Es a través del arte como se dará un paso más hacia la inclusión de las personas que viven en situación de discapacidad en México, algo que puede abrirles espacios en todos los sectores de la sociedad.

Miguel Ángel Herrera Oceguera, director y fundador de Buró Cultural Artesano, ha sido un impulsor de esta apertura desde Querétaro, cuyos resultados han despertado interés más allá del territorio nacional.

Su esfuerzo humanitario iniciado en 2012 se ha enfocado hacia la integración gradual de mujeres y hombres con alguna deficiencia visual mediante talleres de fotografía, esto como una manera de guiarlos hacia el redescubrimiento de su entorno, que habrán de convertirse en imágenes demostrativas de la realidad y la abstracción, producto de su percepción.

Inspirado por el fotógrafo ciego, Evgen Bavcar, cuyo trabajo gráfico ha trascendido fronteras desde los años sesenta en su natal Eslovenia, fue que Herrera Oceguera decide adaptar un programa inclusivo para personas con ceguera.

El taller

Con el arranque del Taller de Fotografía para Ciegos, el también gestor cultural ha logrado estimular el interés de la gente por el talento surgido a partir de la capacitación brindada en el uso de dispositivos y técnicas innovadoras para captar fragmentos de los escenarios naturales y sociales, con todo su color, textura y esencia humana.

“Guadalupe Campos, Miguel Ángel León y Gerardo Morán son tres fotógrafos que hicieron de la fotografía su proyecto de vida”, mencionó Miguel Ángel al referirse a tres de los egresados de su programa formativo.

El libro

La trayectoria de Buró Cultural Artesano ahora se ha condensado en “El hilo negro”, un catálogo en el que se muestra una parte del recorrido compartido con estudiantes e instructores que desde 2012 y hasta 2015, aprendieron de manera mutua el cómo atrapar un mundo antes limitado o negado a quienes viven la deficiencia del sentido de la vista.

“El catálogo abarca el trabajo de esta primera etapa de estudio, investigación y producción que Buró Cultural Artesano ha encabezado en un periodo que va de agosto de 2012 a agosto de 2015”.

En el libro se incluye una selección de la producción fotográfica de más de treinta personas con ceguera total y baja visión de Querétaro, Zacatecas y Jalisco, así como datos que evidencian prácticas de campo, exposiciones y seminarios internacionales.

Miguel Ángel explica que el título asignado hace referencia a una técnica implementada por el artista Alejandro Uribe que consiste “en sujetar con cinta adherible la punta de un hilo al borde del lente de la cámara para sujetar o anudar el otro extremo del mismo hilo al objetivo que se desea fotografiar”1.

“En la gente con discapacidad hay un gran potencial creativo que va a enriquecer el mundo del arte, pero es necesario formar públicos para alcanzar una verdadera inclusión”, sostiene Herrera Oceguera en su reciente visita a Baja California invitado por la promotora cultural Adaí Villarreal.

http://www.burocultural.org

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here