¿Por qué es importante educar y hablar acerca de sexualidad desde la niñez?

Las personas adultas en familias, escuelas y sociedad tenemos un papel fundamental para erradicar mitos alrededor de la sexualidad y para fomentar la educación sexual integral de la niñez y adolescencia, de la que todas y todos somos responsables.

218

¿Alguna vez has pensado cómo enseñar a una niña o niño a caminar de manera autónoma por las calles de tu comunidad?, ¿cómo enseñarles a conocer los nombres de símbolos y calles?, ¿cómo hacer que identifiquen los caminos seguros y los que no lo son?, ¿cuáles son las precauciones que deben atender y qué riesgos deben evitar? Lo mismo sucede con la sexualidad, las personas adultas debemos guiarles y ofrecerles la información adecuada conforme a su desarrollo evolutivo y cognoscitivo; lo que, además de ser un derecho humano de niñas, niños y adolescentes, es también una herramienta para la prevención de enfermedades, embarazos no planeados,  abuso sexual y discriminación por orientación sexual.

Las personas adultas debemos comprender que niñas, niños y adolescentes tendrán que tomar algún día decisiones cruciales sobre su salud sexual y reproductiva. En este sentido, las investigaciones revelan que la mayoría de las y los adolescentes carecen de los conocimientos necesarios para tomar estas decisiones de manera responsable, por lo que son vulnerables a la coacción, las infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

  • Datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición ENSANUT (2018-19) señalan que, entre las y los adolescentes mexicanos de 12 a 19 años de edad, uno de cada cuatro hombres y una de cada cinco mujeres ya iniciaron su vida sexual.
  • Cada día ocurren mil nacimientos de madres menores de 19 años en el país; y nacen cerca de doce mil anualmente, de madres menores de 14 años.
  • De acuerdo con estimaciones empleando las estadísticas vitales, en 2020 la mayoría de los nacimientos en menores de 15 años ocurren entre las adolescentes de 14 años (84.9%), seguido por las niñas de 13 años, donde ocurre 13.2 por ciento de los nacimientos.
  • El embarazo y el matrimonio es la tercera causa de deserción escolar en el nivel medio superior, al que solamente llega 70 por ciento de adolescentes.

La niñez y adolescencia son etapas fundamentales en la que muchas personas sientan las bases de lo que será su propia trayectoria de vida, en la que se define una vocación que les permita realizar sus sueños y las aspiraciones para el presente y el futuro, de allí la importancia que las personas adultas proporcionemos la información adecuada para que ellas y ellos puedan tomar sus propias decisiones acerca de la sexualidad de una manera informada y segura.

Bajo este panorama, te ofrecemos algunas orientaciones a preguntas básicas que las personas adultas debemos conocer acerca de la sexualidad y cómo abordar el tema para evitar mitos y estar bien informados sobre el tema.

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es una dimensión central del ser humano que está presente en todas las etapas de la vida incluyendo la primera infancia y la niñez; sin embargo, es durante la adolescencia y la juventud en la que se toman decisiones importantes al respecto.

¿Qué es la educación integral en sexualidad?

Es un proceso educativo basado en los derechos humanos y con perspectiva de género que integra aspectos cognitivos, psicológicos, físicos y sociales de la sexualidad en la que se proporciona información científicamente adecuada al desarrollo evolutivo y cognoscitivo de cada persona.

Su objetivo es proveer a niñas, niños, adolescentes y jóvenes de conocimientos, habilidades, actitudes y valores que les empoderen para cuidar su salud, bienestar y dignidad; entablar relaciones sociales y sexuales basadas en el respeto; analizar cómo sus decisiones afectan su propio bienestar y el de otras personas y comprender cómo proteger sus derechos a lo largo de su vida.

¿Quiénes somos responsables de esta educación?

Las personas adultas en las familias, docentes y autoridades a nivel federal, estatal y municipal debemos garantizar los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes conforme lo descrito en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que refiere en el Derecho a la Protección de la Salud y a la Seguridad Social que se debe desarrollar: atención sanitaria preventiva; así como orientación a quienes ejerzan la patria potestad, tutela o guarda y custodia de niñas, niños y adolescentes en materia de salud sexual y reproductiva.

