El nacimiento de un PRIISMA

El autor es Director General de la asociación civil Generación PRIISMA

0
1184

Tijuana-BC {José Manuel García Arreola – Generación Priisma


  • Parte Uno

¨En la aceptación de nuestras deficiencias y vicios como sociedad encontraremos el camino hacia una sociedad armónica¨.- (José Manuel García Arreola). 

Después de haber pasado media década fuera de mi patria querida, con una mezcla de nostalgia y alegría, por fin ese día regresaba a mi país. Miles de recuerdos dejaba a mi paso por el estado de California, cientos de estudiantes que ya no miraría, escuelas en las que ya no estaría, la escuela para personas con discapacidad visual y a los compañeros estudiantes que ya extrañaba. Mi trabajo como mentor había llegado a su fin y un nuevo horizonte se abría paso ante mí. La alegría por regresar se mezclaba con cierto nerviosismo. ¿Cómo sería para mi Tijuana ahora con una discapacidad? Mil cosas pasaban por mi mente mientras cruzábamos la frontera, ahora de regreso.

Pronto entendería el porqué de mi nerviosismo. El haber aprendido movilidad y orientación en un estado diseñado para todos, empezó a ser un estorbo. Una nueva realidad aparecía ante mí. Una ciudad llena de estorbos, desniveles, agujeros en las coladeras, todos los escenarios posibles que uno pudiera imaginar. El salir a cualquier parte se convertía en una verdadera aventura. En definitiva esto no se parecía en nada a lo que me habían enseñado. ¡Esto es mi Tijuana querida! pensaba mientras caminaba con mi bastón blanco solo a dos cuadras de mi nuevo hogar a comprar unos tacos. Como lo marcan las reglas de movilidad pare en la esquina del crucero y escuche, era un alto, después de asegurarme que era seguro, empecé a cruzar. A la mitad del trayecto un carro avanzaba y se detenía y aceleraba, yo no entendía, “muévete, &%&%$ cieguito” gritaron desde el auto, yo solo apresure el paso confundido. Muy triste regrese a mi casa, empezaba a entender de qué se trataba esto, no solo teníamos un problema de urbanismo e infraestructura, teníamos uno peor, de educación y cultura de respeto.

Un buen día en una reunión platicábamos acerca de la discapacidad y me decían, -el gobierno debería de mantener a los “cieguitos” para que no anden  pidiendo limosna como el que está en tal  lugar-, al respecto yo les dije -hasta el pedir limosna debía ser una elección, se vuelve una necesidad cuando se niegan las oportunidades y el entorno no es el apropiado-, molestos me dijeron que decía eso porque venía de estados unidos y que si no me gustaba Tijuana me regresara mejor. Una vez más tristemente, entendí algo nuevo, nuestro patriotismo a veces estorba porque mientras no reconozcamos nuestras deficiencias no tendremos una sociedad mejor.

En la búsqueda de una manera nueva de ganarme la vida acudí al DIF municipal, aclaro, no por una despensa sino a buscar empleo como instructor de personas con discapacidad visual.  Un calvario de visitas para poder encontrar al director. Después de cuatro o cinco vueltas en dos o tres semanas distintas por fin el director apareció ante mí  y lo hiso tan solo para decirme que efectivamente ellos patrocinaban una escuela para ciegos pero que no sabía cómo estaban las cosas ya que tenía como un año sin verlos así que no podía aceptarme ni como voluntario pero que aplicara para despensas. ¡Vaya desilusión!, obviamente le dije que no. Una vez más tristemente entendí  la forma en que el gobierno nos ve y lo poco que importamos. Pedimos oportunidades y nos avientan con despensas.

Esas y muchas experiencias similares tuve que pasar para entender lo que nos pasa como sociedad.  Paternalismo a conveniencia de parte de los gobiernos que mantenemos todos. Falta de cultura de respeto a las diferencias, un urbanismo mal diseñado y eso donde lo hay. ¿Cuantos más habría como yo? ¿Cuantos si gozarían de oportunidades?

Aceptar todos nuestros vicios y deficiencias como sociedad  fue el primer paso,  esto vino acompañado de la decisión de hacer un cambio. Rápidamente aparecieron estudiantes, a los cuales preparaba desde mi casa solo que yo los preparaba pero al salir a la realidad, no eran aceptados en escuelas o trabajos así que hubo que pensar en crear algo más complejo, una asociación que hiciera un trabajo completo, modificar todo un sistema para conseguir que  ellos fueran incluidos plenamente.

Como podrán darse cuenta una asociación civil que trabaje para personas con discapacidad nace por una suerte de necesidad, nace por todos esos espacios que nuestros gobiernos deberían atender y no lo hacen. Nace porque entendemos la corresponsabilidad  que todos tenemos por todos. Nace porque si esperamos a que nuestros gobiernos cambien las cosas por ellos mismos, no lo harán.  Las OSCs hacemos  el trabajo que el gobierno en general no ha hecho y en lo personal en Generación PRIISMA A.C lo hacemos con todo el amor y el firme propósito de conseguir una sociedad  incluyente y respetuosa de la diversidad, una sociedad que entienda que, En la suma de nuestras diferencias radica nuestra fuerza como país”.– (José Manuel García Arreola). 

Así es como nació la idea del proyecto PRIISMA, en mi siguiente articulo abordare los obstáculos y las peripecias que  tiene que pasar una asociación de nueva creación.

“EN EL PATERNALISMO GUBERNAMENTAL SE CULTIVAN SOCIEDADES INMADURAS”.- José Manuel García Arreola

  • Publicado inicialmente el 12 de octubre de 2012

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here