El Chapucero, Campechaneando y Juca, marcan tendencia informativa en México

Mesa para tres - XYZ | Sobre el autor: Isaías Plascencia es Licenciado en Administración de Empresas y Periodismo, tiene Maestría en Educación, es director de medios, miembro del Colegio de Comunicólogos de Baja California y asesor e investigador en materia de discapacidad, inclusión y derechos humanos.

0
392

En un México en el que las audiencias tienen ahora más poder1 para enderezar o desviar las rutas y caminos del país, tres youtubers marcan desde hace tiempo la tendencia informativa en redes sociales, además de convertirse en la competencia para diversos medios alternativos y tradicionales, se trata de El Chapucero, Campechaneando y Juca.

Mucho antes del arranque de las campañas presidenciales de 2018 que dieron como resultado el triunfo de Andrés Manuel López Obrador por la coalición «Juntos haremos historia» conformada por Morena, PT y PES, esta tripleta no solo expresó su simpatía hacia él, sino que mostraron otra realidad de la vida diaria en materia política y social, algo que había sido ocultado o desvirtuado por largos periodos o de manera generacional por diversos comunicadores y corporativos noticiosos.

Si bien no se han declarado periodistas, sí ponen en práctica metodologias e instrumentos para extraer los datos que una vez ensamblados convierten en noticias, la mayor parte del tiempo únicas, trascendentales y reveladoras sobre hechos de corrupción e impunidad del ahora llamado «antiguo régimen», lo que ha causado revuelo cada dia entre sus cientos de miles de seguidores en YouTube, Twitter y Facebook.

Tan solo en la principal plataforma de videos a nivel mundial y con datos actualizados al 3 de marzo de 2019, Campechaneando tiene 1,455,210 suscriptores, seguido por El Chapucero con 782,691 y Juca que alcanza los 574,007; además estas cifras van a la alza al lanzar cada uno otra tranmisión en vivo que activa las alertas de sus seguidores y las alarmas de sus detractores.

Los tres al igual que otros importantes «youtuberos» y «youtuberas» e «influencers» como El Nopal Times (601,600), Charro Político (226,340), Sin Censura (950,250) y Quesadilla de Verdades (388,330),  se han convertido por convicción en el contrapeso no solo de un bloque opositor a AMLO desde sus canales y cuentas en la «benditas redes», sino en las piedras incómodas para grandes medios nacionales y sus paladines periodísticos o de la comentocracia antilopezobradorista.

En los dos intentos anteriores de López Obrador por llegar a la Presidencia (2006 y 2012), no existía un sólido y amplio frente mediático que exhibiera las corruptelas de los gobiernos de «centro» o derecha en turno y más desde la gestión federal de Felipe Calderón Hinojosa (PAN, 2006-2012) y Enrique Peña Nieto (PRI, 2012-2018), lo que afectó de múltiples maneras al candidato tabasqueño, sin embargo, mujeres y hombres dentro y fuera del país fueron despertándose ante las irregularidades e ilegalidades del sistema político nacional sustentado en un esquema neoliberal y conservador, en donde la gente era relegada para dar paso a la satisfacción de interéses de minorías depredadoras de recursos a través de la complicidad, el compadrazgo y hasta el chayoteo.

Sin duda desde el ámbito de la comunicación, sus análisis, comentarios y hasta señalamientos contribuyeron en el triunfo de la hoy conocida «Cuarta Transformación» y caída del PRI y el PAN, lo que les catapultó al grado de ser la opción para conocer el otro lado de la noticia, «sin maquillaje», ni cortapisa.

Su ejercicio abierto y constante de la libertad de expresión2 con estilos diferentes, enfoques similares y propósitos equivalentes, ha sido causal de críticas, bloqueos y hasta amenazas de quienes ven en ellos no a un conjunto de contrincantes o contendientes, sino «enemigos» a vencer.

A pesar de la adversidad, no están solos en esta lucha mediática que antes parecía imposible, pues detrás de ellos hay una audiencia despierta, decidida y proactiva que busca contribuir en la construcción de un México democrático e incluyente, dispuesta a erradicar los vicios del pasado y que prevalecen en el presente.

En esta era en el que la televisión, la radio y el periódico en su foma impresa pierden terreno a marcha acelerada entre sus televidentes, radioescuchas o lectores en papel, otras voces, rostros, nombres y conceptos a través de internet han puesto las bases para un nuevo paradigma del quehacer periodistico, la opinión y la reflexión ciudadana, todo desde la perspectiva de Juca, El Chapucero, Campechaneando, El Nopal Times, Charro Político, Sin Censura y Quesadilla de Verdades, que seguro en cada transmisión y en cosa de minutos, decenas de miles les siguen en vivo y otros tantos en la reproducción posterior.


Mesa para tres – XYZ | Sobre el autor: Isaías Plascencia es Licenciado en Administración de Empresas y Periodismo, tiene Maestría en Educación, es director de medios, miembro del Colegio de Comunicólogos de Baja California y asesor e investigador en materia de discapacidad, inclusión y derechos humanos.


1 Villamil, Jenaro. La Rebelión de las Audiencias, Grijalbo.

2 Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.


Te puede interesar:
Llegan importantes youtubers nacionales al Segundo Debate Presidencial

Mira y sigue a El Chapucero, Campechaneando y Juca:



Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here