Llegó el momento de subir el cerro Colorado de Tijuana

Antes de su “privatización” y mientras se permita el libre ascenso

2353

Al igual que cada año y desde hace más de medio siglo, llegó el momento de subir el cerro Colorado de Tijuana, esto como parte de la tradicional peregrinación encabezada por el Seminario Diocesano en el marco del Día de la Santa Cruz.

¿Cuándo?

Será el domingo 5 de mayo cuando en punto de las 7:00 horas inicie la caminata y ascenso hasta la cumbre ahora atiborrada de antenas de telecomunicaciones, cuya instalación detonó la pérdida de un ecosistema único, solo conocido por quienes todavía en los ochenta allá en lo alto estuvieron.

Mientras se permita

Los andantes y después senderistas partirán desde las instalaciones del Seminario Menor ubicadas en la calle Seminario #20 de la colonia Cerro Colorado a unas cuadras del bulevar Insurgentes y cualquier persona afín a la Iglesia Católica o solo con deseo de vivir algo diferente podrá sumarse, pues por ahora no hay restricción alguna, esto ante el intento gubernamental local y de intereses de índole empresarial por privatizar y comercializar el coloso tijuanense con fines “turísticos”.

El reto personal

Son poco más de 500 metros hacia el cielo los que separan la mancha urbana y la aventura religiosa, ideológica o social, pero en su recorrido persiste la oportunidad de reconquistar un momento íntimo, silencioso a la reflexión a manera de reto personal en todas sus formas.

Para las personas creyentes en algo, esta experiencia única va más allá de los dogmas cristianos, pues se convierte en una proeza individual y ya será decisión de cada mujer u hombre el llegar a los montículos de los que antes se asomaban pequeñas cruces blancas a recitar algunas oraciones como parte del Rosario, pues la idea es dar cada paso y dejar atrás toda carga que altere el lado positivo de la existencia para poder así alcanzar a percibir la grandeza de la vida a pesar del agotamiento, el clima y lo difícil de esa prueba voluntaria con la naturaleza o la divinidad.

Una hora o dos podría ser el tiempo que se requiere para llegar hasta arriba y se podrá arrancar el recorrido al momento que se decida, pero antes de que a media mañana se lleve a cabo la celebración eucarística (misa) con vista panorámica, justo al pie de la enorme cruz visible desde lejos.

Modernización Vs. Paisaje y fraternidad

Dado que ya no es posible quedarse arriba, bastará con respirar, tomar alguna fotografías y descender, pues con la “modernización” se perdió la oportunidad de tener un día de campo como fue posible por generaciones, momentos aquellos cuando había una relación simbiótica entre el paisaje y la fraternidad familiar desde la mañana, hasta el atardecer, ahora inexistente, no hay espacio entre los muros y cableado que dominan la meseta.

La kermesse

Si subir es algo inolvidable, el bajar será majestuoso. Habiendo completado el trayecto circular, la fiesta continuará, ahora en a través de la kermesse de la Santa Cruz para apoyar las vocaciones, allá con los seminaristas.

Desde las 9:00 am y hasta las 7:00 pm, bajo la conducción de Bibi Uribe, diversos grupos artísticos como Despliegue Norteño, Banda San José, La Tuna Real de Tecate y Fantasylandia ambientarán con su música, mientras los sabores y aromas atraerán a los comensales hacia los puestos de antojitos mexicanos.

La invitación es abierta y será este primer domingo de mayo, antes de que llegue a cumplirse el proyecto de comercialización con fines “turísticos” del lugar más alto de Tijuana, el cerro Colorado.