Al unísono gritan en Tijuana, «Vivas se las llevaron, vivas las queremos»

Se realizan dos manifestaciones en contra del feminicidio en esta ciudad

0
121

Una doble marcha contra el feminicidio | 15 de febrero

Al unísono se escuchó la tarde noche del sábado una y otra vez la sólida expresión de reclamo en Tijuana, «Vivas se las llevaron, vivas las queremos», esto durante el desarrollo de las dos marchas encabezadas por mujeres en esta ciudad fronteriza en contra del feminicidio en Baja California y todo México.

Desde antes de las 17:00 horas inició la doble concentración, esto en la glorieta conocida como «las tijeras» en zona Río -a un lado del Centro Cultural Tijuana-, mientras que la otra se forjó frente al antiguo Jai Alai -ahora El Foro- en la céntrica y concurrida avenida Revolución.

De fondo ambas sostuvieron reclamos, exigencias y posturas iguales, el detener todo tipo de violencia hacia la mujer, atender con rigor los feminicidios, no lesionar la dignidad de las víctimas y poner un alto al machismo, así como a la misoginia.

Cerca de las 18:00 horas ambos contingentes iniciaron su recorrido. El que se encontraba en Río avanzó hasta las instalaciones de la Fiscalía General de Baja California, en tanto la otra recorrió de la calle Octava a la Primera para llegar al arco monumental, junto a la plaza Santa Cecilia.

La que fue convocada para llevarse a cabo por Paseo de los Héroes y que se contó por cientos de personas, se abrió a la participación de hombres, al igual que gente disidente del sexo-género, pero separados del bloque inicial, el principal que fue ocupado solo por mujeres y quienes condujeron el ritmo de la manifestación.

En cuanto a la organizada en el primer cuadro de la ciudad, en la zona turística, no se permitió la intervención de varones, ejerciéndose así el el derecho a la libre expresión por el centenar de activistas e integrantes colectivas que en cada cuadra detuvieron su marcha para reiterar su posicionamiento al alzar la voz y repetir diversas frases, entre estas, «las niñas no se tocan, no se violan, ni se matan».

Sobre el feminicidio | No es un caso, ni cientos, sino miles

El feminicidio no es algo que debe ocultarse, es tan real y lo ha sido durante años en todo el país, sin embargo desde diversos escenarios sociales, mediáticos, políticos y jurídicos se ha tratado de minimizar, tergiversar o darle un tratamiento igual como al de cualquier asesinato en México, sin olvidar las connotaciones machistas y misóginas al momento de atenderse, abordarse, informarse o documentarse.

En 1993 llamó la atención el inicio de una oleada de casos de mujeres que fueron víctimas de violencia y a las que se les quitó la vida, esto en Ciudad Juárez, Chihuahua, algo que al tiempo se le comenzó a diferenciar al llamárseles feminicidios, aunque no siempre fue aceptado el término entre las esferas del poder, juristas, medios de comunicación, ni tribunales, mucho menos en las leyes.

La escritora e investigadora Marcela Lagarde, fue quien convirtió -más que traducción- el término en inglés femicide en feminicidio, al argumentar que este hace referencia al conjunto de hechos de lesa humanidad que contiene los crímenes y desapariciones de mujeres, en lugar de femicidio, el equivalente en español de la palabra extranjera, que respondería a una voz homóloga, homicidio, pero que sólo ve cada caso como asesinato.

«El conjunto de delitos de lesa humanidad que contienen los crímenes, los secuestros y las desapariciones de niñas y mujeres en un cuadro de colapso institucional. Se trata de una fractura del estado de derecho que favorece la impunidad. Por eso el feminicidio es un crimen de Estado» (Lagarde, 2005)1

La misma autora ha explicado que «el feminicidio sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales agresivas y hostiles que atentan contra la integridad, el desarrollo de la salud, las libertades y la vida de las mujeres».

De acuerdo a la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim, México), se sostiene que la muerte violenta de las mujeres por razones de género, es la forma más extrema de violencia contra ellas y una de las manifestaciones más graves de la discriminación.

Comunicación

  • Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres
  • Teléfono: 5209 8800, ext. 30370
  • Instituto de la Mujer para Estado de Baja California
  • Mexicali:  01686 558 63 64 y 557 54 95
  • Alerta Amber México | Búsqueda y pronta localización de niñas, niños y adolescentes
  • 800 00 85400

1 Lagarde, Marcela. 2005. «El feminicidio, delito contra la humanidad».

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here