«La voz de la ciudadanía» en tiempo real a través de la comunicadora Cecilia Eguía

Esta entrevista forma parte de la serie "Café y Chocolate" y fue realizada en el restaurante Casa Cacao Tijuana durante octubre de 2021.

259

Ella es

Su presencia impone y hasta hay quienes al otro lado del micrófono se intimidan, pero igual causa alegría su peculiar e inigualable estilo periodístico, así es ella, Cecilia Eguía Serrano, siempre activa al grado que anima al verla y escucharla en su rol reporteril.

Nació un 22 de noviembre cerca del corazón de México, allá en Aguascalientes, pero el destino laboral de su padre Fernando Eguía, cambió la ruta hacia Tijuana, muy al noroeste del país, justo a sus tres años de edad.

Él, animado por el ambiente de la farándula y los medios de comunicación, es que se suma a la construcción del escenario fronterizo para Roberto Gómez Bolaños, el personaje icónico de la televisión nacional con quien trabajó en lo que respecta a la promoción, algo que le favoreció al tiempo en su paso por la radio.

Paty Serrano, su fortaleza e inspiración

Su madre, Paty Serrano, en esa travesía inicial dedicó su tiempo al cuidado y educación de Cecilia, así como de sus otras hijas, hasta que estando ya en esta ciudad, fue descubierto su talento expresivo y sonoro para hacer fluir con calidez y armonía la comunicación a través del micrófono radial.

«Enrique Mayans, en los tiempos gloriosos de la XEBG, necesitaba una voz femenina para un comercial y fue que le dijo a Paty -en una ocasión que llegó a la estación buscando a su esposo-, que le hiciera el favor de grabar. No quería, pero igual se entusiasmo y decidida lo hizo, su voz se escuchó y sorprendió, dando así comienzo su independencia y una grandiosa carrera en los medios, algo que es parte de la historia de Tijuana, reconocida como un icono de la comunicación «, expresó sonriente Cecilia.

Paty Serrano se convirtió en pilar e inspiración, pues su energía la llevó a trascender tanto en la radio, como en la televisión, convirtiéndose en todo una comunicadora y hasta la voz oficial de Radio Latina, sin olvidar su programa televisivo «Buenos Días» que se transmitía por el otrora Canal 12, antes de que fuera cobijado en su totalidad por el sello Televisa.

Eguía muy joven en ese tiempo se vio atraída por lo que su mamá hacía, de aquí que siempre estuvo cerca de los reflectores, las cabinas, cámaras y hasta artistas, por tanto, impulsada por ella, junto a sus dos hermanas, se decidió a cumplir con los exámenes para obtener la licencia que antes solo otorgaba y autorizaba el Gobierno Federal con el fin de convertirse en locutora.

Entre la vida y la muerte

Para Cecilia todo marchaba muy bien, inició su formación como Licenciada en Comunicación en la Universidad Autónoma de Guadalajara y entró con fuerza al mundo de los medios electrónicos, sin embargo un accidente automovilístico en 1993 estuvo a punto de arrebatarle la vida.

El ritmo de su existencia sufrió una desaceleración, parecía el final trágico de una bella historia, no había un buen panorama médico, de ahí que la determinación de las personas que la rescataron y decidieron llevarla al hospital privado Del Prado en Tijuana, marcó la diferencia.

Pasaron meses antes de que volviera a caminar, pero el apoyo de su familia y quienes siempre estuvieron a su lado, se convirtió en alimento espiritual que la hizo levantarse tras sanar de sus lesiones. Sí, era Cecilia, pero mucho más fuerte.

«Mi vida se detuvo por un tiempo, entré en trauma; estaba discutiéndome entre la vida y la muerte», recordó Eguía esos diez meses cuando luego de múltiples sesiones de terapia intensiva, pudo valerse por sí misma en una silla de ruedas para volver a conquistar la movilidad y libre desplazamiento.

Allá en Playas de Rosarito

Su participación ligada a los medios continuó, hasta que se dio la oportunidad para integrarse en coordinadora de cultura en Playas de Rosarito, esto durante la administración de Hugo Torres Chabert, uno de los forjadores del entonces naciente municipio. También, por cierto, fue ejecutiva de ventas y maestra de ceremonias en el ya desaparecido «Oasis», hasta anfitriona en Real del Mar.

La entrada al periodismo de espectáculos

«Así estaban las cosas, hasta que en una ocasión mi mamá me dijo fíjate que es el cumpleaños de Lourdes Maldonado -periodista-, allá en El Rodeo -restaurante- le van a celebrar, vamos», dijo emocionada Cecilia al describir que una vez ahí, notó que había muchos comunicadores saludando con felicidad a Paty, algo que le emocionó y llenó de orgullo.

