde se detectaron los casos de malnutrición con un especialista en agua, saneamiento e higiene y se están buscando soluciones para garantizar el acceso al agua potable y reforzar las medidas de higiene, especialmente lavado de manos.