“Un poderoso viento de esperanza sopla en toda la región del Cuerno de África”, dijo António Guterres el domingo en Arabia Saudita donde presenció la firma del acuerdo de paz entre Etiopía y Eritrea, que pone fin a décadas de un conflicto latente.

Para el titular de la ONU, la firma del acuerdo de paz “es de verdad un hecho histórico”.

“Hemos visto terminar un conflicto que duró décadas, lo que tiene un significado muy importante en el mundo en el que vemos, desafortunadamente, tantos conflictos que se multiplican y duran para siempre”, agregó Guterres en una conferencia de prensa conjunta con el Ministro de Asuntos Exteriores Adel Aljubeir, celebrada tras el acto de la firma en Yeda, la segunda ciudad más grande de Arabia Saudita.

El país árabe facilitó el acuerdo y, en un mensaje en Twitter, el Ministerio de Relaciones Exteriores aseguró que “es un hito histórico para los pueblos de Etiopía y Eritrea, que contribuirá a fortalecer la seguridad y la estabilidad en la región en general”.

Por ese motivo, Guterres, expresó su “profundo agradecimiento” por el papel desempeñado por Arabia Saudita.

También rindió homenaje “por un lado al coraje, la visión, la sabiduría del Primer Ministro de Etiopía, que ha tenido la capacidad de superar la enorme resistencia del pasado y abrir un nuevo capítulo en la historia de su país, y por otro a la forma en que el presidente de Eritrea ha respondido prontamente a sus iniciativas de paz “.

El deshielo en las relaciones entre los países vecinos, que libraron una guerra sangrienta e irresuelta a fines de la década de 1990, comenzó en junio, cuando el líder recién elegido de Etiopía, Abiy Ahmed, hizo gestiones de paz con su homólogo, que ahora han llegado a buen término.

Eritrea, Yibuti y Sudán del Sur

El viento de esperanza que sopla en la región del Cuerno de África se refiere no solo a la paz entre Etiopía y Eritrea, según Guterres, sino al hecho de que mañana y pasado mañana también estarán en Arabia Saudita el presidente de Yibuti y el de Eritrea, “dos países que también han estado en desacuerdo el uno con el otro.”

Según informaciones de prensa, Eritrea y Yibuti anunciaron el viernes que también normalizarán las relaciones diplomáticas luego de un enfrentamiento en la frontera, en 2008, que dejó varios muertos y resultó en la toma de prisioneros por ambos lados.

El jefe de la ONU también señaló que el acuerdo de paz entre el presidente y el ex vicepresidente de Sudán del Sur, ambos enfrentados en una guerra civil, firmado el jueves en la capital de Etiopía, Addis Abeba, es otro indicador del verdadero movimiento diplomático en el Cuerno de África y sus fronteras.

“Quiero decir que esta ventana de esperanza es enormemente importante en un mundo donde, desafortunadamente, la esperanza ha sido muy escasa”, agregó el Secretario General.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here