• Madre acusa a médicos por falta de profesionalismo

Tijuana-BC [Noviembre-22-2015] Isaías Plascencia – CdTj

Mayela IMSS 4La calidad de vida y salud de una joven se mantiene en riesgo, luego que en el Hospital General Regional número 1 del IMSS en Tijuana, le han pospuesto la amputación de su pierna izquierda en dos ocasiones por razones poco claras para la familia, así como la prologanción del daño físico.

Fátima Rodríguez, madre de Mayela Guadalupe Flores Rodríguez de 21 años de edad, acusa que los médicos que atienden a la estudiante de preparatoria no le han brindado argumentos sólidos de la suspensión constante de la intervención quirúrgica y denuncia la falta de profesionalismo al considerar que se le ha ocultado la verdad.

La paciente quien nació con mielomeningocele o espina bífida, así como hidrofalia y pie equino varo, ha usado silla de ruedas desde niña, no obstante desde hace nueve años su estado se complicó al deteriorárse su extremidad inferior izquierda, por lo que ha requerido tratamientos clínicos costosos para lograr su estabilización.

“Al principio hubo gente que nos ayudó, me cobraban en un hospital privado 1500 pesos diarios cuando había que hospitalizarla, pero pues yo de dónde, yo no tenía Seguro y me puse a trabajar para tener el IMSS… Trabajo en una maquiladora y me pagan 860 pesos a la semana, necesito comprarle pañales y me salen en 170 pesos”, mencionó Fátima.

Mayela IMSS 1De acuerdo a Mayela, el 4 de agosto de 2015 entró a la clínica 1 del IMSS, donde se le preparó para ser llevada al quirófano, dado que al día siguiente se había programado la amputación parcial de su pierna en punto de las 8:00 horas, sin embargo poco antes de la operación se le avisó que el médico debía atender una emergencia, por lo que la intervención se posponía.

“Ahí me quedé encamada con puro antibiótico hasta el 10 de agosto, cuando me dieron de alta en punto a las 12 del día”.

Semanas después, el 8 de septiembre regresó al IMSS y se le indicó que a las 11:30 horas del día siguiente se le llevaría a quirófano, pero una vez más se suspendió y se le reprogramó al considerarse que no se requería la amputación, aunque ya estaba preparada en camilla para el procedimiento correspondiente.

El día 18 de noviembre la joven tenía cita, pero no pudo acudir, dado que la madre tuvo una ataque epiléptico dos días antes, por lo que se vio en la necesidad de quedarse en casa para atenderla, por tanto fue imposible hacerle la valoración médica agendada.

Al siguiente día, el jueves 19 de noviembre ingresó al área de urgencias cerca del mediodía, dado que su pierna tenía una coloración obscura, un aroma putrefacto y excretaba pus; ahí pasó la noche.

La madre relata que un médico recomendó a Mayela que debía quedarse hospitalizada y aunque renuente, al final aceptó, no obstante previo a eso, según se dijo hubo una discusión debido al supuesto intento de quererla retener internada, por lo que advirtió con demandar al IMSS, a lo que respondió una trabajadora social, que entonces se le contrademandaría a la paciente por abandonar el hospital. Este hecho se registró el viernes 20 después de las 11:00 horas.

Fátima tras convencer a su hija de quedarse se retiró para conseguir apoyo económico, sin embargo a la paciente cerca de 45 minutos después, otro doctor le dijo que no era necesario que se le mantuviera ahí, por lo que tan sólo se la haría un cultivo cuyo resultado se obtendría hasta dentro de siete días, por lo tanto se le daría de alta de manera inmediata este fin de semana.

“No sabía qué hacer, mi mamá ya se había ido, cómo es posible que primero me dicen que me tenía que quedar y al rato me salen con que me dan de alta y pues cómo le avisaba mi mamá, ni la trabajadora social le habló”.

Durante horas se quedó postrada en el área de observación y fue hasta las 6:30 de la tarde cuando una persona le permitió hacer una llamada por teléfono celular cuando pudo darle aviso a su madre, quien no pudo ir por ella, sino hasta el sábado 21 por la mañana.

Dado que había perdido la cita del día 18, se le pidió tras sacarla de la clínica que solicitara otra para dentro de diez días cuando la institución tuviera los análisis de las muestras y así determinar sí procedería por tercera vez o no la amputación.

Ambas tendrán que esperar hasta entonces y por ahora mantener el suministro de antibióticos con la confianza de que una vez frente al médico a cargo, resuelvan el futuro de Mayela.

 

 

 

Deja un comentario