Huyen migrantes de la violencia en sus lugares de origen

También de la pobreza y el desempleo

0
157

Recibe noticia de familiar acribillado por la Mara Salvatrucha

Mientras un grupo de personas protestaba en contra de  los migrantes que llegaron de Centroamérica en caravana, sin tener un conocimiento pleno de la difícil situación a la que se están enfrentando estas familias, a unos metros de la Unidad Deportiva Benito Juárez, en donde se encuentran hospedados los migrantes,  al interior, una mujer joven procedente de Honduras, soltó en llanto tras recibir la noticia de que su hermano acababa de ser asesinado presuntamente por la Mara Salvatrucha.

Tanto ella como su hija, se encontraban incontrolables, al abordarlas no dijeron palabra alguna, solo mostraron el celular en donde les acababa llegar un mensaje con la lamentable noticia.

Mataron a su esposo y pretendían violar a su hija

Una mujer que se acercó a ella para consolarla, quien también procedía del mismo lugar, lucía un tanto angustiada, y en su caso, refirió que un grupo de delincuentes asesinó a su esposo y partió hacia esta frontera, porque éstos pretendían violar a su hija.

“Con esto no podía quedarme en Honduras, la situación era muy complicada, no me iba a quedar allá para que los sujetos que mataron a mi esposo, violaran a mi hija, ya la tenían, Dios me dio fuerza para quitárselas y tan pronto como pude, me vine, quiero proteger a mi hija de todo esto, quiero una mejor vida para ella”, manifestó.

Le cobraban piso

Jacquelín Gutiérrez, de tan sólo 20 años de edad, señaló que tomó la decisión de partir de Honduras, debido a que su negocio era insostenible, ya que grupos criminales  cobraban piso, y eran constantemente amenazados de que si nos les pagaban, los iban a matar a ellos y sus familias.

“Yo no teníamos vida, vivíamos con mucho temor, pues constantemente éramos acechados por los delincuentes y temiendo que el día que se les antojara simplemente nos mataran, decimos abandonar nuestras casas”, planteó.

 Otra de las mujeres que se encontraban en cerca, indicó que además de la violencia huyeron de su país porque no hay empleo, los pocos puestos son ocupados por “ recomendados”.

“Hay mucho desempleo, casi no hay lugares en donde uno pueda emplearse, los pocos puestos son para gente de dinero con influencias, y también hay mucha gente robando”, comentó.

A pesar de la vida complicada a la que se han tenido que enfrentar estas personas, aun su viacrucis sigue, dado que su presencia a desencadenado comportamientos xenofóbicos por un grupo de personas de Tijuana, mas no del grueso de la población.

 Mientras tanto estas personas, entre las que hay cientos de niños, sufren las inclemencias del tiempo al dormir a la intemperie, no tienen comida suficiente, ni agua, ni ropa de invierno, ni suficientes cobijas, siendo la ayuda del gobierno muy precaria, lo que evidencia que requieren urgentemente del  apoyo de la comunidad tijuanense.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here