Ciudad Juárez | Morena |


Andrés Manuel López Obrador, candidato de la Alianza Juntos Haremos Historia inició su campaña presidencial con un discurso en el que resaltó la importancia de no ser “piñata” de ningún gobierno extranjero.

Desde Ciudad Juárez, en la frontera norte de México, el candidato de Morena, acompañado de Beatriz Gutiérrez Müller, su esposa, se abrió paso para cruzar la plaza Benito Juárez y dirigío un discurso en el que dijo que México adoptará una posición más defensora de los migrantes y sus negocios en y con Estados Unidos.

“No vamos a descartar la posibilidad de convencer a Donald Trump de su equivocada política exterior y en particular de su despectiva actitud contra los mexicanos, vamos a ser muy respetuosos del gobierno de Estados Unidos, pero vamos a exigir también respeto a los mexicanos”, dijo.

“Ni México ni su pueblo va a ser piñata de ningún gobierno extranjero”.

Para el tabasqueño, la manera de convertirse en potencia es fortaleciendo el mercado interno, promoviendo la autonomía alimentaria, así como acabar con los privilegios de la clase política y el sistema neoliberal que no ha sido tan beneficioso como se dice y que además ha promovido la corrupción.

“Los defensores del actual modelo económico hablan de modernidad, pero no dicen que esa modernidad es un élite, y no habla de las mayorías”, dijo.

“Podrán acusarme de exagerado o extremista e incluso podrían argumentar que siempre ha sucedido lo mismo, pero la descomunal corrupción supera lo antes visto y no tiene precedente (…) En estos tiempos, el sistema en su conjunto ha operado para la corrupción, la corrupción se ha institucionalizado, no se trata como antes de individuos”.

Ante miles de personas que en ocasiones coreaban cantos como “Es un honor estar con Obrador”, o “Presidente, Presidente…”, AMLO indicó la política que se seguirá estará atravesada por el combate a la corrupción, porque “hay suficientes razones para sostener que acabar con la corrupción nos permitirá obtener el 10 por ciento del presupuesto público, es decir más de 500 mil millones de pesos”.

“Vamos a cortar el ‘copete’ de privilegios que hay en el gobierno”.

Se trata de gobernar para todos los sectores, dijo López Obrador, y buscar reducir las desigualdades, es por ello que en el gobierno, los sueldos “de 600 mil (pesos)” se acabarán y se subirá los sueldos a maestros, enfermeras, médicos, obreros, trabajadores.

“Vamos bajar los sueldos de los de arriba porque vamos a aumentar los sueldos de los de abajo”, indicó.

“El ideal que tenemos, el sueño que tenemos es que se establezca en el país un estado de bienestar, que el mexicano tenga protección desde que nace hasta que muere, desde la cuna hasta la tumba”.

En el primer día de actividades públicas del candidato de Morena, se confirmó su compromiso con los jóvenes, los adultos mayores, los trabajadores, con la promoción de las Artes, los deportes. Indicó la necesidad de impulsar a los empresarios nacionales, así como un programa de infraestrutura nacional que permitirá crear empleos y condiciones de desarrollo.

“Esta es la nueva reforma, que el gobierno deje de ser un comité al servicio de una minoría rapaz, que el gobierno represente a todas y a todos, a pobres y a ricos, a mayorías y minorías, a creyentes y no creyentes, a pobladores del campo y de la ciudad, de todas las clases sociales, de todas las preferencias sexuales y de todas las culturas”, indicó.

En el caso particular de la frontera, resaltó seis puntos necesarios para nivelar las condiciones de igualdad en la zona, que entre otras cosas incluyen la reducción del IVA, ISR y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS); la reubicación de los consulados mexicanos a 30 kilómetros al interior de territorio nacional y retasar los salarios de la zona, entre otras cosas.

Desde el parque Benito Juárez en Ciudad Juárez, AMLO comentó que eligió la emblemática ciudad como una manera de homenaje, pues fue en dicha urbe donde Benito Juárez instaló su gobierno itinerante y armó la ofensiva para retomar la capital. Así como años después, esa misma ciudad fue tomada por Francisco I Madero para conseguir la renuncia de Porfirio Díaz.

Hasta el momento, el líder de Morena lleva la delantera en las encuestas electorales que lo colocan con una amplia ventaja sobre sus contrincantes, José Antonio Meade, del PRI- Panal-PVEM; Ricardo Anaya del PAN-PRD-MC y Margarita Zavala.

Con información de: Regeneración

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here