El sufrimiento de los niños en las guerras crece sin parar

El mayor número de abusos a nivel mundial se registró en Siria mientras que en Afganistán se registró la mayoría de víctimas infantiles, con 3179 niños muertos o mutilados.

0
108

Nueva York | ONU | Durante el año pasado creció el número de violaciones graves a los derechos de los menores en escenarios de conflicto en relación con el 2016. El mayor número de abusos a nivel global se registró en Siria mientras que en Afganistán se documentó la mayoría de víctimas infantiles, con más de 3000 niños muertos o mutilados.

El número de agresiones contra los niños afectados por la guerra sigue en ascenso año tras año, tal y como lo indica un nuevo informe de la representante especial del Secretario General para la cuestión de los Niños y los Conflictos Armados presentado este martes en Nueva York.

Virginia Gamba alertó que entre los meses de enero y diciembre del año pasado el número de infracciones a las garantías fundamentales de los menores en ese contexto fue superior a las 21.000, una fuerte subida frente a las 15.500 registradas el año 2016.

El estudio detalla que en total se verificaron más de 8000 casos de reclutamiento, 10.000 casos de asesinatos y mutilaciones, 900 de violación y otras formas de violencia sexual, 1100 ataques contra escuelas y hospitales y más de 2500 casos de secuestro.

“El informe detalla la horrible violencia a la que se han enfrentado los niños y niñas, y muestra cómo, en demasiadas situaciones de conflicto, las partes hacen caso omiso de cualquier medida que pueda contribuir a proteger a los más vulnerables de los efectos de la guerra”, indicó.

Desglose por naciones

El mayor número de abusos a nivel mundial se registró en Siria mientras que en Afganistán se registró la mayoría de víctimas infantiles, con 3179 niños muertos o mutilados.

En la República Democrática del Congo el número de niños reclutados se duplicó con 1049 casos y se multiplicaran por ocho los ataques contra escuelas y hospitales, en Somalia más de 1600 niños fueron secuestrados por Al-Shabab y en Sudán del Sur se verificaron 783 incidentes de negación de acceso a la asistencia humanitaria.

Pese a estos números, Gamba indicó que su Oficina empieza a ver resultados más positivos debido a su mayor compromiso con los grupos armados y las fuerzas armadas.

“Hemos logrado por primera vez que el número de niños rescatados de reclutamiento y uso, particularmente de grupos armados, fuera alta. Hemos rescatado a 10.000 niños de esa situación contra 8000 que fueron reclutados, con lo cual, si todos los años podemos tener menos reclutados contra más niños recuperados, finalmente podemos llegar a contener el problema”.

Gamba puso como ejemplo a Colombia donde las FARC-EP pusieron en marcha medidas para liberar a los niños e impedir su reclutamiento, mientras que en Sudán el ejército nacional finalizó su Plan de Acción para liberar a los menores alistados. Ambos países fueron excluidos de la lista de reclutamiento de niños.

Se firmaron nuevos planes de acción en Malí con la Coordination des Mouvements de l’Azawad (CMA) en marzo de 2017 y en Nigeria con la Civilian Joint Task Force en septiembre de 2017.  En la República Centroafricana se firmó a principios de junio de 2018 una estrategia con el Movimiento Patriótico para África Central (MPC).

En relación con la Coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen, que durante el último informe fue listada en el informe y acusada de atacar escuelas y hospitales y ser responsable de causar la muerte y heridas a niños, destacó haber trabajado en la implementación de medidas con el Gobierno  para reducir o incluso detener estas acciones.

Hemos tenido un éxito parcial. Las medidas que tomaron incluyen la creación de una unidad de protección de niños, adjunta al Comando de la Coalición y que tiene a su cargo el asesoramiento de cómo diferenciar los blancos militares de civiles y como proteger mejor a la población civil en un ataque”.

“Otras medidas que se han tomado incluye el procedimiento correcto en la captura de niños en situación de conflicto y a quien se los tienen que dar. No es a la cárcel, no es a tratarlos como combatientes sino directamente informar a UNICEF y entregar a los niños para que puedan ser reintegrados de forma normal. Y si tienen que quedar detenidos por cualquier razón tiene que ser por poco tiempo, en centros juveniles y con cortes juveniles”.

Gamba indicó que las medidas sirvieron para evitar ataques a escuelas y hospitales, motivo por el cual Arabia Saudita abandonó el listado en ese apartado, pero no en relación al fallecimiento de menores en el que “no se ha avanzado lo suficiente”.

Otras tendencias preocupantes

Las violaciones y otras formas de violencia sexual contra menores continuaron siendo elevadas con más de 900 casos verificados.

También preocupa el número de niños detenidos por su presunta asociación con grupos armados. Por ejemplo, en Iraq, al menos 1036 niños fueron recluidos en centros de detención de menores por cargos relacionados con la seguridad nacional, principalmente por su presunta asociación con el ISIS. En Nigeria, más de 1.900 niños fueron privados de libertad debido a su presunta asociación con Boko Haram o la de sus padres.

Los secuestros masivos de niños y la denegación del acceso humanitario utilizado como táctica de guerra son otras preocupantes tendencias reflejadas en el informe.

Además de reportar sobre las violaciones cometidas y los avances registrados durante el año, el informe incluye un listado de recomendaciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here