Un grupo de amigos amantes de la ópera funda el festival Ópera En La Callev

Ponían las óperas en la sala de su casa, luego rentaron un local; hasta que decidieron salirse a la calle y organizar el primer festival.

0
60

El Festival Ópera en la Calle nació en Tijuana, Baja California, en el verano de 2004. Surgió por la inquietud de un grupo de amigos que querían compartir su amor por la ópera con la comunidad. El día de la inauguración, un sábado 10 de julio de 2004, colocaron 320 sillas de plástico frente a un pequeño escenario, en la entrada principal del antiguo Cine Libertad: ¡Esa tarde, llegaron más de 3 mil personas!

Enrique Fuentes, fundador del Café de la Ópera y Presidente del Comité organizador del Festival, platicó sobre su pasión sobre el género musical y teatral, y la creación del Café de la Ópera en la emblemática colonia Libertad, el cual fue precisamente el proyecto que evolucionó hasta convertirse en lo que hoy en día miles y miles de personas conocen como el FESTIVAL ÓPERA EN LA CALLE.

La Ópera, el Café de la Ópera y el FESTIVAL ÓPERA EN LA CALLE han marcado la vida de este grupo de tijuanenses. Los ha hecho amigos y partícipes de un estilo de vida con el que nunca soñaron. Para ellos, Ópera es sinónimo de vida, de orgullo y de satisfacción. No sólo los une el Café, los une una amistad y un millón de momentos.

¿Cómo surge Ópera en la Calle?

“Trabajaba en la Galería Picasso y todo el día poníamos música clásica. Entonces, se anunció una ópera que venía de México, La Hija de Rappaccini, con Fernando de la Mora y Encarnación Vázquez, y fui a verla a San Diego para ver qué era la ópera”, comentó Enrique Fuentes.

“Estuvo muy emocionante, recuerdo que se empezaron a apagar las luces, a tocar la orquesta, a salir la escenografía y fue impactante: las voces, los artistas. Quedé impresionado. Luego hice un viaje a Europa y me tocaron unas presentaciones en los parques. Ahí empezó el gusto”.

Por momentos dejaba de escuchar ópera y su gusto seguía en aumento. Entonces, Fuentes empezó a juntar videos y audios de óperas, de Madame Butterfly, Carmen, etcétera, y se juntaba con sus amigos en la sala de su casa, en la calle 6ª de la Colonia Libertad.

“Por ejemplo, poníamos la ópera de Carmen, invitaba dos, tres, cuatro amigos y pedíamos paella, todo era alusivo. Luego, Madame Butterfly, japonesa, comprábamos rollitos. Y así empezó todo… Dos o tres años duró esta dinámica, hasta que como en 1999 empecé a buscar un local para abrir un pequeño restaurante o café internet, porque tenía la idea de compartir esa música”.

El Café de la Ópera

Enrique Fuentes buscó un local para poner en marcha su proyecto. Anduvo por todo Tijuana, por centros comerciales. Todo estaba muy caro. “Y un día, pasando por aquí (refiriéndose al local que tienen en la Calle 5ª Colonia Libertad), vi un letrero que decía ´Se Renta´, y me pregunté ¿será aquí?…Vi el local por fuera y salió Ana Romero, muy amable desde el primer momento. ¡Y lo renté!”.

Todas las tardes Enrique se iba al Café de la Ópera a trabajar: arregló el techo, pintó las paredes; hasta que llegó el día de la inauguración.

La inauguración

“La inauguración del Café de la Ópera fue el día 7 de julio de 2001. Invité a la soprano de la colonia, Mónica Ábrego, para que cortara el listón y en ese tiempo vino Tere Riqué invitada por Leticia Dueñas, la dueña de la Galería Picasso. Fue muy bonita esa noche, fue mágica. Ese día me traje el piano antiguo de pared que había comprado… ¡Estuvo llenísimo! Empezaron a cantar y a tocar el piano. Yo no tenía planeado nada, ellos solos empezaron a cantar”.

