Nacionalismo Revolucionario I

El autor es analista político

0
151

El Nacionalismo Revolucionario fue concebido originalmente como una vía intermedia para alcanzar el desarrollo en países emergentes, con la finalidad de generar la viabilidad económica necesaria para finalmente transitar hacia el socialismo sobre bases MUY sólidas, hay quien pudiera considerarlo un completo anacronismo actualmente frente a la dialéctica neoliberal pero, más de uno se sorprenderá al saber que comparten en los hechos la misma edad y circunstancia.

El neoliberalismo surge a partir de la debacle del liberalismo como consecuencia de sus mismos excesos y la consecuente caída económica global a partir de la Gran Depresión norteamericana, y, como una respuesta al colectivismo y el surgimiento de diversas formas de socialismo en el mundo, tiene una fecha de nacimiento muy precisa, agosto de 1938.

Con motivo de la presentación del libro The Good Society de Walter Lippman, y a convocatoria del filósofo y académico francés Louis Rougier se reunieron en Paris diversas personalidades del medio de la ciencia social, la economía y la política con tendencia liberal, con la finalidad de desarrollar un programa político, social y económico para hacer frente a las contingencias propias de la devastación que sufría el mercado en esa época y su rescate, las ideas de Keynes y el estado de bienestar social surgido a partir del New Deal rooselvetiano.

No está de más mencionar que por esa época la gran preocupación en Europa y los Estados Unidos también, era el éxito de los planes quinquenales que la Unión Soviética había implementado con la idea de industrializar rápidamente al país y que provocó que este experimento social despuntara en la economía global con tazas de crecimiento inimaginables.

Esa reunión se conocería en la posteridad como Coloquio Lippman y trató sobre la defensa del mercado y del mecanismo de precios como única forma eficiente de organización de la economía, y única garante de la libertad individual y de la democracia moderna, finalmente muy a regañadientes, se admitió la necesidad de implementar un sistema de seguridad social financiado por el estado.

La Segunda Guerra se atravesaría a los planes de esa asamblea y terminaría imponiéndose el keynesianismo a partir del arreglo de Bretton Woods, generando un paradigma que habría de agotarse hasta los años 70s del siglo pasado para abrir paso finalmente a las ideas surgidas del concierto de esa reunión en La Ciudad Luz.

En el hemisferio izquierdo mientras tanto, precisamente en nuestro país, el nacionalista bengalí Manabendra Nath Roy desarrollaría su programa sobre el Nacionalismo Revolucionario, mismo que tendría la oportunidad de discutir ampliamente en el congreso de la Internacional Socialista en Moscú en el año de1920 con el mismo Lenin.

Los cuadros principales del obregonismo fueron muy sensibles a la influencia de las ideas de este oscuro personaje que llegaría a México bajo la égida de Venustiano Carranza y las terminarían por adaptar a su programa político para crear una versión muy conveniente de ese Nacionalismo Revolucionario. La idea de la economía mixta y la rectoría del estado sobre la economía y el mercado proceden de este programa efectivamente, el matiz está, en que el final de la ruta no terminaba en la dictadura del proletariado sino en la Dictadura Perfecta de la que hablaba Mario Vargas Llosa.

Jorge Sierra Rios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here