Cañón Rosarito, una experiencia que sorprende y conecta con la naturaleza

Ranchos, balnearios, quesos, verduras y tranquilidad

645

Baja California es una entidad que siempre sorprende, pues sus costas, valles, desiertos, montañas y hasta sus zonas boscosas, allá en donde se pueden ver muy de cerca las estrellas a través del observatorio de San Pedro Mártir, son tan solo una parte de las maravillas naturales de esta región, muy al noroeste de México.

Es justo en Playas de Rosarito, el municipio costeño cuyo atractivo parecía ser solo sus agradables aguas del oceáno Pacífico, así como la zona hotelera y deliciosa oferta gastronómica que llama a los llamados springbreakers de Estados Unidos, además de visitantes y turistas de otras partes del mundo.

A corta distancia del histórico Hotel Rosarito Beach se encuentra el camino para entrar a la mejor aventura, el Cañón Rosarito, un sitio mágico a lo largo de 12 kilómetros en donde el arroyo, su flora y fauna, se fusionan para dar paso a momentos de tranquilidad y relajación, ideal para el senderismo.

Se trata de una ruta ecoturística compuesta por decenas de ranchos, de los cuales 10 están abiertos al público, pero suficientes para disfrutar de sus quesos, verduras, frutas, jaleas, panes y otros deliciosos productos artesanales.

La primera parada es en el rancho Los Carrizos, cuyas hortalizas harán volver cada fin de semana para llevar a casa, buenos tomates, elotes, calabazas, chiles y cilantro.

Más adelante, al conducir por el emociante y accesible camino de terracería, se llegará al rancho Cuatro Milpas, un sitio ideal para realizar bodas y otros festejos mientras se acompaña de los sonidos campiranos.

Ahora bien, si se tiene en mente refrescarse en la piscina, debe visitarse El Gran Cañón, un balneario con ambiente familiar, con bastante espacio para hacer carne asada y por qué no, quedarse a acampar.

Pero si lo que se busca es ver puercos, vacas, gallinas, gansos, borregos y hasta un burro, entonces habrá que ir más adelante hasta el rancho San José de los Aros, pues seguro quien vaya se llevará queso y mermelada de chabacano, zarzamora, fresa o guayaba.

En el Rancho San Patricio, no solo queso estilo Oaxaca se podrá encontrar, sino de tipo gormet, ideales para el maridaje con un buen vino del Valle de Guadalupe.

Si de caballos se trata, entonces en rancho Las Águilas será posible verlos y hasta montarlos, pues ahí además de contar con escuela de monta, cabalgatas temáticas y área de campamento, se tiene el servicio de equinoterapia.

Rincón Tropical es una joya en el Cañón Rosarito, dado que además de alberca y jacuzzi, tiene habitaciones, bar y restaurante, así como un pequeño zoológico.

Sin duda, no será suficiente un día para vivir al máximo la visita, por lo que animará a volver y quedarse, desconectándose así del ritmo acelerado de las ciudades por el trabajo y las tareas cotidianas de cualquier persona.

Facebook: https://www.facebook.com/canonrosaritoac

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí