Ciudad de México { Gloria Analco – SemMéxico

Cinco millones 346 mil 600 niñas y niños mexicanos tienen una discapacidad o están en riesgo de desarrollarla a futuro.

Eso arrojó el uso de la herramienta de tamizaje llamada Ten Questions Screen (TQS), resultados similares a los que obtuvo el Instituto Nacional de Salud Pública, lo cual representa el 29 por ciento de la niñez en México.

Para responder al desafío de la detección temprana de niñez con retos en el desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) piloteó en México el uso del TQS en noviembre del año pasado.

El organismo dependiente de la ONU recalcó que el resultado de la prueba implica que ese número de niñas y niños necesitan una evaluación y diagnóstico para determinar el tratamiento o acción a realizar para fines de prevención o rehabilitación.

Hizo ver que la discapacidad en edad temprana puede no sólo obedecer a factores exclusivamente biológicos, sino también las personas experimentar alguna situación discapacitante por el entorno discriminatorio en el que se desenvuelven.

El PNUD encontró que las cuidadoras, encargadas de dar atención a niñas y niños con alguna discapacidad, no cuentan con la preparación adecuada para detectar de forma sistemática a la niñez con retos en el desarrollo ni tampoco para brindarles atención para que desarrollen su potencial.

Aparentemente, sólo el 1.7 por ciento de la población infantil que atiende el Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras (PEI), de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL), unos 300 mil infantes, están oficialmente diagnosticados con alguna discapacidad.

Pero a falta de un personal bien adiestrado el PNUD no respaldaría esa cifra, por lo cual llamó a fortalecer las políticas públicas de primera infancia y generar los mecanismos requeridos para promover el desarrollo integral y el ejercicio pleno de los derechos de niñas y niños.

Ese es el objetivo, indicó, de la iniciativa conjunta “Modelo de cuidado y atención inclusiva para niñez con discapacidad en el marco del Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras”.

El mismo es desarrollado por el PNUD en México, como agencia líder, junto con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS).

El programa es financiado por el Fondo de las Naciones Unidas para Promover los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNPRPD) y busca también dar cumplimiento a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas, suscrita por el gobierno mexicano en 2007.

Deja un comentario