De chairos y caviar

Entrevistas imaginarias

0
99

—¿Por qué distingues entre chairos de revolucionarios?

—Es importante porque en circunstancias de «río revuelto, ventaja de pescadores». Los chairos conforme avanzan y se profundizan las transformaciones políticas; al ver sus idealismos formales y privilegios transformarse, comienzan a quejarse y a oponerse con agendas puritanas y formalistas. Se apegan al dogma en vez de reconocer la emergencia de condiciones revolucionarias —aunque pocos quieran reconocerlo o llamarlo así—.

Los chairos se componen de la izquierda light (simpatizantes sin formación), la izquierda caviar (artistas, intelectuales, escritores), y la izquierda recalcitrante (EZLN, CLETA).

Por ejemplo, Lydia Cacho (izquierda caviar) en sus declaraciones recientes implica que el ejército «no debe usarse» en la vida civil porque a ella la torturaron y esto puede sucederle a todo el país. Su argumento es una falacia lógica por asociación, es decir, creer que porque a uno le sucede algo, automáticamente a todos les debe suceder lo mismo. Falso. El mundo opera por probabilidades, no por creencias.

Al parecer Lydia no reconoce que vivimos una crisis de protección del patrimonio nacional, y no una de guerra declarada contra el narco o un intento de imponer dictaduras populistas a base de secuestros, torturas y desaparecidos. Cacho no conecta que la corrupción y el fascismo es lo que facilita las violaciones a los derechos humanos, no el ejército en sí mismo.

Obviamente, hay mandos corruptos que deben ser aislados, investigados, procesados, pero armar un argumento con base a falacias arguementativas resulta paranoico.

Esa misma paranoia la exhibe el EZLN. No sabe responder al cambio de paradigma. El EZLN se queda sin su antagonista tradicional y reacciona. Automáticamente culpa a Obrador a menos de cien días de gobierno por los errores del pasado, esto es tácticamente fatal.

A la comandancia del EZLN le sucede como a Marx; no pudo aceptar que la revolución surgió en países sin industrias, países mayoritariamente compuestos de campesinos, es decir países colonias.

Marx escribió en contra de Bolivar, porque su tesis sobre el materialismo histórico se basó en el proletariado, y no en el campesino ni en los esclavos, ¿por qué? Marx creía que el proletariado era la única clase social que podía derrotar históricamente a la burguesía, y se equivocó.

De igual forma, la postura puritana y formalista de los chairos no admite la diferencia entre una declaración de guerra como la realizada por el presidente Calderón, y la instrumentalización del ejército en defensa de la seguridad pública como lo hace Obrador —son dos usos distintos de un instrumento ejecutivo—.

Para comprender mejor la paradoja histórica de Obrador y las fuerzas armadas, el ejemplo clásico a estudiar es el gobierno del General Omar Torrijos de Panamá.

Indudablemente, el estado es el monopolio de la violencia como lo definió Hobbes, no osbtante, las fuerzas armadas no operan sin control —el presidente es el comandante supremo—, nos diría Maquiavelo: Las fuerzas armadas están bajo juramento constitucional a la orden del presidente.

Cada presidente implementa los instrumentos que le brinda la constitución y el estado de acuerdo a su ideología y visión.

De aquí se despega la importancia de percibir y comprender la diferencia ideológica y la integridad ética entre Obrador, Calderón y EPN.

Si no hubo golpe de estado durante el PRIANato, ¿por qué lo ha de haber hoy? Y si sucede, éste vendrá de la derecha.

—¿Y tú qué eres?

—Zurdo de nacimiento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here