Visita López Obrador hospital rural de San Quintín

Acto público encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, desde Baja California

0
56

Versión estenográfica parcial del Diálogo entre el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador y la Comunidad del Hospital Rural San Quintín

  • Sobre Educación

El caso de la educación, ya le digo a los maestros dos cosas:

Una, que ya vamos cumpliendo lo esencial. Ya se canceló la mal llamada reforma educativa, que nada más generaba conflicto, echándole la culpa a las maestras y a los maestros, que por eso no se avanzaba en materia educativa, poniendo a pelear a maestras y a maestros con la gente, echándole el pueblo encima a los maestros cuando el problema educativo tiene que ver con una serie de factores, sobre todo con la condición socioeconómica.

Ya no vamos nosotros a seguir alentando esa campaña en contra de nuestras maestras, de nuestros maestros. Nunca más se va a humillar al magisterio nacional. Eso primero.

Segundo, estamos hablando con las autoridades locales, los gobernadores, y se va a federalizar la educación pública, la federación se va a hacer cargo de pagarle a los maestros.

Nos vamos a poner de acuerdo. Hay una transferencia de recursos federales a los estados, así se hizo, se transfirieron los servicios educativos a los estados y se entregaban fondos.

¿Qué pasó?

No es que se hayan desviado los recursos, es que hubo estados que creció la matrícula y no aumentó el presupuesto, y resulta que hay maestros federales que cobran sin ningún problema, están en la nómina de Hacienda, y los maestros estatales a veces no cobran. Eso es lo que vamos a resolver aquí, en Baja California. Va a haber una sola nómina para que todos puedan cobrar todos los maestros de Baja California.

Lo tercero, para la educación, se va a dar atención a las escuelas, que están abandonadas. Vamos a iniciar un programa en Baja California que se llama La Escuela es Nuestra y va a consistir en entregar el presupuesto para construir aulas y para el mantenimiento de escuelas de manera directa a cada sociedad de padres de familia de cada escuela.

Ya no va a pasar por tantas instancias del gobierno federal. ¿Se acuerdan del CAPFCE?, no se ahora cómo se llama, bueno, nada de qué va a pasar por la Secretaría de Educación Pública, luego los gobiernos estatales para llegar al pueblo, a la comunidad, a la colonia, porque no llega, o llega con moche.

¿Qué vamos a hacer?

Va a entregarse un cheque, una orden de pago de la Tesorería de la Federación a la sociedad de padres de familia de cada escuela para que ellos manejen ese dinero.

Hay en Baja California, de acuerdo a mi informe, dos mil 55 escuelas, y a todas se les va a hacer llegar desde este año el presupuesto. Nada más estamos recomendando -esto no es obligatorio, es, repito, una recomendación- que cuando integren el comité de padres, madres de familia, que el tesorero sea mujer, porque la mujer es más honrada que el hombre. Y al que no le guste, que se vaya a volar en el avión presidencial.

Bueno y ahora sí ya entro en materia.

Venimos al hospital. El tema de salud. Vengo a decirles que conozco bien este programa IMSS-Bienestar, porque cuando inició como IMSS-Coplamar hace 40 años yo era director del Instituto Nacional Indigenista en Tabasco, en mi tierra natal, era yo director del INI, trabajé en comunidades indígenas chontales. Allá la cultura es maya-chontal, así como la cultura mixteca, como la cultura triqui, allá es maya-chonta, y ahí aprendí a trabajar para la gente humilde, para la gente pobre.

Era yo también delegado de Coplamar y fue cuando inició este programa, 1979, estaba yo jovencito, saliendo de la universidad. Bueno, me tocó iniciar lo de la creación de las unidades médicas rurales y luego los hospitales.

Conozco bien este programa, fue cambiando de nombre: primero IMSS-Coplamar, luego IMSS-Solidaridad, luego IMSS-Progresa, IMSS-Oportunidades, IMSS-Prospera y ahora es IMSS-Bienestar. Lo que puedo decirles, asegurarles es que esta va a ser la mejor etapa de todo el tiempo en que ha habido este programa.

Vamos a atender cuatro necesidades:

Primero, que no falten las medicinas, que haya medicinas, no sólo el llamado cuadro básico que eso es hasta discriminatorio.

No es posible que una unidad médica haya 120 claves, aquí 300 claves, en un hospital del régimen ordinario 600 claves, en un hospital de tercer nivel hasta mil, mil 200 claves. No puede haber enfermos de primera y de segunda, tienen que estar todas las medicinas, desde las médicas rurales, que no falten los medicamentos.

Y para eso hay un responsable que me acompaña, bueno, me acompañan todos los servidores públicos del sector salud, pero el doctor Alejandro Calderón Alipi, él es el que se va a hacer cargo. Párate más tiempo, que te vean bien.

Si de todas maneras vas a estar ahí en el… vamos a hacer un periódico mural y ahí va a estar. Este es el responsable de que no falten las medicinas y teléfono para que se pueda localizar. Ya él va a ver cómo le hace. Y nada de que está muy lejos, está allá por Guerrero Negro la comunidad. ¿Cómo vamos a llevar las medicinas?, ¿cómo se distribuye?, ¿cómo se lleva la Coca-Cola y las Sabritas?, ¿no vamos a llevar las medicinas?

Lo segundo, que no falten enfermeras, médicos, especialistas. Tenemos que tener toda la plantilla completa, lo que aquí mencionó el director, que me causó muy buena impresión, un buen director de este hospital.

