¿Que una marcha no sirve de nada? Con todo respeto, se equivocan

Un análisis del Maestro y Comunicólogo Feliciano Castro Loya sobre la marcha multitudinaria de estudiantes y docentes de la UABC el pasado 10 de octubre

0
66

La reciente marcha del 10 de octubre nos permitió recuperar parte de la dignidad que perdimos como institución al no actuar con mayor determinación los meses previos. La marcha nos permitió visibilizar aún más el problema, para que toda la comunidad tome conciencia de que 65 mil alumnos de UABC y sus docentes se están viendo afectados directamente con el adeudo de casi mil 600 millones de pesos por parte del gobierno del estado.

Es cierto que debimos haberlo hecho mucho antes, pero no por eso deja ser importante lo que hoy logramos. Hoy marchamos en unidad, con respeto y pacíficamente, cerca de 35 mil personas. Hoy sentamos un precedente porque el actuar de la universidad no se quedó únicamente en las consignas que gritamos con todo nuestro aliento, sino que se procedió legalmente con una denuncia formal que podría lograr que el gobernador sea sometido a un juicio político, algo que sin duda le devolvería realidad a la política, además de que sería una gran lección para futuros gobiernos porque mostraría que a veces sí podemos dejar de ser «el país del no pasa nada» y construir un país en el que haya consecuencias y un real Estado de derecho.

«Pago total a la universidad» y «Kiko ratero, devuelve el dinero», fueron dos de las consignas más repetidas. Estoy contento y satisfecho de haber participado hoy en Mexicali. La universidad mostró músculo y esto sin duda será el principio del fin, el inicio de la solución a un problema causado por el actuar deshonesto de un gobernador que ha encabezado un gobierno irresponsable, corrupto y no digno del esfuerzo que han hecho por décadas los bajacalifornianos para convertir a la UABC en una de las mejores universidades del país.

Este tipo de marchas nos ayudan a ir creando contextos de exigencia y eso es algo que nos conviene a todos.

Sigamos porque, como reza un proverbio chino: «La hora más oscura, es justo antes del amanecer».


Sobre el autor: 

Feliciano Castro Loya fue Presidente del Colegio de Comunicólogos de Baja California del 2017 al 2019; es Asesor de Comunicación Social en Expo Eco Baja, coordinador de Primavera de Libros y Maestro en Universidad Autónoma de Baja California

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here