La libertad conlleva responsabilidad

La autora, Delia Padilla es Licenciada en Comunicación

0
79

Esta mañana cité que la libertad conlleva responsabilidad. Y eso también tiene que ver con la libertad para expresar tu descontento, enojo, ira y clamor de justicia.

En México nos sobran motivos a todos para sentirnos inconformes e iracundos por algo. Hombres y mujeres por igual tenemos miedo. Pero vamos a ser claros. Si en mi libertad de expresión atento contra el bien común, la paz, el orden público y lanzo consignas generalizadas en contra de cierto grupo de la población, eso es violencia. Una libertad de expresión ejercida con violencia. Aunque les incomode. Es así.

¡Aaaah! pero alto. Si me dices violenta es que tú apoyas a los violadores. Si me criticas es que tú eres parte del problema. Te importa más el ángel que las muertas, me llamas la atención por mi forma de expresarme porque quieres desviar la atención de las muertas»

No. Nada de eso. Te digo violenta porque lo fuiste. Y te llamo inmadura porque ahora no quieres aceptar que la regaste y quieres evadir tu responsabilidad queriendo callarme con el argumento de que si te hago ver tu falta soy cómplice de un violador.

¨Pero estoy enojada, sólo así me oyen, nos violan y nos matan y quiero sacar todo este coraje porque nadie me oye. Te importan mas las piedras rayadas que las muertas.

Ya oímos y ya vimos. ¿Y qué fue lo que mostraste mujer ?

Mi poder, mi empoderamiento, ahora si nos tienen miedo, por eso nos critican, porque ya vieron lo que podemos hacer todas juntas. Siempre les tiene miedo a quienes generan cambios. A las que hacemos historia.

Si ya vimos lo que pueden hacer juntas. Describe lo que hicieron. Eso tan histórico.

Salimos a pedir justicia.

Si, ¿pero cómo?

Las muertas, a nadie le importan las muertas. Quieres desviar el tema.

No, te pregunto qué pasó durante esa protesta.

Pues marchamos, pero algunas pintamos edificios, camiones, echamos brillantina, pintamos gente a nuestro paso, dijimos que los hombres van atrás, agredimos a algunos. Les hicimos señas groseras a las mujeres que no nos apoyaron. Aseguramos que todos los policías son cerdos violadores, que México es feminicida. Que nos violan y nos matan. Destruimos estaciones del metro. Y si, les pintamos su mugroso ángel. Y eso qué, se lava. Y estamos más enojadas todavía porque mucha gente no apoyó lo que hicimos.

¿Te refieres a la protesta o a las acciones que acompañaron la protesta? ¿ Si captas que lo que la gente sanciona no es la causa sino el actuar durante la defensa de esa causa? ¿Tu enojo te deja ver esa diferencia marcada ?

Es triste lo que pasa en México. Y sobrarán los argumentos de quienes hacen algo malo so pretexto de causas buenas. La brecha para ser un justiciero social y un delincuente es muy corta. Porque resulta que la mayoría de los que delinquen no lo ven así, se sienten oprimidos por un sistema. A veces sin remordimiento alguno hasta se auto alaban.

¿Qué sigue? Si como sociedad no somos capaces de aceptar que nos equivocamos no el fondo, sino en las formas de actuar cuando se pide justicia, si no se acepta la responsabilidad de nuestros actos, tendremos una convivencia todavía más anárquica, donde el » estoy enojado», justificará todo.

Y esto lo he dicho con las marchas de maestros, saqueo de tiendas, toma de puentes, casetas, robo de combustible, asesinato en general. Todo duele. Todo. Pero pregunto. ¿Entonces se vale que mi enojo me invada y lastime el bien común, lesione los derechos de otros? ¿ Sí ? ¿ Se vale ? Yo creo que no.

Te importa más el ángel que las muertas.

Y tampoco se vale que no se asuma con ovarios algo mal hecho y que para evadir una responsabilidad llames cómplice de violador , indolente, mocho, y otros motes, a quienes te dicen: » la regaste, así no estuvo bien» » te pasaste» » creo que fueron muy lejos» » No debieron actuar así, fue muy violento».

Te importa más el ángel que las muertas.

No, no volteamos a llorar al ángel y le damos la espalda a las víctimas. No, no apoyamos a los violadores al pedirte que lleves tu libertad de expresión con responsabilidad. No es así. Ya no sabemos a dónde voltear sin sentir pena, tristeza.

Eres una cobarde cómplice del sistema.

¿Crees que quien no grita, patalea, raya madres y paredes es un cobarde? No. Se necesitan muchos ovarios para no ser replicador de lo que se critica. Así nomás. Demuestra ese control de impulsos que tanto le falta a los asaltantes sexuales que buscas castigar. Muestra que tus actos son dignos de admiración al luchar por una causa. Entonces te aseguro que tu clamor será más fuerte porque voces, muchas voces se sumarán. Yo no voy a tolerar la impulsividad destructiva de nadie. Ni la mía, para eso voy a terapia.

Ojala y pudieras ver que apoyamos la causa ( que no es tuya, es de todos los mexicanos ) y que me hubiera sumado en una marcha en otro contexto, con otro tono. ¿Ya hay menos violaciones, menos muertas?

Es que la impunidad, este gobierno corrupto.

Tú también quedaste impune. Resulta que no hay carpeta de investigación por los desmanes. Te quisiera ver lavando las paredes. Te quisiera ver barriendo el cochinero que hiciste. Pero no. No lo harás. Sigues enojada con todos. Y eres muy inmadura para aceptar que la regaste. Y si, esa impunidad que criticas ahora te benefició.

Estas enojada lo se. Tienes miedo, lo se. También lo estoy, también lo tengo. Pero esta vez no mujer, amiga, compañera, no te voy a aplaudir. ¿Y sabes? ahora con más ganas seguiré de cerca las obras buenas de otras mujeres y hombres que han sabido hacer de su indignación ante la realidad social algo positivo para los demás en formas más enriquecedoras y que abonan a la paz social. Quizá, sólo quizá, me pueda parecer un poco a ellos. Son rostros femeninos y masculinos que no se ocultan porque saben que hacen algo bueno y lo hacen bien. Necesito aferrarme a la idea de que podemos expresarnos diferente y generar cambios de forma diferente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here