Desde que abrieron el café tuvieron el servicio de internet, con el que solventaban los gastos de la renta del local. La hermana de Enrique Fuentes, Susy, trabaja en las mañanas y él en las tardes. Las presentaciones artísticas eran el fin de semana, generalmente los sábados. La primera ópera que presentaron fue Carmen. Primero hacían una introducción general y luego invitaban al público a participar.

Primer aniversario

En el primer aniversario del Café de la Ópera se hizo una pequeña fiesta. Igual en el segundo. Y para el tercer aniversario había mucha gente.

“En el festejo del tercer aniversario contábamos con el área de computadoras, el escenario con el telón, los camerinos y el salón de clases de canto. Ese día estábamos bien acalorados, era julio, estaba lleno y entonces les dije: “¡Hay no!, el año que entra nos vamos a ir a la calle”. Así fue.

María Teresa Riqué, Directora de la Fundación Ópera de Tijuana, estaba muy involucrada con el equipo del Café de la Ópera y asistía a todas las presentaciones semanales porque era quien presentaba las pequeñas escenas. Entre todos habían formado un público asiduo. Se llenaba el lugar.

 “En este escenario se presentaron todos los cantantes de ópera de Tijuana, Norma Navarrete, María Vargas, Manuel Paz, César Sánchez, Zully Martínez, Carolina Orozco, Ernesto Arámburo, Mercedes Quiñónez, Samantha García, José Plazola”, recordó Enrique Fuentes.

Y se fueron a la calle…

El Festival Ópera en la Calle surge el 10 de julio de 2004. El equipo estaba integrado por Enrique Fuentes, su hermana Susy, Ana Romero quien vivía junto al Café, Ana Medina que era la contadora desde que fundaron el Café en 2002, el teniente Maurilio García y su esposa Maripaz, y Tere Riqué.

El primer Festival Ópera en la Calle fue un boom, algo inesperado. El año anterior al festival el comité organizador trabajó mucho. Tere Riqué organizó el programa artístico.

“Estábamos con la duda de que si se hacía o no se hacía… anduvimos buscando apoyo por todos lados, pedimos prestado el Cine Libertad, que en ese año estaba abandonado, pusimos un templete frente a la entrada principal, mandamos hacer una lona al fondo, con una callecita, se aforó con dos paredes, se pusieron 320 sillas, el piano; total de que eran las 5 de la tarde ya había 3 mil personas alrededor. Salíamos aquí del Café y estábamos asustados: ¡Qué ya no lleguen más por favor!, ¿Qué vamos a hacer?”.

Enrique Fuentes comentó que ese año el comité organizador del festival se repartió las tareas. Todos hicieron de todo. La contadora Ana Medina tuvo la encomienda de ir a los restaurantes y loncherías de la colonia para invitarlos a poner su puesto de comida. Nadie creyó en el proyecto: “¿Quién va a ir a un evento de ópera?”, decían. Los pocos que se pusieron tuvieron buena venta y acabaron temprano. Hoy, se pelean por estar allí.

El primer Staff

Ana Romero comentó que en los primeros festivales se contó con el apoyo de los vecinos. Conocidos o muchachos que barrían la calle por una propina, les ayudaron a hacer el aseo. Luego, iban a su casa a bañarse y regresaban listos para la ópera.

 “Empezamos barriendo la calle, recogiendo la basura; los vecinos nos daban luz, nos apoyaban. Un vecino, Lalo Gómez, nos pintó el cine el primer año, estaba abandonado y él puso la pintura y la mano de obra. Claudia Rico, quien tenía una escuela de karate, traía a los muchachitos, hacían exhibición de karate y luego nos ayudaban a barrer, a recoger la basura y a acomodar las sillas”.

 Del segundo al decimoquinto festival

Del segundo festival siguió el tercero y así sucesivamente hasta llegar al presente años en el que están por celebrar el 15 Aniversario del Festival Ópera en la Calle. La  respuesta de la gente en la primera edición fue clave importante para seguir realizando los próximos eventos.

“La satisfacción de ver a la gente abajo del escenario, llorando de emoción, nos motivó a seguir. Nos comentaban que nunca habían tenido la oportunidad de tener tan cerca esta tipo de espectáculos. Mucha gente se reencontró con amigos ese día, en el Festival; vecinos que tenían años sin verse. A lo largo de estos años la gente ha valorado el trabajo y la calidad del Festival. Cada vez vemos con gusto que llegan más y más jóvenes a conocer el festival. Nuestra única satisfacción es que la gente aprecie y que conozca de ópera: ¡Todos hemos aprendido, nuestros hijos han participado en la ópera, hasta nosotros! Ahora, los vecinos nos reconocen. Es un gran orgullo formar parte del comité organizador. Es un festival un poco diferente, porque es un festival educativo”, expresaron.

“A mí se me hace increíble que sean ya 15 años y que estemos todavía aquí, 15 años consecutivos, aunque en un par de ocasiones hemos pensado en cancelarlo por falta de recursos”, concluyó Enrique Fuentes.

Un aprendizaje constante

Una vez que termina el Festival, a las 12 de la noche, el equipo se sienta a platicar luego de una jornada maratónica. Revisan los aciertos y las cosas que pueden mejorar, e inmediatamente empiezan a planear lo que presentarán el siguiente año.

¿Qué es el Festival Ópera en la Calle?

Ópera en la Calle es un festival gratuito, 100% familiar, donde puede disfrutar de ópera, canto infantil, venta y exhibición de obras de arte y artesanías, comida típica, actividades para niños y una retrospectiva fotográfica de aniversario.

Dicho festival es posible gracias al apoyo de instituciones federales, estatales y municipales, como la Secretaría de Cultura, Secretaría de Turismo del Estado, Fideicomiso Público para la Promoción Turística del Estado de Baja California, XXII Ayuntamiento de Tijuana y Comité de Turismo y Convenciones de Tijuana; empresarios y medios de comunicación.

Para más información escriba a: festivaloperaenlacalle@gmail.com o acuda a las instalaciones de Fundación Ópera de Tijuana en Calle Gobernador Balarezo #9535 Altos-8, Col. Dávila (a  espaldas del Hotel Palacio Azteca), Tijuana, B.C. Teléfono (664) 686 3280 o Facebook Ópera de Tijuana.

El Festival Ópera en la Calle nació en Tijuana, Baja California, en el verano de 2004. Surgió por la inquietud de un grupo de amigos que querían compartir su amor por la ópera con la comunidad. El día de la inauguración, un sábado 10 de julio de 2004, colocaron 320 sillas de plástico frente a un pequeño escenario, en la entrada principal del antiguo Cine Libertad: ¡Esa tarde, llegaron más de 3 mil personas!

Enrique Fuentes, fundador del Café de la Ópera y Presidente del Comité organizador del Festival, platicó sobre su pasión sobre el género musical y teatral, y la creación del Café de la Ópera en la emblemática colonia Libertad, el cual fue precisamente el proyecto que evolucionó hasta convertirse en lo que hoy en día miles y miles de personas conocen como el FESTIVAL ÓPERA EN LA CALLE.

La Ópera, el Café de la Ópera y el FESTIVAL ÓPERA EN LA CALLE han marcado la vida de este grupo de tijuanenses. Los ha hecho amigos y partícipes de un estilo de vida con el que nunca soñaron. Para ellos, Ópera es sinónimo de vida, de orgullo y de satisfacción. No sólo los une el Café, los une una amistad y un millón de momentos.

¿Cómo surge Ópera en la Calle?

“Trabajaba en la Galería Picasso y todo el día poníamos música clásica. Entonces, se anunció una ópera que venía de México, La Hija de Rappaccini, con Fernando de la Mora y Encarnación Vázquez, y fui a verla a San Diego para ver qué era la ópera”, comentó Enrique Fuentes.

“Estuvo muy emocionante, recuerdo que se empezaron a apagar las luces, a tocar la orquesta, a salir la escenografía y fue impactante: las voces, los artistas. Quedé impresionado. Luego hice un viaje a Europa y me tocaron unas presentaciones en los parques. Ahí empezó el gusto”.

Por momentos dejaba de escuchar ópera y su gusto seguía en aumento. Entonces, Fuentes empezó a juntar videos y audios de óperas, de Madame Butterfly, Carmen, etcétera, y se juntaba con sus amigos en la sala de su casa, en la calle 6ª de la Colonia Libertad.

“Por ejemplo, poníamos la ópera de Carmen, invitaba dos, tres, cuatro amigos y pedíamos paella, todo era alusivo. Luego, Madame Butterfly, japonesa, comprábamos rollitos. Y así empezó todo… Dos o tres años duró esta dinámica, hasta que como en 1999 empecé a buscar un local para abrir un pequeño restaurante o café internet, porque tenía la idea de compartir esa música”.

El Café de la Ópera

Enrique Fuentes buscó un local para poner en marcha su proyecto. Anduvo por todo Tijuana, por centros comerciales. Todo estaba muy caro. “Y un día, pasando por aquí (refiriéndose al local que tienen en la Calle 5ª Colonia Libertad), vi un letrero que decía ´Se Renta´, y me pregunté ¿será aquí?…Vi el local por fuera y salió Ana Romero, muy amable desde el primer momento. ¡Y lo renté!”.

Todas las tardes Enrique se iba al Café de la Ópera a trabajar: arregló el techo, pintó las paredes; hasta que llegó el día de la inauguración.

La inauguración

“La inauguración del Café de la Ópera fue el día 7 de julio de 2001. Invité a la soprano de la colonia, Mónica Ábrego, para que cortara el listón y en ese tiempo vino Tere Riqué invitada por Leticia Dueñas, la dueña de la Galería Picasso. Fue muy bonita esa noche, fue mágica. Ese día me traje el piano antiguo de pared que había comprado… ¡Estuvo llenísimo! Empezaron a cantar y a tocar el piano. Yo no tenía planeado nada, ellos solos empezaron a cantar”.

Desde que abrieron el café tuvieron el servicio de internet, con el que solventaban los gastos de la renta del local. La hermana de Enrique Fuentes, Susy, trabaja en las mañanas y él en las tardes. Las presentaciones artísticas eran el fin de semana, generalmente los sábados. La primera ópera que presentaron fue Carmen. Primero hacían una introducción general y luego invitaban al público a participar.

Primer aniversario

En el primer aniversario del Café de la Ópera se hizo una pequeña fiesta. Igual en el segundo. Y para el tercer aniversario había mucha gente.

“En el festejo del tercer aniversario contábamos con el área de computadoras, el escenario con el telón, los camerinos y el salón de clases de canto. Ese día estábamos bien acalorados, era julio, estaba lleno y entonces les dije: “¡Hay no!, el año que entra nos vamos a ir a la calle”. Así fue.

María Teresa Riqué, Directora de la Fundación Ópera de Tijuana, estaba muy involucrada con el equipo del Café de la Ópera y asistía a todas las presentaciones semanales porque era quien presentaba las pequeñas escenas. Entre todos habían formado un público asiduo. Se llenaba el lugar.

 “En este escenario se presentaron todos los cantantes de ópera de Tijuana, Norma Navarrete, María Vargas, Manuel Paz, César Sánchez, Zully Martínez, Carolina Orozco, Ernesto Arámburo, Mercedes Quiñónez, Samantha García, José Plazola”, recordó Enrique Fuentes.

Y se fueron a la calle…

El Festival Ópera en la Calle surge el 10 de julio de 2004. El equipo estaba integrado por Enrique Fuentes, su hermana Susy, Ana Romero quien vivía junto al Café, Ana Medina que era la contadora desde que fundaron el Café en 2002, el teniente Maurilio García y su esposa Maripaz, y Tere Riqué.

El primer Festival Ópera en la Calle fue un boom, algo inesperado. El año anterior al festival el comité organizador trabajó mucho. Tere Riqué organizó el programa artístico.

