Karla, un poema en Navidad

La columna rota | Voces de la ausencia

0
168

Karla Marisol Valencia Yañez, tenía treinta y cinco años. De aquellas mujeres que tienen la vida resuelta.  Independiente, trabajadora, idealista, altruista, honesta, humana, pero también muy aguerrida. Fue asesinada el 01 de abril de 2016 en la Ciudad de México hasta el momento no hay detenidos, ni siquiera un sospechoso de su atroz crimen. Clara su madre pasará otra vez la Navidad sin ella, sin su risa, su amor su cariño. En la mesa de Clara, hay una silla vacía, un plato que nadie comerá, un brazos esperando el anhelado abrazo de la hija ausente, de la hija a la que simplemente le arrebataron.

Los pensamientos íntegros de una madre que como centenas en este país sigue esperando la verdad.

“Esto es un calvario que todas las que hemos sido víctimas de feminicidio padecemos, de todas a las que nos han arrebatado a una hija, a una madre, a una hermana, y que con todo el dolor y la rabia sacamos fuerzas, para exigir justicia y justicia. Que con las entrañas hechas pedazos y en carne viva, exigimos conocer la verdad de estos asesinatos incomprensibles, tan violentos, llevados a cabo con tanta saña. Es una lucha diaria para que no les den carpetazo. Es entonces que nos convertimos en investigadoras, en coadyuvantes de los Ministerios Públicos. Escuchamos frases como. -Ustedes las víctimas no razonan-.  Es imperante que se analicen exhaustivamente y con prontitud todas las carpetas sin resolver, no solo la de mi hija Karla Marisol, todas. Cada carpeta”.

Poema a Karla, en Navidad.

En la oscuridad de la noche te arrebataron la vida,

No llores mi niña no pienses en nada tan solo vuela,

Abre tus alas y vuela hasta alcanzar el cielo.

No mires atrás, que tu mirada sea firme y clara como

El firmamento.                                                                  

No mires abajo tan solo vuela, vuela alto y rápido

Como la estrella fugaz que cruza el universo

No mires abajo porque verás a tu madre llorar.

Tan solo vuela hasta que tu alma se convierta

En esa luz brillante que opaque al sol con tu mirar

En la oscuridad de la noche te arrebataron tus sueños,

En la oscuridad de la noche te encontraste con Dios.

Tú madre. Carla Evelia Yañez.


Desde FridaGuerrera agradecemos que, lean semana a semana, las historias de vida de mujeres y niñas que han sido asesinadas en este país, solo con el objetivo de que las conozca y entendamos que, en estas historias de vidas arrancadas, el único culpable es el asesino, y que usted, nos ayude a evitar que #NIUNAMÁS, deje de ser hashtag, para ser realidad. Esperamos que el próximo 2019, cada niña, mujer, niño, de este país dejen de ser asesinados.

Eres madre, padre, hermana, hermano, hija, hijo. De una mujer víctima de feminicidio, desaparición, o intento de feminicidio búscame, ayúdame a visualizarlas y contar su historia. Voces de la Ausencia.

 

@FridaGuerrera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here