Rosa María González, una promotora de la lectura

“Nuestro mayor reto es que nuestra sociedad no vea solo en nosotros el lugar donde están los libros, sino un lugar para el crecimiento cultural y humano, por ello la biblioteca es un espacio democratizador".

0
146
  1. «Aquí Tijuana«, es un espacio dedicado a los forjadores contemporáneos de la ciudad.
  2. Entrevista con Rosa María González, responsable de la biblioteca pública Benito Juárez y una mujer comprometida con el fomento a la lectura en Tijuana.

Tijuana-BC { Isaías Plascencia – CdTj

Entre miles de páginas escritas por múltiples autores, desde distintos contextos, la pasión por los libros solo se puede vivir y comprender a partir de su acercamiento a través de la lectura de estos.

Rosa María González, quien es la responsable de tan loable misión al frente de la biblioteca pública Benito Juárez en Tijuana, el recinto central de la veintena que compone la red municipal, es un ejemplo del amor a las letras, pero más una mujer convencida en la fuerza de las palabras para la transformación de la sociedad.

Antes de llegar a la frontera hace 26 años, precisó que el Distrito Federal no solo fue su cuna materna, sino el arca del saber que la acercó al mundo intelectual luego de ejercer su profesión de trabajadora social en la Comisión Lago de Texcoco, siendo su misión el llevar a comunidades marginadas diversas oportunidades de desarrollo en los ámbitos de la educación y la capacitación.

Entonces, su jefa Soledad Fernández sugirió que hiciera las gestiones necesarias para abrir bibliotecas en las zonas donde habían instalado centros de formación de manera conjunta con el INEA1, de esta manera se complementaría el avance de los adultos en proceso de alfabetización.

Rosa-Maria-Gonzalez-2“Recorría el zócalo para pedir apoyo para libros, hasta que encontré un buzón que decía Correo del Libro, tomé un número y era el de la Dirección de Bibliotecas… al tiempo notaron mi interés, les agradé y fue entonces que me invitaron a trabajar ahí”, recordó Rosa María González.

En el sexenio del presidente Miguel de la Madrid Hurtado, la cobertura bibliotecaria tuvo su mayor auge, de ahí que fue comisionada junto a otras personas a recorrer el país y con ello abrir cientos de recintos bibliográficos para atender la demanda de la población, no solo con fines escolares, sino investigativos y recreativos.

“La historia de México refiere que somos el primer territorio que cuenta con bibliotecas públicas en la época de la Colonia, pero estas eran de uso exclusivo para los peninsulares  y los hijos de españoles, no eran para el pueblo, para el pueblo eran los oficios”, puntualizó el cambio paradigmático registrado al paso de los siglos.

“Después con los movimientos históricos de México, como la Independencia, los forjadores de la nación de ese tiempo, decidieron que hacía falta una biblioteca para el pueblo y es así que crean una para los intelectuales, que finalmente también eran los poderosos”.

“Fue en la Reforma Educativa de 1970 cuando se piensa en un concepto de biblioteca más popular, más abierta, pero esto se dio hasta 1980 cuando nace el Plan Nacional de Bibliotecas y que se consolida en 1983, se hace esta diferencia con la biblioteca pública, porque en México hay bibliotecas para los escolares, para los intelectuales o para un grupo de oficios, pero no hay una biblioteca pública que despierte el interés de la comunidad hacia los libros”, describió de esta manera lo que la impulsó a entrar de lleno al servicio y participar en la apertura de más espacios para la lectura.

A pesar del incremento considerable de bibliotecas instaladas, hasta siete mil, durante la gestión de Miguel de la Madrid Hurtado, aún considera que son insuficientes para atender la demanda nacional y la local.

 “Hacen falta más bibliotecas en Tijuana, la ONU dice que debiera haber una ´por cada mil o dos mil habitantes, entonces nosotros tenemos un millón 479 ciudadanos en la ciudad, desde luego hacen falta más”

Ante eso dijo que uno de los compromisos de la “Benito Juárez”, es proveer de un mayor acervo para los usuarios, mediante conferencias, talleres y grupos de discusión, de esa forma se podrá elevar el número de lectores en la región.

 “La Encuesta Nacional de Lectura sigue manejando que tenemos 2.9 de lectura en un año por ciudadano, tenemos muy poco avance. En la revisión que hizo la OCDE en el 2006, sacamos el lugar 107 de 108 países, estamos pobrísimos de lectura.

En 2010, habíamos avanzado 45 puntos, pero con una situación de que se había motivado más a los jóvenes a leer, pero en cuanto a los adultos hubo retroceso”.

En ese sentido advirtió que la parte más compleja de su labor, junto a la de sus compañeros, es el convencer a la gente sobre los beneficios de acercarse a estos espacios para informarse y documentarse, más allá de la obligatoriedad escolar.

 “Nuestro mayor reto es que nuestra sociedad no vea solo en nosotros el lugar donde están los libros, sino un lugar para el crecimiento cultural y humano, por ello la biblioteca es un espacio democratizador».

  • 1 Instituto Nacional para la Educación de los Adultos

NOTA:

  • La biblioteca Benito Juárez se encuentra ubicada en la Zona Río, entre el Palacio Municipal y el Centro de Gobierno Estatal.
  • Cuenta con servicio de hemeroteca, videoteca, sala Braille, computadoras, sala infantil y colecciones únicas.
  • Teléfono: 684-26-91
  • Abierto de lunes a sábado.

Rosa-Maria-Gonzalez-3

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here