¿Qué pasó con las abejas de la UPN Tijuana?

Por ahora no se sabe en qué condiciones están las abejas, ni el resto de los animales silvestres, pero sin duda hay un deterioro irreversible en el predio quitado a la UPN Tijuana

0
476

Las abejas y VIDABAC

Por varias decenas de cientos puede calcularse la población de abejas que fue aislada en el predio adjunto a la UPN Tijuana, luego que a finales de marzo de 2021 la empresa VIDABAC cercó dicho espacio como resultado de la pritvatización vía permuta promovida por el exgobernador Francisco Vega de Lamadrid (PAN) en 2015 a través del Congreso de Baja California.

«Ahí quedaron varios cajones con miles de abejas y al menos antes de que cercaran, alcanzamos a revisar las condiciones en que estaban, pero ahora no sabemos, dado que no podemos entrar», expresó Efraín Chaparro uno de los docentes universitarios encargados del cuidado de estos insectos himenópteros.

La adaptación del apiario o colmenar inició en 2014 como parte de una materia enfocada a la cultura ambiental y que es parte de la formación del estudiantado que aspira a ser parte esencial en la vida de niñas, niños y adolescentes a través de la enseñanza frente a grupo.

«Se trata de un trabajo colaborativo mediante el que formamos una generaciones de maestros y maestros comprometidas no solo con la comunidad, sino el medio ambiente y todo a través de la preservación de las abejas, seres indispensables en el equilibrio del planeta», agregó el profesor egresado de la UPN y que desde hace años es integrante activo de la institución.

Un golpe comercial y político a la naturaleza

En el terreno de 10,000.00 metros cuadrados también quedaron atrapados muchos árboles frutales, así como una palapa que era parte de las prácticas escolares y de esparcimiento.

«Los estudiantes plantaron nopales, manzanos y perales, además construyeron una palapa con troncos traídos del arroyo Alamar, pero fue destruida al colocarse la malla metálica para dividir el predio e impedir el acceso a ese lugar», señaló Efraín Chaparro.

De acuerdo a la Maestra de Educación Ambiental, Linda Martínez Peralta, en el sitio se encuentra un humedal, algo que lo convierte a su vez en un refugio para animales silvestres nativos y aves migratorias, como lo es el pato canadiense, dado que en temporada de lluvias ahí se forma una laguna.

«No solo es un atentado a la UPN sino en general a la comunidad, pues es parte del patrimonio de la biodiversidad tijuanense, sin embargo ahora está en riesgo total la sobrevivencia de ese espacio natural. Nos habituamos mucho al cemento, las construcciones y dejamos menos espacio para la naturaleza», subrayó la docente.

Celina García Montoya, una de las profesora dela UPN y que es parte del equipo que impulsa la apicultura, mencionó que hasta antes de este conflicto legal se había avanzado en planes para llegar a tener ahí un huerto, mediante el cual se generarían algunas verduras que se podrían utilizar en la cocina universitaria, así como se ha hecho con la miel obtenida con los panales.

Un futuro incierto

«Necesitamos que los jóvenes tengan conexión con la naturaleza, pues serán educadores y es indispensable que reproduzcan sus conocimientos, pero ¿cómo transmitirán a sus alumnos la importancia de esta conexión si ya se están perdiendo las áreas verdes en la ciudad?, advirtió Chaparro.

Manifestó asimismo que será un error el que ahí se edifique algo que atente la paz y tranquilidad, pues desde hace mucho tiempo ya convivían y aprendían en ese sitio las aspirantes a una licenciatura o posgrado en el campo de la educación.

«Es un lugar que utilizan para sentir paz y descansar. Necesitamos que más jóvenes tengan conexión con la naturaleza, pero hay una voracidad por construir por todas partes».

En ese sentido, el académico expresó que «el valor económico es poco, en comparación al valor ambiental, pues la biodiversidad es incalculable», esto con referencia al interés comercial que hay por parte de la empresa VIDABAC al reclamar la propiedad permutada con el aval de la XXI Legislatura el 19 de febrero de 2015 a iniciativa de Vega de Lamadrid para dar paso a la instalación CRIT – Teletón ese mismo año cerca de la Central Camionera, algo que a su vez impulsó la expresidenta del DIF, Brenda Ruacho de Vega.

Por ahora no se sabe en qué condiciones están las abejas, ni el resto de los animales silvestres, pero sin duda hay un deterioro irreversible desde que se colocó la cerca y la muestra está en el daño ocasionado a los árboles y plantas ante la falta del cuidado constante que la comunidad de la Universidad Pedagógica Nacional brindaba.

Cabe precisar que el terreno estaba clasificado para uso exclusivo como zona escolar de carácter público y en 2014, la UPN había solicitado la entrega definitiva de este para la construcción de un centro de investigción educativa y preservar así el ecosistema, además del apiario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí