Irak debe escuchar a jóvenes y respetar su derecho a protestar

Las autoridades tienen la obligación de hacer todo lo posible para ayudar a sus ciudadanos a llegar a fin de mes

0
39
Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para el Iraq Una vista de la ciudad de Bagdad

Hasta 30 personas podrían haber muerto en Bagdad en el contexto de protestas generalizadas por el desempleo y la falta de servicios básicos. La ONU ha pedido a Iraq controlar el uso de la fuerza y respetar los derechos de libertad de expresión y reunión pacífica de sus ciudadanos.

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos expresó preocupación por las denuncias de que las fuerzas de seguridad iraquíes han usado munición real y balas de goma, así como gases lacrimógenos directamente contra manifestantes que han participado en una serie de protestas en  todo el país por la escasez de empleo y la provisión desigual de servicios básicos.

La mayoría de los que han salido a las calles son jóvenes y desempleados, que exigen que se respeten sus derechos económicos y sociales.

“Recordamos a las autoridades iraquíes que esas son demandas legítimas y que deben escucharse las quejas de las personas. Las autoridades tienen la obligación de hacer todo lo posible para ayudar a sus ciudadanos a llegar a fin de mes, incluso abordando su derecho al empleo. Las autoridades estatales también deben permitir que las personas expresen sus quejas de manera pacífica”, expresó al portavoz de la Oficina de Bachelet, Martha Hurtado.

Hurtado confirmó que, hasta el momento, la ONU ha confirmado la muerte de 12 personas en Bagdad en el contexto de las protestas, sin embargo, se han recibido informes que aún no se han verificado, de un total de  30 personas asesinadas hasta el momento.

“Según los informes, cientos de otras personas han resultado heridas, incluidos miembros de las fuerzas de seguridad. Decenas de manifestantes han sido detenidos, aunque la mayoría fueron liberados posteriormente”, agregó la portavoz.

La Oficina hizo un llamado al Gobierno iraquí para que permita a las personas ejercer libremente sus derechos a la libertad de expresión y reunión pacífica, y recordó que el uso de la fuerza debe ser excepcional.

“Cualquier uso de la fuerza debe cumplir con las normas y estándares internacionales de derechos humanos, incluidos los principios de necesidad y proporcionalidad. En cualquier caso, el uso de armas de fuego está prohibido, excepto como último recurso para protegerse contra una amenaza inminente de muerte o lesiones graves. Todos los incidentes en los que las acciones de las fuerzas de seguridad hayan provocado la muerte o lesiones deben investigarse de manera inmediata, independiente y transparente”, afirmó Hurtado.

Agregó que a Michelle Bachelet también le preocupan las informaciones sobre la detención que al menos tres periodistas que cubren las protestas,  dos de los cuales  fueron liberados posteriormente. “Estas detenciones corren el riesgo de disuadir a otros periodistas de informar sobre la situación”, dijo.

A la Oficina, también le preocupan los recortes en el servicio de internet en la mayoría de las provincias del país lo que contraviene la libertad de expresión, restringiendo indebidamente el derecho a recibir e impartir información y pueden exacerbar las tensiones.

Protestas en todo el mundo

Por su parte el portavoz del Secretario General de la ONU emitió un comunicado este viernes asegurando que António Guterres sigue de cerca las recientes oleadas de manifestaciones que han tenido lugar en varios países del mundo.

“Está profundamente preocupado porque algunas de estas protestas han provocado violencia y, lamentablemente, en algunos casos han resultado en la pérdida de vidas y lesiones graves”, aseguró Stepháne Dujarric.

Guterres reiteró que la libertad de expresión y de reunión pacífica son derechos fundamentales que deben respetarse. “La defensa de estos derechos es una de las bases de nuestra sociedad y es crucial para el avance de la democracia, el desarrollo y la paz”, dijo.

El Secretario General hizo un llamado a las fuerzas de seguridad para que actúen en todo momento con la máxima moderación y respondan a cualquier acto de violencia de conformidad con las normas internacionales de derechos humanos pertinentes sobre el uso de la fuerza por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. También llama a los manifestantes a protestar pacíficamente y a abstenerse de la violencia.

Tal y como declaró en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas la semana pasada, Guterres instó a todos los Estados a salvaguardar el espacio cívico y defender los derechos humanos para ayudar a lograr el desarrollo sostenible y la paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here