Martha Elena Santos Arroyo, presidenta del Consejo Nacional de Gente Pequeña

25 de octubre como el Día Estatal de las Personas de Talla Baja o Pequeña

0
232

Enano, chaparrín, mini, sotaco, pitufo y miniatura, son tan solo algunos de los términos despectivos y discriminatorios que se han utilizado por años para referirse a gente cuya estatura es menor a una promedio en México y lo correcto es personas de talla pequeña o baja.

Números iniciales

De acuerdo con datos del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en 2014 el 6.4% de la población en el país, que equivalían a 7.65 millones niños, jóvenes y adultos, tenían al menos una discapacidad, ya sea de tipo motriz, visual, auditiva o mental, incluyendo en esta última las variantes intelectual y psicosocial.

Dentro de ese segmento pudo o no haberse incluido a la gente cuya estatura fue registrada por debajo de la media nacional 1.69 cm en hombres y 1.56 cm en mujeres, esto según la NCD RisC, una red de profesionales de la salud, cuyas mediciones fueron dadas a conocer a inicios de 2018.

Es esta tan solo una parte de la amplia problemática que vive un significativo sector del país, por ahora incuantificable debido al trato desigual no sólo desde el gubernamental, sino del social.

Martha Elena como presidenta

Ante este panorama, un tanto invisibilizado e ignorado, Martha Elena Santos Arroyo, es ahora la presidenta del Consejo Nacional Gente Pequeña México desde marzo pasado, luego de la renuncia de Cynthia del Carmen Molano Serna, quien suplía a Ricardo Castro Torres, luego que dejara el cargo en noviembre de 2017 para buscar una candidatura por la vía independiente a la alcaldía de Irapuato, Guanajuato.

La nueva titular manifestó la importancia de estar al frente de esa organización con presencia en 17 estados de la república, pues su compromiso y responsabilidad va más allá del promover un uso correcto de la terminología, dado que son las barreras de todo tipo a las que deberán enfrentarse para avanzar en la construcción de un escenario en donde sean respetados sus derechos.

“Realmente tenemos complicaciones congénitas por nuestra estructura ósea y las personas creen que estamos chiquitos, eso genera problemas de salud, hacen que tengamos limitaciones al interactuar con el contexto y la cuestión de imagen es una de las causas principales de discriminación”.

El DOF

Dijo que si bien en el ámbito federal desde julio de 2018 quedó publicado en el Diario Oficial de la Federación el reconocimiento de que las personas de talla pequeña viven también en situación de discapacidad, sostuvo que hace falta una armonización legislativa a nivel estatal, pues solo Coahulia, Colima, Estado de México y Nayarit al menos ya incluyen el uso correcto del término en sus leyes, mientras en Guerrero, Jalisco, Puebla, Sinaloa y Ciudad de México ya avanzan por la misma vía, pero en el caso del resto de las entidades, no ha sido tema para los congresos locales.

“No se trata de una nueva discapacidad, sino de un reconocimiento de que nosotros también vivimos la discapacidad y no sólo que se trata de la estatura”.

Santos Arroyo que ha dedicado gran parte de su vida al activismo humanitario en su natal Sinaloa, estará en el cargo durante dos periodos anuales, acompaña en su mesa directiva por Delia del Carmen Plascencia (Jalisco), como secretaria y en calidad de tesorera, Laura Alma Casados Mata de Querétaro.

Antes y ahora

Explicó que el Consejo tras nueve años de existencia se han logrado e impulsado cambios importantes en torno a las prerrogativas inherentes marcadas desde los acuerdos internacionales y a los que se ha adherido el Estado Mexicano, pero antes de eso y por bastante tiempo, si bien hubo participación, así como intervención entre asociaciones, estas se concentraron en la socialización interna, no en la política pública desde la sociedad civil.

“Se tiene que dar la armonización legislativa, sin embargo, hay un letargo de las autoridades legislativas, no es su rollo, no les interesa, lo van dejando, nosotros como ciudadanos empujamos para que salga”.

La terminología

Ante la duda generalizada del cómo deben nombrárseles, indicó que lo ideal es que cada mujer y hombre sea llamado por su nombre, pero en cuanto a los aspectos legales y correctos, el término es “persona de talla pequeña” y los socialmente aceptado por quienes forman parte de ese segmento poblacional, son: gente pequeña, persona pequeña, de talla baja, de talla pequeña, así como familia de talla pequeña.

Por otra parte señaló que en México no hay suficiente información para saber más sobre todo lo que hay en torno a las características y condiciones de vida de ese sector, mucho menos cifras para saber cuántas hay.

¿Cuántos?

“De acuerdo a nuestros registros debe haber más de 10 mil personas en el país, pero no hay datos oficiales porque siempre nos habían considerado solo como personas con discapacidad motriz y de baja estatura; no contamos con documentos y libros suficientes para conocer más al respecto, por tanto nos basamos en estudios académicos y médicos de otras partes”.

En ese sentido agregó que tampoco hay criterios para considerar quién o no es una persona de talla pequeña, por lo que se basan en medidas internacionales, siendo así que para el caso de los hombres, es de 1.40 metros o menos y en cuanto a las mujeres, 1.20 metros e inferior a esta escala.

El Día

Reiteró que una de las más importantes conquistas de una lucha compartida, es el haber logrado el 25 de octubre como el Día Estatal de las Personas de Talla Baja o Pequeña en Campeche, Coahuila, Ciudad de México, , Chihuahua, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora.

Para cerrar

“Debe haber mucha fortaleza para salir adelante, pero habremos de lograrlo, unidos y con la frente en alto”, concluyó con optimismo, ánimo y esperanza desde el otro lado de la línea telefónica en una entrevista de larga distancia desde Tijuana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here