Ya en la fiesta se acercó a platicar con el fotógrafo de sociales, Melchor Portillo a quien le encargó saludar a Norma Aguirre, que cubría la fuente de espectáculos en el diario El Sol de Tijuana, pero le respondió que ya no estaba, pues se había ido al programa «Ventaneando», por tanto le expresó «por qué no vas, hablas con Arturo González -director del periódico de la OEM- y a lo mejor te da la oportunidad de trabajar ahí».

«Al día siguiente ya era parte del equipo de El Sol de Tijuana, esto en el 2002 y duré un buen rato», dijo con firmeza Cecilia, quien se destacó durante años como un referente en cuanto a la cobertura de los espectáculos y los temas culturales, algo que le permitió entrevistar a importantes figuras como el empresario Carlos Slim, la cantante española Rocío Durcal, al escritor Carlos Monsivais y al comediante Teo González, entre otras tantas personalidades.

«El Sol de Tijuana fue un parteaguas, ahí me foguié, aprendí y disfruté mucho, hasta que llegó el recorte de personal».

Cecilia cuenta que acudía a los eventos con cámara en mano, grabadora y cuaderno para los apuntes, todo lo necesario para lanzar preguntar, observar el ambiente y así dar paso la redacción de sus notas que se convirtieron en atractivas planas para sus lectores.

«Siempre procuré destacar lo valioso de cada artista, siendo responsable y respetuosa, pero a su vez crítica y objetiva de sus obras, aportaciones y desenvolvimiento en el escenario».

Momento político

Su recorrido en el mundo de la prensa entró en reposo, pues se le ofreció la oportunidad en 2016 de convertirse en candidata a una diputación local por el partido Peninsular de las Californias.

Ya en plena campaña por las calles del Décimo Distrito Electoral, vio la otra cara de Tijuana, un rostro adverso que evidenciaba las carencias, desigualdades e injusticias en las que sobrevivía un amplio sector de la población y fue ahí en donde se percató del peso social que puede llegar a tener el ejercicio periodístico, el llamado «cuarto poder«.

«Casi casi me convierto en gestora social y periodista del pueblo desde entonces», dijo Cecilia, pues desde ese momento la gente la empezó a ver como alguien que pudiese abogar o interceder por una o muchas personas.

La denuncia ciudadana a través del teléfono

Una vez concluido el fervor político, el también comunicador, Jorge Camacho, fundador y director del medio informativo digital «Blanco y Negro Noticias«, la invitó a ser parte de su equipo, pero ya no sería en las fuentes de espectáculos, ni cultura, sino en la llamada fuente general, en particular aquello que fuese un reclamo o denuncia por parte de la población.

«Empecé a entrevistar a la gente que no tenía voz, que no era escuchada, les decía dame la queja ciudadana e iniciaba la tranmisión en vivo a través de facebook«.

Al principio fue criticada por hacer ese tipo de cobertura, todo en video y en tiempo real, dado el auge de la redes sociales y la facilidad para producir, compartir y consumir contenidos informativos desde un teléfono celular.

«Ya no escribo, soy transmisora en vivo. En Blanco y Negro inicié con las transmisiones en vivo y fui criticada, pero convertí todo esto en un canal televisivo».

Cecilia puede ser considerada la impulsora y pionera de este estilo informativo ciudadano al momento en la entidad, algo que causó asombro al lograr decenas de miles de personas viendo su cobertura.

«Le decía a la gente, deme su queja ciudadana, directo al teléfono mientras se transmitía en vivo su voz e imagen, nunca la mía; luego me iba a la oficina del funcionario señalado o responsable y hacía que respondiera igual, así que me convertí en portavoz y como alguien me dijo, una «tabla de salvación», pues fue de esta manera que muchos problemas se solucionaron».

La Nueva Era

Llegó el 2021 y terminó su ciclo en Blanco y Negro, pero el reconocimiento hacia ella prevalece, más ahora con un compromiso muy sólido hacia la construcción de un escenario de armonía y solidaridad en el gremio al asumir el cargo honorario como delegada de «La Nueva Era«, una organización de alcance nacional que agrupa, cobija y representa a comunicadores y periodistas independientes, buscando así el establecer mecanismos de seguridad y acompañamiento en su labor.

Cecilia Eguía, quien además encabeza un espacio informativo digital, «La nueva Tijuana, la voz de la ciudadanía«, reconoce que es bastante complicado lograr la unidad entre todas las personas que hacen periodismo en la región, pero igual sabe con esperanza de que no es imposible.

«Todos nos conocemos, somos compañeros, nos cruzamos en eventos, no debe haber enemistad, pero me encantaría que todos fuéramos uno solo, llevarnos bien, respetarnos y apoyarnos».

La noticia eres tú

«Me motiva la gente para empujar la formación de un bloque de unidad, pues me debo a la gente que me sigue y confía en mi, por eso siempre digo, la voz de la ciudadanía eres tú, yo solo soy una portadora, humilde trabajadora del pueblo, tú eres la que va a dar la noticia».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here