Asimismo, el Derecho a la Educación señala que se debe promover la educación integral en sexualidad conforme a su edad, desarrollo evolutivo, cognoscitivo y madurez de las niñas, niños y adolescentes que le permitan ejercer de manera informada y responsable sus derechos.

¿Qué ideas debemos evitar respecto a la educación integral en sexualidad?

Las personas adultas podemos guiar a la niñez y adolescencia a resolver sus inquietudes acerca de la sexualidad con respuestas adecuadas a la edad y desarrollo cognitivo para evitar que sean presa de la desinformación y mitos que les pueden generar prejuicios y estereotipos como son:

  • La educación integral en sexualidad no sólo es hablar de sexo, ni debe ser un tabú que sólo se habla en la intimidad de cada familia o incluso en ocasiones no se habla de ello.
  • Esta educación no interfiere con los valores y educación que cada familia proporciona a sus hijas e hijos, no vulnera su inocencia, ni estimula la iniciación sexual temprana.
  • Dar información sobre métodos anticonceptivos a las y los adolescentes, no es fomentar que los usen. Las niñas, niños y adolescentes informados sobre educación integral en sexualidad no son cada vez más precoces y sexualmente irresponsables.
  • Creer que la educación integralen sexualidad no es prioritaria en la currícula educativa contribuye de manera negativa al desempeño de las y los estudiantes.
  • Creer que las adolescentes que se embarazan sin planearlo, es porque fueron irresponsables o no se cuidaron.
  • No todas las mujeres que se embarazan finalmente acaban deseando la maternidad y aceptando el embarazo.

Creer en ideas como «a mí nadie me enseñó sobre sexualidad, aprendí sola o solo y me fue bien» legitima discursos que estigmatizan la educación integral en sexualidad y con ello limitan el acceso de niñas, niños y adolescentes a obtener información objetiva y científica para lograr su bienestar, ejercer sus derechos de protección a la salud, educación y desarrollo pleno.

¿Dónde podemos obtener más información?

•           “¡Yo decido! Mi futuro”

Un cuadernillo diseñado por el Consejo Nacional de Población #CONAPO que ofrece información sobre el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos; la prevención de embarazos no planeados; el uso de anticonceptivos; la prevención de la violencia de género y el consumo de sustancias adictivas. Enlace: http://ow.ly/NKWJ50DpBTM

•           “La Regla de Kiko”

Una guía del Consejo de Europa con recomendaciones para prevenir el abuso sexual infantil. Enlace: https://goo.gl/nxqHtJ

•           Plataforma Digital ¿Cómo le hago?

Una página donde adolescentes y jóvenes pueden encontrar información sobre sexualidad de una manera sencilla. Aquí podrás aprender distintas maneras de prevenir un embarazo no planeado; así como sobre infecciones de transmisión sexual. Enlace: https://comolehago.org/

•           Línea telefónica #Planificatel #YoDecido.

Obtén información sobre: prevención de embarazos no planeados, prevención de Infecciones de Transmisión Sexual y uso de métodos anticonceptivos de una forma amigable. Acércate a los #ServiciosAmigables a través del teléfono: 800 624 64 64

•           Micrositio de la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo en Adolescentes #ENAPEA

En este sitio digital encontrarás información de relevancia para fortalecer los conocimientos de las y los jóvenes sobre sus derechos sexuales y reproductivos y contribuir a la prevención del embarazo en adolescentes. Enlace: http://ow.ly/haWS50BZ0hp

Las personas adultas en las familias, las escuelas y la sociedad tenemos un papel fundamental para erradicar ideas erróneas y mitos alrededor de la sexualidad; así como fomentar la educación integral en sexualidad de la niñez y adolescencia. El respeto a los derechos de las demás personas, la igualdad de los géneros, la resolución pacífica de los conflictos, el respeto a la diversidad y la inclusión también forman parte de esta educación de la que todas y todos somos responsables. Además #EsSuDerecho

Fuentes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here