Hoy en la mañana estuvimos -les decía yo- en El Fuerte. No hay pediatra desde hace cinco años. Aquí lo primero que le pregunté: ¿Hay pediatra? Sí, una pediatra, pero no tenemos todos los turnos. Todo esto hay que resolverlo aquí, que no falten las enfermeras, los médicos, los especialistas.

Y para que no falten van a ganar más los que trabajen aquí en el hospital de San Quintín. El que esté en Ensenada, Tijuana, en la Ciudad de México pues es libre, pero el pediatra que esté aquí va a ganar más que el pediatra que esté en Tijuana, en Ensenada, en la Ciudad de México.

Lo tercero, infraestructura, terminar con centros de salud, con hospitales, porque dejaron muchas obras inconclusas; y también ampliar los hospitales como este.

En campaña yo hice muy pocos ofrecimientos en materia de salud y en general.

No era de que:

– ‘Voy a hacer este camino y vamos a hacer este puente.´

– ‘Sí, pero no hay río.’

– ‘Pues vamos a hacer también el río.’

No fue así, nunca he actuado de esa manera demagógica; pero me insistieron tanto -me acuerdo- en Ensenada con el hospital de San Quintín que ahí dije: Se va a hacer un hospital en San Quintín. El único compromiso. En Chilapa, allá en Guerrero hice otro, como tres compromisos nada más.

Y ahora venimos a decirles que vamos a cumplir ese compromiso. Ya lo que dio a conocer aquí Zoé es una respuesta, vamos a empezar desde este año la ampliación, que es un hospital nuevo, de 30 camas va a pasar a 60 camas, es el doble; y va a tener las especialidades.

Entonces, para eso tenemos también aquí… bueno, antes decirles que para que no falten enfermeras, médicos, especialistas, el responsable es el doctor Alejandro Svarch Pérez que está aquí con nosotros. Él también va a estar en el periódico mural.

Y para la infraestructura, lo que tiene que ver con la ampliación del hospital, mejorar, renovar todo el equipo médico que hace falta, el responsable es el arquitecto Carlos Sánchez Meneses, que está aquí también con nosotros.

Y el cuarto compromiso es decirles que vamos a basificar a todos los trabajadores eventuales del sector salud. Ese es un compromiso.

No lo vamos a hacer así de la noche a la mañana, vamos a ir paulatinamente, poco a poco, tomando en cuenta la antigüedad, no vale el influyentismo, nada de recomendados, eso ya al carajo, eso ya se terminó, el que tiene más tiempo trabajando por contrato, ese va a ser el primero o van a ser las primeras en basificarse.

Es mi compromiso, que antes de que termine mi responsabilidad como presidente de México, van a quedar basificados todos los trabajadores del sector salud, no sólo del Seguro, del Issste, de la Secretaría de Salud, más de 80 mil trabajadores. Ese es un compromiso que se va a cumplir.

Voy a estar viniendo con ustedes, siempre voy a estar recorriendo los pueblos, nos vamos a seguir encontrando, necesito el apoyo de ustedes, de todos. Hablé del programa de educación, de cómo destinar los recursos de manera directa, porque así gobernamos todos, me ayudan. La democracia es el gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo.

Podemos sacar adelante a nuestro país, ya se está iniciando la transformación. Y tenemos todos que ayudar, porque nos dejaron un elefante echado, reumático y mañoso, ya lo paramos, pero falta empujarlo para que camine, porque es un cuerpo de avance lento.

Por eso, aquí en San Quintín les pregunto ¿me van a ayudar a empujar al elefante?

Eso es. Entre todos, vamos a llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

Me da muchísimo gusto estar aquí en San Quintín, porque aquí se demuestra que México es un mosaico cultural, y el laboratorio, el ejemplo de que así es México, que significa diversidad, pluralidad, en lo social, en lo cultural es San Quintín, aquí donde estamos.

No voy a olvidar que de aquí salió de San Quintín una enseñanza, una lección que me dio un migrante, hasta lo di a conocer.

¿Saben qué me dijo este señor?

Me dijo: ‘Licenciado, así como el presidente Juárez separó al Estado de la Iglesia, porque a Dios lo que es Dios y a César lo que es de César; ahora -me dice- lo que necesita es separar al poder económico del poder político y que el gobierno represente a todo el pueblo, a ricos y a pobres, que sea un gobierno para todos los mexicanos’. Ese señor me dio esa lección.

¿Dónde tengo mis asesores? ¿Ustedes creen que los voy a traer de Harvard? No, son del pueblo.

Otro campesino me dijo: ‘¿Sabe qué?, vamos a ganar, licenciado -me dijo- nada más le pido una cosa, piénselo bien, lo que nos vaya a mandar, no nos lo mande a través del gobierno, porque se lo ‘clavan’, procure que se entregue ese apoyo de manera directa’.

Y así estamos actuando, nada de intermediarios, nada de entregar el dinero a las organizaciones, de: ‘Dame a mí el dinero y yo lo voy a repartir’. No, primo hermano, eso ya se acabó, porque así no llega o llega incompleto, con moche, con piquete de ojo. Ahora todo directo para la persona con discapacidad, el adulto mayor, las becas, el apoyo a campesinos, lo de las escuelas, todo abajo, todo directo para que no pase por muchas manos el dinero. Se va a acabar la corrupción, se va a acabar la impunidad en México.

Me da mucho gusto estar aquí con ustedes en San Quintín. Así como ustedes me tienen confianza y yo no les voy a fallar, así también les digo que como ustedes me quieren, así les quiero yo y todavía un poquito más. Amor con amor se paga.

¡Que viva San Quintín!

¡Que vivan los pueblos originarios de México!

¡Que viva la grandeza cultural de México!

¡Que viva Baja California!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here