Miguel Núñez, el creador de Levantamuertos

0
248
  • Serie: Entrevistas de Café
  • El autor es licenciado en Administración de Empresas y Periodismo, afiliado a la Canaco y miembro del Colegio de Comunicólogos de Baja California.

Tijuana-BC [Noviembre-25-2015] Isaías Plascencia – CdTj

entrevistas de cafe

Invitado por el director de cine Miguel Núñez a tomar en café en La Caza Club, se dio continuidad a la serie “Entrevistas de Café”, mediante la que se reconoce a las mujeres y hombres que contribuyen con la grandeza de Tijuana y Baja California.

Miguel Nunez

Sonriente y animado, Miguel Núñez, el joven director de cine y creador del largometraje “Levantamuertos”, visualiza en cada lugar y en todo momento el entorno urbano, dispuesto a transformarlo en arte cinematográfico.

El oriundo de Mexicali, tras cursar sus estudios básicos hasta el bachillerato en la capital de Baja California, tomó la decisión de entregar su vida al guionismo y a la antes llamada industria del “celuloide”, ahora digital y así mostrar su percepción de la realidad a través de infinitos fotogramas.

Dada la cercanía con Estados Unidos, aprovechó la oportunidad para viajar, conocer y aprender todo lo referente a lo que se convertiría en su carrera. De ahí que se enroló en las filas del filmmaking en Pasadena City College, así como en otras instituciones del vecino país.

Durante su formación académica colaboró en diversos proyectos universitarios y cortometrajes, pero sin olvidar su deseo de regresar a su tierra y producir cine, con una visión abierta, diferente y con alto nivel de profesionalismo.

Es así que inspirado en “Amor otro”, una obra literaria de Ángel Norzagaray, adapta la historia al guión que daría forma a su primer largometraje, “Levantamuertos”.

La influencia del director de cine Werner Herzog es evidente, según revela en las escenas de su filme de bajo presupuesto, pero que ha logrado llevarla a varios festivales nacionales e internacionales y colocarla en diversas salas de la entidad, sin rendirse por presentarla en otros escenarios.

Apenas con 10 mil dólares de un inversionista mexicano residente en Estados Unidos, emprendió su sueño para lograr la película, que a pesar de la escasez del recurso, no declinó ante la adversidad y el rechazo o negativa gubernamental con el financiamiento, pues dado su entusiasmo y optimismo, lo llevó a conseguir lo necesario para iniciar, avanzar y terminar.

“Llevé una propuesta al ICBC, prometieron ayudarme, todo muy bien, pero poco antes de arrancar, mediante un fax me informaron que no podrían apoyarme, no creyeron que un joven podía hacer un largometraje, para ellos era imposible y por ende lo rechazaban”.

Ante un panorama sombrío, pero sin desanimarse se acercó a la Facultad de Artes de la UABC, donde le brindaron la ayuda que necesitaba, en particular con recurso humano y talento artístico cachanilla, el resto tuvo que obtenerlo a partir de una deuda adquirida, pero que ahora rinde frutos por el producto obtenido.

La filmación inició en septiembre de 2011, pero fue hasta un año y dos meses, ya en 2012 después, cuando se concluyó con la postproducción, gracias al apoyo en la edición de Lorraine Kirsten y Ed Callahan en el Diseño de Sonido, así como a todo un equipo que frente y detrás de cámaras participó de manera activa.

“De acuerdo a mis números, Levantamuertos costó unos 40 mil dólares en gastos principalmente de producción y edición, dado que con la colaboración de la UABC y sus estudiantes, pudo materializarse el proyecto, pues su apoyo fue desinteresado, de lo contrario hubiera sido imposible lograrlo, ya que los costos se habrían elevado a más de 200 mil dólares”.

“Levantamuertos” se presentó por primera vez en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara en 2013, pero al no contar con el respaldo de una fuerte casa productora, recurrió al ingenio para llamar la atención, logrando que la prensa se acercará a él y a su equipo.

“Logramos atraer a los espectadores y los medios de comunicación, hasta ruedas de prensa inesperadas hicimos, dado que se propagó rápido la historia de que Mexicali llevaba una película diferente, nada igual a otras producciones”.

Con la cooperación de el periódico ensenadense El Vigía, lanzaron un tabloide a manera de diario policiaco, lleno de “notas rojas” que distribuyeron en el festival, era el momento de hacerse notar, sin embargo se trataba de artículos que contaban parte del largometraje, como la escena del “viejito cumplidor” y la primera víctima por “golpe de calor”.

A partir de ahí, muchas puertas se abrieron, pero el camino tampoco fue fácil, porque de querer llevar su obra a las salas de cine, requería de un intermediario, una empresa distribuidora y a pesar de haber acercado su propuesta a distintas firmas de ese sector, no le brindaron respaldo, hasta que decidió invertir una vez más para conseguir ese aval.

“Muchos me dijeron que no, pero hubo una que accedió, sin embargo esta le entraría si yo pagaba los impuestos y copias que se llevarían a cada sala, más de 600 por cada una, no tenía el recurso, pero me atreví, acepté reto y decidí hacerlo”.

El producto fílmico de Miguel Núñez se ha proyectado en salas de Cinépolis Tijuana y Mexicali por más de dos semanas y llegó en los primeros días a tener mejor aceptación que grandes producciones millonarias nacionales y extranjeras, gracias a su espíritu emprendedor.

“Levantamuertos es una película regionalizada con humor negro, en la que se cuentan historias que vive a diario el personal del Servicio Médico Forense de Mexicali y más cuando se alcanzan temperaturas de 50 grados, sin dejar de lado la crítica social hacia los altos cobros del servicio eléctrico que terminan en cortes del suministro por falta de pago.

El largometraje del mexicalense con una duración de 82 minutos no es una película sangrienta, ni de terror, tampoco policiaca, mucho menos de narcotráfico, es más, tiene momentos que harán navegar entre la risa, la tristeza y el suspenso como ver a “Iván” el protagonista, quien estuvo a punto de perder a su cerdo mascota “Homie”, sí, por “golpe de calor”.

El mundo no se detiene para Miguel Núñez, pues continuará con la promoción de su obra cinematográfica en festivales y otras ciudades, además que ya trabaja en otro guión junto al actor Roberto Medina en Estados Unidos, impartirá un taller de guionismo en Mexicali en 2016 y cocina un “western” que tendrá como escenario la ciudad cachanilla.

“¿Qué se necesita para hacer un guión y con ello una película?, creatividad, ganas de escribir, perseverancia y nunca rendirte”.

Miguel Núnez e Isaías Plascencia, director de CiudadTijuana

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here