Pandemia deja lecciones para combatir el cambio climático

La acción colectiva, solidaria y fraternal puede ser determinante para detener la “viralización”

0
0

La actual pandemia de coronavirus está dejando lecciones importantes en materia de economía, al orillarnos a comprar lo que es esencial y evitar el hiperconsumo en que estábamos inmersos, por lo que una vez superada esta contingencia deberíamos aplicar esta sabiduría colectiva para combatir el cambio climático.

Así lo consideró en entrevista el ingeniero José Carmelo Zavala Álvarez, titular de la Subsecretaría de Desarrollo Sustentable (SDS) del Estado, recordando que el virus lamentablemente ya ha cobrado la vida de miles de personas en el mundo, pero la contaminación del aire mata a millones, por lo que también requiere de un combate frontal.

Explicó que quizá lo único positivo de esta pandemia es que en las ciudades más afectadas está posibilitando una notable mejora en la calidad del aire y la sociedad ha aprendido que sí está en ella reducir la contaminación y, segundo, que podría unir a la población mundial en contra de una amenaza global, lo que da esperanzas de poder combatir el cambio climático.

Remarcó que es tiempo de tener fe en que gobiernos y sociedad podrán juntos enfrentar esta contingencia del coronavirus con sabiduría colectiva, haciendo a un lado los egoísmos y con una visión de largo plazo, pero una vez superada esta crisis, seguirán allí los retos ambientales, que son amenazas más firmes, de otra magnitud en su seriedad e impacto.

“El virus es una amenaza que apareció de manera fortuita y, si todo sale bien, será algo temporal; por el contrario, el cambio climático, la contaminación del aire y la destrucción de la biodiversidad son amenazas permanentes y para enfrentar estos otros retos no ha existido la misma voluntad política que se ha tenido para enfrentar la contingencia actual”, opinó.

La contaminación del aire, añadió Zavala Álvarez, es responsable de millones de muertes en el mundo, por lo que es injustificable que no haya la misma determinación en los gobiernos para enfrentarla como ahora se está enfrentando el coronavirus, esperemos que todos los gobiernos y la sociedad muestren más voluntad política contra el cambio climático.

“La pandemia está causando una desaceleración en la economía, lo cual es un defecto, pero nos está dejando un aprendizaje importante, porque es una desaceleración selectiva en la que estamos dejando de comprar cosas no esenciales, algo contrario al hiperconsumo en el que estábamos tan inmersos y acostumbrados”, opinó el subsecretario.

Si logramos salirnos de nuestra zona de confort, si podemos ser una sociedad y gobiernos que se atrevan a definir sus actividades “no esenciales” y distingan qué deben conservar, seremos una sociedad valiente, que despierta y hace valer el interés colectivo, donde la solidaridad y fraternidad vencen al individualismo y donde no caben conductas mezquinas.

“El riesgo de detener el crecimiento económico ha frenado la aplicación de serias medidas contra el cambio climático y, sin embargo, las actividades económicas se subsidian con recursos naturales, sin hacer la cuenta completa, sin considerar los costos del deterioro del capital natural, es una inercia difícil de romper, pero el reto es desacoplar crecimiento económico y contaminación”, explicó.

El aprendizaje que nos está dejando la actual pandemia, agregó el funcionario estatal, deberemos aplicarlo después para lograr un desarrollo sustentable y superar los retos pendientes, con la certeza de que descarbonizar la economía, desacoplar crecimiento económico y contaminación, sí son cosas posibles cuando hay voluntad política.

Añadió que el aprendizaje de las duras lecciones que está dejando el virus ayudará a una mejor reflexión y construcción del futuro posible, porque el reto del cambio climático aún no lo enfrentamos con éxito, la pérdida de la biodiversidad sigue sin detenerse y la calidad del aire daña a la salud pública sin que las medidas tomadas tengan éxito suficiente.

“Del virus saldremos fortalecidos, con esperanza para enfrentar el cambio climático, un reto de supervivencia humana, saldremos crecidos para descarbonizar la economía y que la contaminación del aire no siga matando millones de personas; para respetar la biodiversidad, la vida silvestre y vivir de la renta del capital natural, no acabárnoslo”, vaticinó.

Este coronavirus, complementó José Carmelo Zavala, nos enseña que la acción colectiva, solidaria y fraternal puede ser determinante para detener la “viralización” y que la sociedad unida sí puede, que sólo así hay un futuro posible, por lo que exhorto a que las empresas que no han tomado medidas preventivas y solidarias, asuman un rol más activo en el tema.

“Las empresas comprometidas con su entorno, con el ecosistema, son las que construyen futuro y desarrollo sostenible; la producción y distribución de bienestar, es la más sublime y también básica definición de la actividad económica”, dijo el titular de la SDS, una dependencia que es parte de la Secretaría de Economía Sustentable y Turismo del Estado.

Recalcó que además de los efectos en salud y economía, otra arista menos discutida es el impacto ambiental donde, por un lado, el tan cuestionado “un solo uso” de los productos desechables dejó de importar cuando se demanda mayor producción de «cubrebocas» y ropa de hospital, por ejemplo y, por otro lado, se disminuyó la contaminación atmosférica.

“Reducir la movilidad y el paro de actividades ´no esenciales´ ha traído como consecuencia un 25% menos de Dióxido de Carbono (CO2) en China, son 200 millones de toneladas que significan el 6% mundial; además cayeron las emisiones de Dióxido de Nitrógeno en Europa y se ha paralizado el comercio de animales silvestres, buena parte ilegal, por la sospecha de origen del virus”, finalizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here