El periodismo debe ejercerse con ética dentro y fuera de las redes sociales

Comunicadores de Tijuana analizan el impacto de las redes sociales en el periodismo

174

El uso creciente de facebook, twitter, youtube y hasta tik tok, no solo ha democratizado el acceso y flujo informativo en los que participan cada vez más personas de manera masiva o segmentada, con el riesgo de caer en el juego de las noticias falsas y con ello el perderse en el engaño, siendo victimas de la especulación, el amarillismo, sensacionalismo y siniestras intencionalidades anónimas.

Es aquí en donde el trabajo responsable y ético de quienes ejercen el periodismo resurge para combatir la desinformación que pulula como resultado de la flexibilidad, facilidad, apertura y gratuidad de las plataformas interactivas inclinadas por mucho o de manera parcial y eventual hacia el entretenimiento, morbo y temor.

Ante eso, fue que la agrupación Red Impuso llevó a cabo el pasado 2 de octubre el conversatorio denominado «El impacto de las redes sociales en el periodismo y la comunicación», siendo el histórico cine Bujazán de Tijuana, Baja California, el espacio en el que los comunicadores Pedro López Solis (Cuarto Poder, PSN), Odilón García (Diario Tijuana) y Elizabeth Pinedo (Micrófono Abierto, PSN) expusieron sus puntos de vista en torno a la temática planteada.

De manera inicial, Pinedo resaltó la importancia del proceso de la comunicación, algo que si bien parece simple en su implementación, su variabilidad funcional puede no siempre llevar a buen término la transmisión de la noticia, esto debido a los distractores, interferencia o ruido que pueden desviar la atención de las audiencias, más cuando es a través de las redes sociales. Sin embargo, una ventaja indiscutible de estas, es la posibilidad tecnológica de la interacción mediante cualquier dispositivo conectacto a la internet.

Por su parte Odilón García dijo que el buen uso de la narrativa responsable, sustentada en hechos sólidos y demostrables, es como se puede hacer un frente a la tergiversación de las realidades, algo que ha tenido una expansión sostenida dada la posibilidad para que la gente se conecte a la red y desde ahí se sienta con la libertad no solo de compartir lo que se ve, sino publicar lo que considere interesante o importante, aunque puediese estar lejos de la verdad, dando paso a la propagación o viralización de contenidos de nula o baja calidad.

«No solo es comunicar, sino discernir, por tanto debemos diferenciarnos de aquellos que no dicen la verdad, que carecen de fuentes, de ahí el fenómeno mundial de la desinformación», mencionó el periodista al referirse a las personas que en cualquier parte del planeta pretenden ser generadores de noticias, sin ética, vocación, formación o verdadero compromiso social.

López Solis al respecto mencionó que no todos quienes dicen ser periodistas lo son, por tanto advirtió que debe tenerse cuidado, pues detrás de alguien o algo que simula ejercer este oficio y profesión, puede haber una mala intención, pero no es la regla, sino la excepción.

«No todos son periodistas, ¡cuidado!, pues el periodismo es cosa seria y profunda; se trata de una evolución al pasar de la prensa escrita a los medios electrónicos y de ahí a las redes sociales, no es, ni debe ser algo improvisado», expresó el también conductor y escritor al puntualizar que no debe soltarse a la ligera el micrófono a cualquier persona.

Los tres participantes coincidieron en que la virtualización de los productos comunicativos, en uno o varios de sus géneros (entrevista, crónica, reseña, reportaje y otros), han permitido de manera gradual combatir el oscurantismo de la censura y autocensura, sin embargo es indispensable el que se exploren otras posibilidades tecnológicas, estratégicas, estructurales y formatos para generar y difundir contenidos periodísticos a la mayor altura posible de las circunstancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here