Brasil recibe a los primeros refugiados centroamericanos

Será bajo un programa regional de reasentamiento

0
74
Agencias de la ONU reciben a los refugiados reasentados en Río Grande del Sur. © Matheus Kiesling/ASAV

Un grupo de 11 personas refugiadas de El Salvador y Honduras llegaron a Brasil el jueves (30 de mayo), en el primer traslado bajo el Programa de Reasentamiento Financiado por el Estado para las personas que huyen de la persecución y el peligro en el Norte de Centroamérica.

Con la llegada de estos refugiados, en un vuelo desde Costa Rica, Brasil está brindando un apoyo muy necesario al Mecanismo de Protección en Tránsito (PTA).

Lanzado en 2016, este innovador programa para salvar vidas tiene como objetivo brindar acceso legal y seguro a la protección y las soluciones permanentes para las personas que enfrentan amenazas inminentes en su país de origen, incluso antes de que se vean obligadas a emprender un viaje peligroso para buscar seguridad.

El grupo incluye dos familias de El Salvador y una de Honduras, identificadas por nuestros socios porque enfrentan riesgos que amenazan sus vidas. Después del tránsito a través de Costa Rica, fueron recibidas por funcionarios locales, personal de la ONU y otros miembros de la comunidad al llegar al aeropuerto Salgado Filho en la ciudad de Porto Alegre, en el Sur de Brasil.

Desde el lanzamiento del programa de la PTA, más de 383 refugiados del Norte de Centroamérica han sido reasentados en los Estados Unidos de América, Australia, Canadá y Uruguay.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han estado brindando apoyo para ejecutar la iniciativa de protección regional.

La iniciativa es parte de un plan de acción colectiva más amplio, el MIRPS, adoptado por México y cinco países de América Central, como una aplicación regional del Pacto Mundial sobre Refugiados, que pide un mayor reparto de responsabilidades en las situaciones de refugiados, un énfasis en la autosuficiencia de las personas refugiadas y apoyo a las comunidades de acogida, junto con alianzas más fuertes.

La violencia y la inseguridad en el Norte de Centroamérica han expulsado a casi 600.000 personas de sus hogares en los últimos años. De ellas, 350.000 han buscado asilo en todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here