“Estábamos con la duda de que si se hacía o no se hacía… anduvimos buscando apoyo por todos lados, pedimos prestado el Cine Libertad, que en ese año estaba abandonado, pusimos un templete frente a la entrada principal, mandamos hacer una lona al fondo, con una callecita, se aforó con dos paredes, se pusieron 320 sillas, el piano; total de que eran las 5 de la tarde ya había 3 mil personas alrededor. Salíamos aquí del Café y estábamos asustados: ¡Qué ya no lleguen más por favor!, ¿Qué vamos a hacer?”.

Enrique Fuentes comentó que ese año el comité organizador del festival se repartió las tareas. Todos hicieron de todo. La contadora Ana Medina tuvo la encomienda de ir a los restaurantes y loncherías de la colonia para invitarlos a poner su puesto de comida. Nadie creyó en el proyecto: “¿Quién va a ir a un evento de ópera?”, decían. Los pocos que se pusieron tuvieron buena venta y acabaron temprano. Hoy, se pelean por estar allí.

El primer Staff

Ana Romero comentó que en los primeros festivales se contó con el apoyo de los vecinos. Conocidos o muchachos que barrían la calle por una propina, les ayudaron a hacer el aseo. Luego, iban a su casa a bañarse y regresaban listos para la ópera.

 “Empezamos barriendo la calle, recogiendo la basura; los vecinos nos daban luz, nos apoyaban. Un vecino, Lalo Gómez, nos pintó el cine el primer año, estaba abandonado y él puso la pintura y la mano de obra. Claudia Rico, quien tenía una escuela de karate, traía a los muchachitos, hacían exhibición de karate y luego nos ayudaban a barrer, a recoger la basura y a acomodar las sillas”.

 Del segundo al decimoquinto festival

Del segundo festival siguió el tercero y así sucesivamente hasta llegar al presente años en el que están por celebrar el 15 Aniversario del Festival Ópera en la Calle. La  respuesta de la gente en la primera edición fue clave importante para seguir realizando los próximos eventos.

“La satisfacción de ver a la gente abajo del escenario, llorando de emoción, nos motivó a seguir. Nos comentaban que nunca habían tenido la oportunidad de tener tan cerca esta tipo de espectáculos. Mucha gente se reencontró con amigos ese día, en el Festival; vecinos que tenían años sin verse. A lo largo de estos años la gente ha valorado el trabajo y la calidad del Festival. Cada vez vemos con gusto que llegan más y más jóvenes a conocer el festival. Nuestra única satisfacción es que la gente aprecie y que conozca de ópera: ¡Todos hemos aprendido, nuestros hijos han participado en la ópera, hasta nosotros! Ahora, los vecinos nos reconocen. Es un gran orgullo formar parte del comité organizador. Es un festival un poco diferente, porque es un festival educativo”, expresaron.

“A mí se me hace increíble que sean ya 15 años y que estemos todavía aquí, 15 años consecutivos, aunque en un par de ocasiones hemos pensado en cancelarlo por falta de recursos”, concluyó Enrique Fuentes.

Un aprendizaje constante

Una vez que termina el Festival, a las 12 de la noche, el equipo se sienta a platicar luego de una jornada maratónica. Revisan los aciertos y las cosas que pueden mejorar, e inmediatamente empiezan a planear lo que presentarán el siguiente año.

¿Qué es el Festival Ópera en la Calle?

Ópera en la Calle es un festival gratuito, 100% familiar, donde puede disfrutar de ópera, canto infantil, venta y exhibición de obras de arte y artesanías, comida típica, actividades para niños y una retrospectiva fotográfica de aniversario.

Dicho festival es posible gracias al apoyo de instituciones federales, estatales y municipales, como la Secretaría de Cultura, Secretaría de Turismo del Estado, Fideicomiso Público para la Promoción Turística del Estado de Baja California, XXII Ayuntamiento de Tijuana y Comité de Turismo y Convenciones de Tijuana; empresarios y medios de comunicación.

Para más información escriba a: festivaloperaenlacalle@gmail.com o acuda a las instalaciones de Fundación Ópera de Tijuana en Calle Gobernador Balarezo #9535 Altos-8, Col. Dávila (a  espaldas del Hotel Palacio Azteca), Tijuana, B.C. Teléfono (664) 686 3280 o Facebook Ópera de Tijuana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here